Jueves 29 de Julio de 2021Actualizado 22:21

El 18 de junio de 2021

Tiempo de lectura: 01:46
|||

La nueva vida de una familia de personas refugiadas en Logroño: "el camino no es fácil, pero hay que luchar"

Madina Garufova huyó de Rusia con sus cinco hijos y cuando ya estaba asentada en Logroño su marido fue asesinado allí.

Marina, mujer refugiada

Rioja2

Cuando la violencia es rutina y el miedo no cesa, no queda otra salida que huir. A principios de los años 2000, Madina Garufova cogió a sus cinco hijos de entre el año y medio y los 11 años y salió de la República rusa de Daguestán en busca de paz. Tras un año en Alemania, las amenazas de que le harían regresar a Rusia le hicieron dar un paso más y llegar por su cuenta hasta Francia y de ahí a Irún, donde pidió asilo político. 

Como ella, solo en 2020 casi 80 millones de personas desplazadas y refugiadas se han visto obligadas a abandonarlo todo en busca de protección. 

Madina y sus cinco hijos llegaron a Logroño en 2004 y vivieron en el Centro de Refugiados de Cruz Roja, lo que fue un soplo de vida para esta mujer, que ahora solo tiene palabras de agradecimiento: "me ayudaron mucho, aunque en un primero momento el miedo sigue ahí, te sientes protegida y fueron mi familia".

La adaptación fue más fácil para sus hijos que para ella: "ellos fueron al colegio y pronto empezaron a aprender el idioma, a mí me costó más". Aunque tampoco faltaron momentos difíciles ya en España, y es que el marido de Madina fue asesinado en Rusia por motivos políticos, donde él se había quedado.

Madina Garufova siguió construyendo una nueva vida en Logroño y un año y medio después ya estaban preparados para salir del Centro de Refugiados de Cruz Roja y vivir por su cuenta al haberse adaptado, haber aprendido el idioma y haber conseguido trabajo.

Aunque ahora vive en Barcelona, desde su llegada sintió Logroño como su casa y asegura que nunca ha tenido que enfrentarse a prejuicios o discriminación en la ciudad, "todo lo contrario, siempre me he sentido bien con la gente, el carácter aquí es parecido al de mi tierra". Incluso llegó a regentar un restaurante en la céntrica Plaza del Mercado y su hijo Gazi Jalidov representará a España en boxeo en los próximos Juegos Olímpicos de Tokio.

"El camino no es fácil", insiste Madina, pero tiene claro que "si quieres una vida mejor, hay que luchar". Por eso pide a las personas refugiadas o a las personas que quieren salir de sus países que "no se rindan, quien quiere llega a su meta".

|||

A favor 22 En contra 14

Reto Demográfico
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí