Rioja2

Martes 15 de Octubre de 2019Actualizado 19:06

EQC
El 23 de abril de 2008

Tiempo de lectura: 01:39
|||

Tratamiento precoz y 'a la carta'

Los pacientes con hepatitis C que logran alcanzar una respuesta viral rápida —viremia indetectable tras el primer mes de tratamiento— tienen grandes posibilidades de curarse de la enfermedad.

Redacción

La hepatitis C es la infección crónica de transmisión sanguínea más común y se transmite principalmente por la sangre o los productos sanguíneos. En el mundo existen 180 millones de personas infectadas con hepatitis C crónica, además de tres a cuatro millones de contagios nuevos al año3. Es una de las principales causas de  cirrosis, cáncer de hígado e insuficiencia hepática, pese a su potencial de curación.

Según Javier García-Samaniego, responsable del CIBER de Enfermedades Hepáticas y Digestivas del Hospital Carlos III de Madrid, que ha intervenido en el marco de la 43º Reunión Anual de la Asociación Europea para el Estudio del Hígado (EASL), “la respuesta viral rápida constituye el principal predictor de respuesta, de hecho, el 90% de los pacientes con respuesta viral rápida se curan independientemente del genotipo”.

Los pacientes con hepatitis C (VHC) de genotipo 1 que negativizan el virus un mes después de iniciar el tratamiento con interferón pegilado alfa-2a más ribavirina tienen una probabilidad de hasta un 91% de lograr una respuesta virológica sostenida (SVR), considerada como curación.

No obstante, el genotipo del virus de la hepatitis C (VHC) constituye uno de los  principales factores que determinarán la respuesta antes de comenzar el tratamiento antiviral. Los pacientes con genotipo 2 y 3 exhiben las mayores tasas de curación en comparación con los portadores de los genotipos 1 y 4.

Por otro lado, la duración de la infección también está relacionada con la probabilidad de respuesta y en general, “los pacientes jóvenes con tiempos de infección cortos responden mejor que los pacientes con tiempos de infección más largos”, señala el Dr. García-Samaniego. De hecho, añade, “la respuesta en el caso de las hepatitis agudas C (aquéllas con una evolución inferior a 6 meses) es excelente, con porcentajes de curación que se aproximan al 100%”. Estos datos sugieren que el tratamiento precoz puede proporcionar las mejores tasas de curación.

En definitiva, la individualización del tratamiento, en función de las características de cada paciente, junto con el tratamiento precoz son los dos factores claves a través de los que se consiguen mayores porcentajes de éxito y posibilidades de curación.


 

TAGS:
|||

A favor En contra

USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí