Rioja2

Lunes 9 de Diciembre de 2019Actualizado 17:46

Mercedes Clase B
El 3 de mayo de 2008

Tiempo de lectura: 01:53
|||

Se rozó la sorpresa

El Naturhouse cae por dos goles ante el Portland (30-32) después de una gran segunda mitad y en un día para decir adiós.

Redacción

El Naturhouse cerró su participación como local en esta campaña 2007-2008 ante Portland con un partido que funcionó a rachas. Durante la primera mitad, ambos equipos siguieron el guión previsto y no tuvieron apenas tensión sobre la pista. El Portland hizo lo justo para ponerse entre cuatro y cinco goles arriba en el marcador y el Naturhouse logró contener la sangría estabilizando la distancia ahí, evitando que fuera a más.

 

No era el día, en principio, para grandes emociones. Si acaso, sólo porque significaba la despedida de Havrd Tvedten, Diego Pérez Marne, Gustavo Alonso o Pepe Novelle entre otros. Pero como no había lugar para el homenaje, o el club no lo dispuso, la cosa se quedó sólo en varias pancartas reivindicativas y muchas ovaciones, sobre todo a Tvedten.

 

A partir del minuto cinco de la segunda mitad, el público y el equipo riojano se metieron de nuevo en el partido. El Naturhouse contó para ello con la colaboración especial de Armand Torrego, que salió en la segunda mitad para hacer un partidazo e impedir un triunfo fácil de los navarros.

 

Los logroñeses cerraron el ataque de un Portland cada minuto más apático para ponerse a sólo dos goles (23-21)en el minuto doce. Belaustegui fue quien puso a los logroñeses en el camino de ganar a Portland. Parecía complicado, porque quedaba mucho partido por delante.

 

Y, en efecto, el equipo navarro tiró de oficio y aprovechó la exclusión de un enorme Torrego para volver a poner la diferencia de cuatro goles en el electrónico a falta de once minutos para el final (23-27).

 

Soñar con más era complicado, pese a que Portland no haya sido este año el de sus mejores épocas. No obstante, los riojanos volvieron a dar un nuevo estirón para acortar de nuevo distancias y Moiso dejó a los logroñeses, nuevamente, a dos goles, con siete minutos por jugarse. Un nuevo fallo de Portland y el posterior gol de Oneto acercaron aún más el sueño de acabar con un grande.

 

Pero al Naturhouse le faltó dar la puntilla en ese momento y empatar el partido cuando tuvo la oportunidad tras una nueva parada de Torrego. Un gol de Amargant desde su campo a falta de 24 segundos puso el marcador al rojo vivo (30-31) y el público vibró con lo mejor del balonmano, pero Portland acabó venciendo por dos tantos (30-32). Se soñó, pero no se pudo hacer más. De nuevo, en casa, el Naturhouse estuvo como siempre. Ahora toca esperar que la próxima temporada, con el equipo renovado, se pueda optar a algo más.

TAGS:
|||

A favor En contra

0 comentarios
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí