Miércoles 1 de Diciembre de 2021Actualizado 22:13

El 23 de noviembre de 2020

Tiempo de lectura: 03:58
|||

El cabecilla de los "Payasos Justicieros" es el autor de las pintadas vejatorias contra su novia, según el perito

Un informe señala que la vida de los vecinos corrió "cierto peligro"

juicio payasos justicieros

EP

El presunto cabecilla de los 'Payasos Justicieros', D.L, habría sido el autor de diversas pintadas vejatorias contra su entonces novia, T.G, también acusada de participar, con él y otros dos jóvenes, en robos e incendios de vehículos.

La octava jornada del juicio por el caso de los 'Payasos Justicieros' ha cedido el turno a los peritos que participaron en la investigación policial por la que se apuntó a la autoría de los cuatro jóvenes que, ahora, se sientan en el banquillo de los acusados.

Los dos primeros peritos, responsables de cuatro informes, han atribuido a D.L pintadas en las que se refería a su entonces novia como puta y zorra y le deseaba la muerte.

Las pintadas se realizaron en un furgón policial y en un paso inferior de la Autovía LO-20 y la conclusión, ha relatado uno de los peritos, fue que, "a pesar de las dificultades de ese tipo de pintadas", principalmente por las "posturas corporales" que implican, no había dudas de la autoría por las "particularidades individuales" de la persona.

Para ello, ha explicado, se replicaron las posturas corporales en las que habrían sido escritas por su ubicación. En este punto, la defensa de D.L ha querido saber si una de las posturas que se reprodujo fue la del acusado esposado (dado que las pintadas estaban en un furgón policial) y el perito le ha dicho que no.

También ha comparecido como testigo un perito que analizó el vehículo que apareció calcinado en Villamediana y ha explicado que tenía signos de manipulación previos al incendio, en concreto, la ventanilla rota. Ha dicho también que no se detectaron sustancias acelerantes. No ha recordado que faltara ninguna pieza.

"Cierto" peligro para la vida de los vecinos

Hubo "cierto" peligro para la vida de los vecinos que residían en las viviendas de los tres garajes cuyo incendio la policía achaca a los 'Payasos Justicieros', los cuatro jóvenes que, según la investigación policial, se autonombraban así tras sus delitos.

Uno de ellos, tal y como ha relatado, elaboró un "estudio exhaustivo" basado en cómo se mueve el humo y los componentes del mismo y concluyó que estuvo en peligro las vidas de las personas. "Lo peor", ha explicado no fueron los daños en la estructura, sino los humos, algo a lo que contribuyó que los edificios no estaban preparados, como lo están hoy en día, para hacer frente a un incendio.

Sólo un edificio, por ser más nuevo y, por tanto, adecuarse a la norma de 1996 (mejorada después) pero "incluso en éste no funcionó como debía".El humo, en los tres incendios, "era muy denso por el efecto chimenea y puso en peligro a la gente que estaba viviendo" en los edificios. Hubo otra casualidad que lo hizo aún peor: que era de noche, y por tanto los vecinos estaban durmiendo en sus casas, y que era verano.

"En un incendio, lo importante son los humos y los gases venosos, el ochenta por ciento de las personas que muere en un incendio lo hace por el efecto del humo, no por las llamas o la estructura", ha indicado.

El garaje de Avenida de Colón "tenía problemas de ventilación" pero, aquí, los bomberos llegaron "muy pronto" y apagaron rápido el incendio, por eso no hubo daños en la estructura que sí presentaron otros garajes.

En el desarrollo de los testimonios, otro perito que analizó los incendios en los garajes de la Plaza de Otoño y Doce Ligero ha apuntado hoy "como opinión personal" que habrían tenido la misma autoría.

No obstante, así como ha afirmado que el de la Plaza de Otoño tiene una "alta probabilidad de haber sido provocado", dado que tuvo dos focos; el de Doce Ligero tiene la "probabilidad" de haber sido provocado, pero, ha añadido: "No afirmo".

Otro perito que colaboró en la redacción de los informes, especialista en desactivar artefactos explosivos, ha resaltado, por su parte, la alta presencia de monóxido de carbono mientras se estuvieron realizaron las labores de extinción.

En la Plaza de Otoño, donde hubo dos focos de fuego, se quemaron tuberías de PVC, había maleteros superiores fundidos, cables afectados, bóvedas del techo rotas. El nivel de gases hizo necesarios equipos de respiración, de los que no disponían todos los efectivos.

Los bomberos, además, "lo pasaron bastante mal" porque no conocían el garaje, no sabían que había segunda planta y no la encontraban por la cantidad de humo.

Había daños en bajantes, desmoronamientos, sobre todo en la segunda planta, el hormigón estaba afectado y había cascotes por todo el suelo.

En Doce Ligero la situación con el monóximo de carbono era peor, se utilizaron equipos de ventilación forzada y hubo que apuntalar.

Hechos que se les imputan

A los cuatro acusados (D.L y T.G; I.A y N.M, dos parejas de novios) se les acusa de quemar diez automóviles (seis en el lugar donde estaban aparcados); robar y quemar una moto; incendio en las instalaciones de Bodegas Marqués de Murrieta; dos automóviles dañados (uno abandonado en el Monte Cantabria); y el incendio en tres garajes comunitarios de Logroño.

Los investigadores, además de un trabajo a pie de calle, enfocaron sus pesquisas en las redes sociales, donde los detenidos, siguiendo fuentes policiales, se jactaban de lo hecho y se autodenominaban 'Payasos Justicieros'.

|||

A favor 1 En contra 0

UR Semana de la CienciaConsejo Regulador DOC RiojaFamilias de AcogidaConvivencia escolarPremios DDHH
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí