Rioja2

Miércoles 25 de Noviembre de 2020Actualizado 09:25

Violencia de Género
El 22 de noviembre de 2020

Tiempo de lectura: 05:01
|||

El camaleón de las cinco victorias consecutivas

La UD Logroñés suma 15 puntos del tirón en Tenerife (0-1), cuarto triunfo seguido sin encajar, gracias al tanto de Roni a la media hora.

La UD Logroñés jugó ante el Tenerife

Rioja2

Fuera bromas. Cinco victorias consecutivas (cuarto triunfo sin recibir gol). Esta UD Logroñés ha sufrido una metamorfosis brutal. Este equipo de novato ya no tiene nada. La adaptación a la Liga SmartBank es ya un hecho y ese proceso hay que comprenderlo gracias a la efectividad -sí, una tarde más-, a la seriedad y orden defensivos (pese a que el Tenerife haya sido uno de los rivales que más aproximaciones ha disfrutado ante los blanquirroojos), además de a una capacidad, terrible, para ser un auténtico camaleón durante los más de 90 minutos que dura un partido. Porque el bloque de Sergio Rodríguez actúa como un reptil que muta de piel si lo requiere el encuentro, que aúna esa capacidad de visión panorámica de la que disfrutan este tipo de animales. No contento con esto, en ocasiones, asumen con paciencia cuál es su sitio y esperan el momento concreto para dar el zarzapo y hacerse con su presa cuando más le duele.

Herramientas que han dado confianza necesaria para encadenar una dinámica positiva en la que todo sale bien y cuando algo se tuerce, por ejemplo el tiro al larguero de Moore al cuarto de hora se va hacia arriba en vez de ir para dentro, acaba enderezándose merced al sacrificio individual desplegado por los futbolistas blanquirrojas para que el colectivo luzca. De eso va el fútbol y, por el momento, la UD Logroñés está sacando un rendimiento sobresaliente a sus virtudes, a la vez que tapa sus posibles deficiencias.

En el archipiélago canario, Roni, tras un gran pase al espacio de Clemente, acertó ante Ortolá a la media hora cuando minutos antes el Tenerife pudo haberse adelantado merced a su movilidad entre líneas. En la segunda parte, se sufrió pero más por una sucesión de saques de esquina que por el peligro real que estaba generando un conjunto, el anfitrión, atascado ante el buen hacer defensivo de una escuadra logroñesa que supo maximizar sus opciones para llevarse tres puntos (0-1) que le catapultan a la parte alta de la clasificación.

Sergio Rodríguez recuperó la defensa de tres centrales para el duelo en el Heliodoro Rodríguez. También la dupla atacante Leo Ruiz-Roni, mientras que Sierra -gran trabajo el suyo en la recuperación- apareció en la medular junto al indiscutible Andy y el fajador Olaetxea. Era la manera de frenar la movilidad entre líneas de Shashoua, Jacobo y Nono que acompañaban a Fran Sol en las labores ofensivas de un Tenerife necesitado de puntos donde Fran Fernández podía estar jugándose su continuidad en el banquillo de obtener un mal resultado.

De partida, hubo más control con la pelota por los blanquirrojos de lo que viene siendo habitual. Sin embargo, eso no significó un claro dominio. Se impuso el intercambio de posesiones. Mientras que la UD Logroñés movía el cuero con paciencia, con claridad y certeza por dentro (casi siempre con paredes) para buscar los costados -otra cosa es que finalizara con remates-, el conjunto insular gozaba de más chispa en campo contrario. En cuanto tenía oportunidad centraba y si podía, chutaba a portería.

De esta manera, estuvo más cerca el tanto de los anfitriones ante la continuidad de la que disfrutaban en el área riojana. Jacobo probaba desde fuera ante un seguro Santamaría, después Moore jugaría en profundidad para Fran Sol que se la devolvió al estadounidense para que el lateral golpeara en el larguero e instantes después Shashoua forzaría a Santamaría con un centro envenenado. Los logroñeses intentaban maniatar a su adversario, pero Fran Sol era un incordio como referencia.

La respuesta ante el agobio fue un tiro de Roni a la media vuelta. Daba la sensación de que los blanquirrojos estiraban líneas. Así fue cuando Iñaki centró desde la izquierda para que Iago López confundiera el remate. Una juagada larga que sirvió para que Clemente asistiera a Roni que, con la izquierda, batía cruzado a Ortolá pasada la media hora. Una vez más, la UD Logroñés aprovechaba sus escasas oportunidades. La confianza que daba la gran dinámica de cuatro triunfos seguidos continuaba acompañando.

Hasta el descanso, el Tenerife, algo más precipitado, intentó empatar acosando a los riojanos. Nono parecía multiplicarse con un par de tiros, sin consecuencias, mientras que Shashoua remataba desde el punto de penalti, libre de marca, un centro de Jacobo desde la izquierda… El intermedio debía servir para frenar el ritmo de los anfitriones y para que la UD Logroñés recobrara la calma con la pelota.

Pero los de Fran Fernández no estaban dispuestos a conceder más ante un recién ascendido. Así que intensificaron su presencia en el área de los riojanos, a los cuales les costaba dar varios pases sucesivos. De esta manera, en un córner mal defendido Shashoua buscó sorprender a Santamaría, que apenas pudo ver nada ante la maraña de futbolistas, pero el meta navarro sacó a relucir su experiencia para tapar con el cuerpo.

Estaba sufriendo el bloque visitante ante una sucesión de saques de esquina. Era evidente que ahora la UD Logroñés estaba más expectante y que requería un cambio de escenario. Sergio Rodríguez lo vio cristalino para que Bogusz se incrustara en la medular y gozara libertad en la creación. La puesta en escena del polaco fue inmejorable; tiro potente que repelió Ortolá. Objetivo conseguido, que el Tenerife -también movió sus piezas con dos sustituciones- comprobara que los riojanos estaban ahí.

El problema era que Roni se quedaba ya como una isla en determinados momentos, puesto que Olaetxea y Bogusz ayudaban en los costados por delante de los carrileros. Jorge, en un par de oportunidades, tiraba fuera pero con peligro, mientras que Shashoua obligaba a Santamaría a una buena estirada. La posesión, lógicamente, era de los locales ante una UD Logroñés que refrescaba su ataque, con Siddiki, y su parcela ancha, con Errasti para el último cuarto de hora. Fran Fernández, en el otro lado, metía toda la artillería posible y la clave de los blanquirrojos pasaba por impedir la fluidez de un oponente nervioso y con pocas ideas ante la fiabilidad defensiva que había enfrente. Pese a una postrera falta directa que Vada mandó al limbo, poco miedo metió un Tenerife que se mete en un lío en la tabla. Eso a esta camaleónica UD Logroñés le importa poco, va a lo suyo.

Ficha técnica

Tenerife: Ortolá; Moore, Carlos Ruiz (Pomares, min. 82), Wilson, Álex Muñoz; Shashoua, Aitor Sanz (Joselu, min. 82), Folch (Jorge, min. 60), Nono (Bermejo, min. 66); Jacobo (Vada, min. 60) y Fran Sol.

UD Logroñés: Santamaría; Iago López, Gorka, Bobadilla, Clemente, Iñaki; Olaetxea (Medina, min. 87), Sierra (Errasti, min. 74), Andy; Roni (Siddiki, min. 74) y Leo Ruiz (Bogusz, min. 60).

Gol: 0-1, min. 31: Roni.

Árbitro: Gorja Sagués Oscoz (Comité vasco). Amonestó a Folch (min. 47) y Moore (min. 61), por el Tenerife, y a Olaetxea (min. 27), Leo Ruiz (min. 53), Sierra (min. 59) y Andy (min. 71), por la UD Logroñés.

Foto: CD Tenerife

|||

A favor 5 En contra 0

0 comentarios
Semana de la Ciencia online URBlack Friday Comercio25N Violencia Género PodemosCSIF Formación
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí