Rioja2

Domingo 20 de Octubre de 2019Actualizado 21:21

Adrenaline Webads
El 27 de febrero de 2008

Tiempo de lectura: 04:25
|||

Condenan a 20 de los 30 islamistas de la Operación Nova

El Tribunal les condena por pertenencia y colaboración a organización terrorista, aunque no considera probado que quisieran volar la Audiencia Nacional, por lo que reduce la pena solicitada en 282 años.

Europa Press

La Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, que preside el magistrado Alfonso Guevara, ha condenado a 20 de los 30 procesados por integrar una célula islamista desarticulada en octubre de 2005 en la llamada 'operación Nova'. El tribunal reduce considerablemente las penas instadas por la Fiscalía y, de los 455 años de cárcel que se solicitaban para todo el grupo, finalmente solo han sido impuestos 173 años por los delitos de integración y colaboración con organización terrorista.

La resolución, dada a conocer en lectura pública, absuelve a todos los procesados el delito de conspiración para cometer un atentado contra la Audiencia Nacional que sostuvo el Ministerio Público desde el inicio del proceso.

La sentencia señala al respecto que "ha quedado acreditado" que el líder de la banda, Mohamed Achraf, había concebido la idea atentar con un camión cargado de 500 kilos de explosivos contra la Audiencia Nacional "como lugar emblemático de la lucha contra el terrorismo" y que llegó a compartir la idea con otro de los procesados, "pero ello en modo alguno constituye sino un plan individual sin desarrollar y que no determinó el efectivo concierto de voluntades para su efectiva ejecución", según destacó el juez Guevara durante la lectura pública de la resolución.

De este modo, las penas impuestas por el tribunal han sido considerablemente menores de las solicitadas por la Fiscalía, que acusó a la mayoría de integrantes de la célula por el delito de conspiración para cometer atentados.

La pena más alta ha sido para el cabecilla del grupo, Mohamed Achraf, condenado a 14 años frente a los 43 que solicitó el Ministerio Público. La sentencia estima que este acusado "se alzó en la cárcel de Topas (Salamanca) como líder-emir de un grupo de presos a los que adoctrinó en la yihad salafista para realizar la 'guerra santa' mediante ataques violentos contra los bienes o la vida con el objeto de imponer la ley universal islámica.

TRASLADOS CARCELARIOS DE 'FANÁTICOS'
"Debido a los traslados penitenciarios, la célula se extendió por varias cárceles de España, concretamente en Málaga, Almería y Valencia", destacó Guevara durante su lectura, para añadir que Achraf, a partir de dicho momento, mantuvo relación con los distintos integrantes del grupo mediante cartas manuscritas.

"Este canal de comunicación sirvió de mutuo adoctrinamiento en el salafismo yihadista y del frente islámico mundial de Osama Ben Laden con una visión global de la guerra santa", apostilló el magistrado.

La Sala argumenta sus condenas calificando a esta célula como "un serio peligro para la sociedad internacional y en concreto para la española que hace imprescindible una respuesta penal sin que sea necesario la comisión de actos violentos que en esta ocasión se evitaron felizmente".

PENAS DE ENTRE 5 y 14 AÑOS
Así, además de la condena a Achraf, el resto de penas oscilan entre los 5 y los 11 años de prisión por los delitos de integración en organización terrorista, colaboración y falsificación de documentos oficiales.

En cuanto a los lugartenientes de Achraf en las distintas cárceles, Said Afif, considerado mano derecha del cabecilla en la cárcel de Topas, ha sido condenado a diez años por el delito de integración frente a los 12 que pidió la Fiscalía; y Kamara Birahima, lugarteniente de la banda en Almería, tendrá que hacer frente a ocho años de cárcel frente a los 32 que le interesó la Fiscalía inicialmente.

Además, Abdila Mimon, líder del grupo en La Coruña, permanecerá 11 años más en prisión, uno menos de los que pidió el fiscal y Dijilali Mazari, lugarteniente en Valencia ha sido absuelto pese a que la Fiscalía -representada durante los tres meses de macrojuicio por Dolores Delgado y Pedro Rubira- solicitó 12 años de cárcel para él.

El resto de los condenados son: Hoari Hera (10 años), Abdelkrim Bensmail (10 años), Siah Mokatar (9 años), Murad Yala (9 años), Mouad Douas (7 años), Ziani Mahdi, Madhid Sahouane (7 años), Madjid Machmacha (9 años), Djamal Merabet (ocho años), Mohamed Boukiri (10 años), Redha Cherif (9 años), Djamel Seddiki (7 años), Salah Zelmat (7 años), Mohamed Arabe (7 años) y Mustafa Farjani (8 años).

Además, han sido absueltos definitivamente diez de los acusados que ya fueron puestos en libertad provisional el pasado día 4 por la Sección Tercera de la Sala de lo Penal. A pesar de ello, únicamente cinco de estos 10 acusados podrán abandonar la prisión debido a que el resto está condenado por otras causas.

En concreto, continuarán en prisión los acusados Bachir Belhakem, Soubi Kunic y Mohamed Amine Akli (cuyo auténtico nombre es Nourredine Bousrhal), que fueron condenados por su pertenencia al Grupo Islámico Armado (GIA), así como Baldomero Lara Sánchez, el único español que está entre los acusados (con condenas pendientes por temas de droga), y Mohamed Amin.

En libertad quedarán Ahmed Chebli, acusado por colaborar en el envío y entrega de cartas; Djimali Mazari, presunto lugarteniente de la banda en Valencia; Hodine Kedache, quien reconoció durante el juicio haber acogido en su casa uno de los terroristas autores del 11-M que se suicidó en el piso de Leganés Alekema Lamari; Aspri Smali y Mohamed Boualen Khouni.

Este grupo de personas, autodenominado "Mártires por Marruecos' estaba formado principalmente por internos de la cárcel de Topas (Salamanca) que, durante los meses de finales de 2000 y principios de 2002, coincidieron físicamente con Achraf, quien se marchó de España una vez cumplió su condena y se trasladó a vivir a Suiza.

En ese país fue detenido el 14 de enero de 2004 con el nombre de Kamel Saadi, después de que se hubiese fugado del centro de acogida temporal Hegnau y fue entregado por orden de extradición a las autoridades españolas. Desde Suiza mantuvo relación con miembros de su red terrorista que estaba dividida en cuatro facciones conectadas entre sí mediante cartas o llamadas de móvil.


TAGS:
|||

A favor En contra

USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí