Domingo 5 de Diciembre de 2021Actualizado 15:07

El 29 de agosto de 2021

Tiempo de lectura: 05:13
|||

La intensidad gana al fútbol en un derbi sin goles

El Calahorra exhibe más control ante una UD Logroñés expectante y con margen de mejora en el 0-0 en La Planilla.

Derbi riojano en La Planilla

Rioja2

Ni con Carlos Pouso (en Copa del Rey) ni con Sergio Rodríguez ni con Mere Hermoso. La UD Logroñés no es capaz de ganar en La Planilla. Dio igual que fuera en Segunda B o en la nueva Primera RFEF. El caso es que el Calahorra le tiene tomada la medida al bloque logroñés, que arrancó su andadura en esta categoría con mucho trabajo por hacer. Cierto que faltan piezas por arribar a la plantilla blanquirroja, pero las sensaciones fueron mejores para los rojillos, capaces de llevar la iniciativa ante un adversario que lo afanó todo al contragolpe, a buscar los espacios a la espalda y a aprovechar la velocidad de sus hombres ofensivos. Poco más, en la faceta atacante, mostró un equipo que aspira a lo máximo. A día de hoy le queda mucho camino por recorrer para alcanzarlo.

Eso no quita para comprobar que Guarrotxena, pese a que no tuvo una buena mañana y participó poco, genera. De hecho, se topó con el poste tras una contra que pudo darle la victoria a su equipo. En este sentido, el orden defensivo, la capacidad para presionar, robar y salir con velocidad fue lo más potable de una UD Logroñés totalmente nueva (nueve jugadores debutaron como titulares). Enfrente estaba un Calahorra también remozado pero que exhibió una propuesta más combinativa. Manu Ramírez va a dar muchas alegrías a la afición riojabajeña; hace y deshace en un bloque convencido de lo que hace, donde Fran Rodríguez es incombustible en el perfil diestro y donde Jesús Álvarez y Tarsi completan junto al futbolista de Lepe un centro del campo de quilates.

Probablemente de haber sido un combate de boxeo, el cuadro de Eduardo Docampo habría ganado a los puntos, pero Guarrotxena pudo asestar el ko en el momento más inesperado. Es decir, que esta UD Logroñés, en la jornada inaugural, apostó por ser precavida y expectante. Ya habrá tiempo de liberarse. Porque la intensidad existe, cuestión que se había perdido con regularidad en los tiempos de Sergio Rodríguez. Falta conectar a los futbolistas, por ello el juego fue más directo de lo quizá esperado, y que el ‘9’ referencia aparezca (Aridane lleva toda la pretemporada lesionado, Duba es más un parche que una realidad en esa demarcación y se confía en traer a otro jugador en esa parcela).

En cuanto al derbi, por el historial negativo en La Planilla o simplemente porque era la idea la UD Logroñés, ese equipo que quiere volver al mundo profesional, se mostró expectante -todo lo contrario que su afición que por fin pudo volver a ver a los suyos en un terreno de juego-. Al menos en las intenciones futbolísticas. Eso o que el Calahorra le ganó la partida. Mientras que los rojillos querían la pelota para mover a su rival, los capitalinos no asumían riesgos y bombeaban balones para a partir de ahí tratar de hacer daño, aunque se limitó a acciones a balón parado, sin ningún tipo de consecuencias.

De hecho, el primer tiro entre los tres palos de los blanquirrojos -de azul en tierras riojabajeñas- fue de Iñaki en el minuto 37 (previamente hubo uno de Alfaro en una acción invalidada), al que reaccionó de forma magistral Iricíbar, seguro bajo palos. Para entonces, los pupilos de Eduardo Docampo ya habían avisado merced al buen hacer de, sobre todo, Manu Ramírez entre líneas. El zurdo de Lepe lo buscó en dos ocasiones, primero chutando desde la frontal y después con un tiro cruzado, que se marchó por poco. tras una buena combinación con Yurrebaso. Incluso Fran Rodríguez, sin miramientos, lo probó desde lejos para ver que Serantes blocaba sin problemas.

Después de la jugada del capitán de los logroñeses, dio la sensación de que los de Mere Hermoso se estiraban y se lo creían un poco. A ello ayudó que hubiera ciertas idas y venidas. Se vieron más llegadas visitantes por los costados con varios centros laterales que obligaron a Ugarte y Cristian a ser contundentes en los despejes. Sin embargo, el Calahorra, con espacios, pudo irse al descanso por delante en el marcador. Soto centró sin que ningún compañero llegara en el segundo palo, aunque la acción continuó y Fran Rodríguez la puso desde el lado diestro para que Yurrebaso, libre de marca y en el área pequeña, rematara a placer de cabeza pero sin encontrar portería.

En la reanudación se comprobó que la UD Logroñés está cómoda dejándose querer para buscar los espacios, además de intensificar su peligro en la estrategia, como el córner que sacó Iñaki, no despejó como debía Cristian y Guarrotxena, a la media vuelta, estuvo a punto de sorprender. El Calahorra, por su parte, seguía a lo suyo, combinar de un lado a otro. Además, pese a la buena presión visitante, los de Docampo era Serantes el que salvaba a los suyos después de una perfecta jugada que culminó Fran Rodríguez con un tiro potente que el meta blanquirrojo desvió a saque de esquina.

Para añadir más dudas a los logroñeses, Martínez-Losa, en su primera acción, marcaba aunque en fuera de juego. Un aviso del peligro del ariete riojano. Sierra aparecía en escena en sustitución del amonestado Parejo para ver si llegaba el control en la medular para los blanquirrojos, que estaban a merced de los rojillos, más compactos y decididos en las labores ofensivas. La UD Logroñés se liberaba de la presión después de una buena combinación sin consecuencias, pero el Calahorra, incisivo, percutía cuando Manu Ramírez y Tarsi entraban en contacto con el cuero. De hecho, el de Murchante no encontró la portería en una volea.

Claro que los logroñeses aún no habían dicho la última palabra y en un contragolpe, tras un córner de los locales, pudo romper el equilibrio en el resultado. Iñaki condujo con criterio y cambió de orientación para que Duba regateara en el área para finalmente ceder a Guarrotxena que golpeó al poste. Mere Hermoso agotaba las ventanas de sustituciones -una variación cada vez- con Medina y Siddiki modificando los extremos en aras de contar con velocidad para los minutos finales. Sin embargo, el tramo posterior de la contienda fue tranquilo. Se limitaron los riesgos y las oportunidades (por decir algo) vinieron a balón parado, donde ambos conjuntos centralizaron su atención pese a que el Calahorra continuaba con más afán por dominar el juego. Los capitalinos dieron por bueno el punto, mientras que la sensación en los rojillos seguro que era de haber desperdiciado la oportunidad para haberse llevado el triunfo.

Ficha técnica

Calahorra: Iricíbar; Fran Rodríguez, Ugarte, Cristian, Zabaleta (Zubiri, min. 85); Jesús Álvarez; Carlos Vicente (Madrazo, min. 76), Tarsi, Manu Ramírez, Soto (Barace, min. 85); y Yurrebaso (Martínez-Losa, min. 60).

UD Logroñés: Serantes; Tekio, Rueda, Herrando, Andoni López; Alfaro (Medina, min. 78), David Ramos, Parejo (Sierra, min. 65), Iñaki (Siddiki, min. 80); Guarrotxena y Duba.

Gol: No hubo.

Árbitro: Aimar Velasco Arbaiza (Comité Vasco). Amonestó a Cristian (min. 87), por el Calahorra, y a Parejo (min. 9) y Tekio (min. 63), por la UD Logroñés.

Foto: CD Calahorra

|||

A favor 1 En contra 0

Consejo Regulador DOC RiojaFamilias de AcogidaConvivencia escolarPremios DDHHTeatro Bretón ENTRECOPAS
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí