Sábado 10 de Diciembre de 2022Actualizado 09:17

El 11 de marzo de 2022

Tiempo de lectura: 03:33
|||

El covid ha agudizado la desigualdad de la mujer: más peso en los cuidados y en las profesiones de primera línea

La dirección general de Igualdad ha publicado la última actualización del informe ‘La perspectiva de género en la respuesta a la COVID-19 y su impacto’

Gafas violetas

Rioja2

La última actualización del informe ‘La perspectiva de género en la respuesta a la COVID-19 y su impacto’, elaborado por la Dirección General de Igualdad del Gobierno de La Rioja, constata que la epidemia ha agravado las desigualdades de las mujeres, que representan el 50,7% de la población, y pone de manifiesto que las mujeres, que han estado en primera línea de la atención ante la COVID-19, son las grandes perjudicadas.

El informe, accesible en la página web de la Dirección General de Igualdad en https://www.larioja.org/larioja-client/cm/igualdad/images?idMmedia=1383513, tiene un doble objetivo: recoger los datos desde una perspectiva de género para conocer el impacto diferenciado en mujeres y hombres de las medidas que se han tomado para la contención de la COVID-19, e impulsar el enfoque de género en el diseño y la programación de las medidas que se vayan implantando.

El documento incluye el análisis del impacto de género de la COVID-19, recomendaciones para impulsar que la perspectiva de género esté presente en diferentes áreas, así como un recopilatorio de estudios y análisis de organismos internacionales, Estados e instituciones públicas y privadas sobre el impacto de género en la COVID-19. 

El informe de Igualdad analiza la presencia de la mujer en los distintos sectores, señalando que su presencia es mayoritaria entre el personal sociosanitario de primera línea, con un 53,8% de médicas, 91,5% de enfermeras, 86,3% de psicólogas o 72,5% de farmacéuticas, entre otras profesiones del sector.

Dentro de la población ocupada riojana en ‘Administración Pública y defensa, Seguridad social obligatoria; Educación; Sanidad y de Servicios sociales’ también se constata la feminización del sector, con presencia de 20.000 mujeres empleadas frente a 11.500 hombres.

En el ámbito de la restauración y el comercio es igualmente significativa la presencia femenina, que supone el 66,7% del total. En este sector se enmarcan algunos de los puestos de trabajos declarados de carácter esencial durante la pandemia (cajeras de supermercados, vendedoras de pequeños comercios de alimentación, etc.) y que estuvieron en primera línea de contacto con la ciudadanía. Lo mismo ocurre con los empleos de oficina de atención al público, donde la contratación de mujeres ha sido superior a la de los hombres (74,3% y 25,7%, respectivamente).

Respecto a los cuidados y el hogar, la crisis ocasionada como consecuencia de la COVID-19 ha originado que el cuidado y la atención de las personas se hayan puesto en el plano central de la agenda política y social. De acuerdo con los datos registrados, la pandemia evidencia que el peso de los cuidados recae en las mujeres. Además, las mujeres siguen siendo mayoritariamente las que hacen uso del derecho laboral de la excedencia por razones de conciliación de la vida profesional y familiar, tanto para el cuidado de descendientes como de ascendientes, superando en ambos casos el 84% de las solicitudes.

Las epidemias agravan las desigualdades existentes para mujeres.

Con respecto a las tasas de actividad laboral, los datos de la última actualización muestran que la pandemia ha provocado que las diferencias entre la población masculina y la femenina se amplíen considerablemente. 

La tasa de empleo de la población femenina de 16 a 64 años se ha reducido en los últimos años, mientras la tasa de paro se ha incrementado. Así mismo, 8 de cada 10 personas con jornada parcial son mujeres, lo que repercute negativamente en el reconocimiento de permisos y derechos laborales como la percepción de salarios, prestaciones contributivas o subsidios. El paro femenino registrado en los últimos meses en las distintas oficinas de empleo de la Comunidad Autónoma de La Rioja procede, principalmente, de actividades económicas relacionadas con la hostelería, comercio, actividades administrativas e industria manufacturera; sectores en los que el desempleo, en diciembre de 2021, fue principalmente femenino (hostelería: 76,4%, comercio: 69,6%, actividades administrativas: 61,6% e industria manufacturera: 52,2%).

Además, en el contexto actual, tanto a nivel nacional como mundial, la situación de las mujeres víctimas de violencia de género, de trata y de explotación sexual se ha visto especialmente agravada al aumentar el aislamiento y las barreras que dificultan la solicitud de ayuda y de denuncia.

Frente a esta situación, desde el Gobierno de La Rioja se aseguró el funcionamiento de los servicios de atención de información y emergencia adaptados a las nuevas condiciones como servicios esenciales para que la respuesta sanitaria a la COVID-19 no impidiese la respuesta a la violencia de género. Por este motivo, se habilitaron alojamientos de emergencia extraordinarios, poniendo a disposición plazas adicionales en caso de que fuera necesario aislar a alguna usuaria afectada por la COVID-19. 

En cuanto a la comunicación y prevención de la violencia de género, se ha reforzado la difusión de la garantía de acceso y de funcionamiento de los servicios de atención a la violencia de género desde el inicio de la pandemia, con el desarrollo de la campaña ‘Hoy más que nunca y siempre’, reforzando la necesidad de recordar que estos recursos siguen activos y disponibles.

 

|||

A favor 5 En contra 29

Planes de Igualdad CCOOCPAER EcomercadoActual 23Plan de Transformación 6xxxCSIF nov-dicAgenda 2030Amigos de la Tierra concurso cortosAyto online OMIC
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí