Rioja2

Lunes 26 de Octubre de 2020Actualizado 22:21

COVID Responde
Reactivación económica
El 15 de octubre de 2020

Tiempo de lectura: 01:42
|||

Incertidumbre ante Todos los Santos: "las floristerías hemos gastado 10.000 euros de material que puede ir a la basura"

Reclaman una previsión para conocer cómo va a ser la festividad aunque lamentan que "ya es tarde".

Mercado de las flores

Rioja2

Las floristerías de La Rioja se enfrentan en quince días a una campaña de Todos los Santos clave para la continuidad de muchos negocios. En años normales, esta festividad supone el 60 por ciento de las ganancias de todo el año y sirve para mantenerse hasta la campaña de San Valentín, en febrero. 

Incertidumbre entre los floristeros y los clientes, que no saben cómo será la apertura de los cementerios debido a la pandemia. Desde la asociación de floristeros de la FER, Pedro Cubero defiende que el cierre sería "ilógico porque son lugares abiertos en los que se puede regular el aforo fácilmente".

Sin embargo, los clientes están retrasando sus pedidos. Pedro Cubero suele cerrar sus encargos en floristería Canoe entre el 20 y el 21 de octubre con unos 300 pedidos, pero este años hasta el 15 de octubre solo lleva seis. "Los clientes nos dicen que "¿y si encargo un centro y cierran el pueblo?", dice este floristero

Por eso, reclaman previsión y un plan específico que, asegura, ya está puesto en marcha en Navarra, Álava o Zaragoza, aunque lamenta que "ya es tarde". Desde la FER, han pedido al Ayuntamiento de Logroño que amplíe los horarios del cementerio y han presentado un plan de actuación para entregar los encargos de manera escalonada pero, ante esta incertidumbre, "la gente va a venir al final". 

Mientras, en las floristerías todo el material ya está a punto de llegar porque los proveedores cerraron sus listas de compra el 13 de octubre. "Además, tras las pérdidas de marzo, ahora tenemos que pagarles por adelantado. Las floristerías hemos comprado unos 10.000 euros de material que puede ir a la basura", advierte Pedro Cubero.

Ya ocurrió en marzo cuando el decreto del estado de alarma pilló los almacenes de las floristerías con material para la Semana Santa y para bodas que se cancelaron. Por ello, reclaman ayudas específicas para su sector de la misma manera que las hay para los viveristas. 

La campaña de Todos los Santos es solo la punta del iceberg de un sector que está sufriendo gravemente los efectos de esta crisis: "si no hay celebraciones, ¿quién compra flores?", lamenta el presidente de los floristeros, que prevé que entre el 60 y el 70 por ciento de estos comercios cerrarán.

|||

A favor 4 En contra 3

USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí