Rioja2

Sábado 17 de Abril de 2021Actualizado 22:47

El 8 de abril de 2021

Tiempo de lectura: 04:22
|||

El nuevo puente sobre el Canal de Lodosa en Calahorra mejorará la seguridad vial

La presidenta de la CHE también ha visitado hoy Alfaro, donde se ha recuperado el espacio fluvial en el paraje de La Nava 

puente sobre el Canal de Lodosa en Calahorra

Rioja2

La primera actuación de la estrategia Ebro Resilience para reducir el riesgo de inundación en el tramo medio del Ebro ha concluido, a falta de la rodadura de caminos y señalética, en el paraje de La Nava, en Alfaro, donde se han recuperado 30 hectáreas para el espacio fluvial con una inversión de 2,2 millones de euros del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITERD), a través de la Confederación Hidrográfica del Ebro.

La presidenta de la CHE, María Dolores Pascual, el consejero de Sostenibilidad y Transición Ecológica del Gobierno de La Rioja, Alejandro Dorado, la delegada del Gobierno, María Marrodán, el director de Calidad Ambiental y Recursos Hídricos del Gobierno de la Rioja, Rubén Esteban y el alcalde del municipio, Julián Ángel Jiménez, han recorrido esta actuación, fruto de la coordinación entre todas las Administraciones.

También, acompañados de la alcaldesa de Calahorra, Elisa Garrido, y el presidente de la Comunidad General de Usuarios del Canal de Lodosa, Enrique Castel-Ruiz, han visitado el nuevo puente construido por la Confederación con un presupuesto de 348.295 euros, sobre el Canal de Lodosa, sustituyendo al preexistente y que mejora la capacidad hidráulica de la infraestructura.

La Nava y otras intervenciones Ebro Resilience

En el Ebro en el Paraje de La Nava sólo restan extender la capa de rodadura en los caminos de acceso y la colocación de señales de indicación y paneles informativos.

La obra, de 2,2 millones de euros de presupuesto, ha permitido la recuperación de 30 hectáreas de espacio fluvial retranqueando 1.376 metros de mota hacia la margen. Además, se ha creado un humedal que está interconectado con el cauce, creando un hábitat propicio para el visón europeo. En total se han plantado 14.000 árboles (chopos, álamos, fresnos) y 17.000 arbustos (sauces, tamarices, cornejos, espinos, zarzamoras y rosales).

La obra de La Nava es la primera ejecutada dentro de la estrategia Ebro Resilience que suma al MITERD, Confederación Hidrográfica del Ebro y los Gobiernos de La Rioja, Navarra y Aragón para reducir el riesgo de inundación en el tramo medio del Ebro entre Logroño yLa Zaida (Zaragoza), “en una clara apuesta por la coordinación y la participación”, como ha señalado la presidenta de la CHE, María Dolores Pascual.

Pascual ha añadido que el planteamiento para todos los tramos es la protección de las zonas urbanas para avenidas con periodo de retorno de 25 años y para zonas no urbanas, conseguir la reducción de afecciones para avenidas hasta un periodo de retorno de 10 años.

En Alfaro, junto con la actuación de La Nava, ya está redactado el proyecto para la intervención en el soto de El Estajao, que también tiene como objetivo la recuperación del espacio fluvial con una inversión prevista de 1,9 millones de euros del MITERD y una actuación similar en el paraje de La Roza. Esta última se ha presentado a la convocatoria del programa LIFE de la Comisión Europea cuya resolución se dará a conocer en julio.

Otros tramos riojanos que están ya en estudio de alternativas técnicas para la reducción del riesgo de inundación son el de Logroño – Viana y el del Ebro y Ega en San Adrián – Calahorra – Azagra.

En la visita se ha recordado que Ebro Resilience, además de intervenciones como las de La Nava, incluye acciones medioambientales. Actualmente, a través de la Confederación, se está ejecutando el proyecto de retirada de flora invasora en riberas en Alfaro, que se ha visitado también esta mañana, Calahorra y Aldeanueva de Ebro.

El objetivo es recuperar zonas degradadas por la presencia de la especie alóctona invasora caña común (Arundo donax) y recuperarlas como espacio fluvial con especies de ribera. Con una inversión de 1,2 millones de euros, esta acción se extiende también a Navarra (Buñuel, Ribaforada y Tudela) y Aragón (El Galacho de Juslibol, Reserva de los Galachos de la Alfranca y en el Camino Natural de La Alfranca).

Por último, se encuentran en redacción 10 proyectos de permeabilización de azudes para mejora de la continuidad fluvial. De ellos, en cada Comunidad Autónoma, dentro de la estrategia Ebro Resilience se ejecutará uno, en el caso de Rioja, el Azud del Canal de Mendavia.

Puente de Calahorra

Por su parte, la intervención para construir el nuevo puente en el punto kilométrico 18+700 del Canal de Lodosa, en sustitución del preexistente, supone una mejora en la gestión, ya que ha permitido incrementar la capacidad del canal al elevar la cota a la que se encuentra el nuevo paso en 30 cm.

También supone la mejora de la seguridad vial en este puente que une la avenida del Ebro con la LR-134 hacia San Adrián, incrementando su anchura en 5 metros.

La nueva estructura, en la que se han invertido 348.295 euros y ya ha pasado sus preceptivas pruebas de carga, es de vano único con 14,8 metros de luz y una anchura total de 13 metros, con carriles de 3.50 metros.

La  nueva  estructura,  en  la  que  se  han  invertido  348.295  euros  y  ya  ha  pasado  sus  preceptivas pruebas de carga, es de vano único con 14,8 metros de luz y una anchura total de 13 metros, con carriles de 3.50 metros.

Elisa Garrido, como alcaldesa de Calahorra, ha valorado “muy positivamente la creación de este nuevo puente sobre el canal, que ha aumentado la capacidad hidráulica del canal de Lodosa a su paso por Calahorra y también ha incrementado la seguridad vial de la carretera LR 134, con una importante afluencia de tráfico, al aumentar su anchura desde los 8 hasta los 13 metros, lo que permite contar con dos carriles, arcenes de medio metro y dos aceras de 1,5 metros con barandillas que garantizan la seguridad peatonal”.

Otras intervenciones

Junto con estas obras la Confederación ha concluido 25 intervenciones de conservación de cauces en los ríos Oja y Leza por 326.583 euros y se ha creado un nuevo humedal de Herramélluri contribuyendo a aumentar la biodiversidad de la confluencia de los ríos Reláchigo y Tirón, un espacio de alto valor ecológico, en el que se han invertido 94.927 euros.

Para este año ya están previstas otras 28 nuevas actuaciones de recuperación de capacidad de desagüe y conservación en cauces riojanos y la realización de 6 intervenciones de permeabilización de sedimentos vegetados, “curages”.

También se han finalizado ya actuaciones de restitución territorial en La Rioja por la construcción del embalse de Enciso por valor de 666.498 euros: el encauzamiento y pavimentación de la calle Yasa de Arnedillo y la renovación de las redes de abastecimiento, saneamiento y recogida de aguas pluviales de la Plaza Mayor y Calle Mayor de Enciso.

El embalse de Enciso se encuentra en fase de puesta en carga o llenado en pruebas actualmente al 43%, encarando su fase de llenado a máxima cota, que requiere paradas de comprobación técnica, pero está dirigida a su llenado máximo y cada vez más cerca de su explotación.

Este mes de marzo, además, se han adjudicado por más de 1.000.000 de euros dos proyectos para la implantación del plan de emergencia del embalse de Mansilla y la construcción de un nuevo edificio que reubicará la actual sala de control de Pajares, en La Rioja.

|||

A favor En contra

UR Puertas Abiertas 2021Barranco PerdidoRutas del Vino Rioja AltaPuertas Abiertas IES Batalla de ClavijoSemáforo COVID Semana SantaUAGR InterprofesionalRiojaforum ZarzuelaPP IRPF ERTE
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí