Miércoles 8 de Febrero de 2023Actualizado 18:16

El 1 de mayo de 2020

Tiempo de lectura: 01:34
|||

Los estudiantes Erasmus buscan respuestas mientras siguen pagando sus alquileres

Clara cogió su maletas sin saber cuando volvería a Italia, donde ahora sigue pagando un piso con un muchas de sus pertenencias.

Maletas

Rioja2

La pandemia del coronavirus ha transformado la educación a todos los niveles. Cada situación es compleja y los estudiantes Erasmus se sienten olvidados, mientras pagan sus alquileres en otro país al que no saben si volverán. 

Es el caso de Clara Casero, una murillense de 22 años que estudiaba el doble grado de Turismo y Publicidad y Relaciones Públicas en Ferrara, en Italia. Esta joven decidió volver a España rápidamente cuando el gobierno italiano endureció las medidas de confinamiento y las compañías aéreas comenzaron a cancelar vuelos. 

"Fue todo muy rápido y pude regresar a España el día 9 después de que me cancelasen tres vuelos", recuerda Clara Casero mientras espera recuperar el coste de esos billetes cancelados, entre otras muchas preocupaciones.

Esta estudiante sigue las clases telemáticas en su universidad italiana y, aunque al principio esperaba volver a hacer los exámenes, ya sabe que serán orales y a través de Skype. 

Clara y muchos compañeros Erasmus no sabe cuando volverá a Italia. Mientras, sigue pagando el alquiler y las facturas de su piso allí porque no hay regulación y cada propietario regula su situación. "Tampoco podemos poner fin a los contratos ya que nuestras pertenencias sigue allí", explica, "desde dispositivos electrónicos hasta documentación personal, además de papeles de la universidad, becas... y libros y apuntes que perderemos si no llegamos para recogerlos antes de que acaban nuestros contratos de alquiler".

Sus alquileres terminarán en junio antes de que ellos puedan volver a recoger sus cosas, también "acabará nuestro acuerdo de estudios dejándonos así sin una justificación para entrar en el pais sin ser considerados turistas". 

Temen contratar una empresa de mudanzas, "no solo por su elevado coste", por la dificultad de gestionarlo desde España: "tendríamos que depender de los propietarios para los accesos y para que empaquetan estos objetos personales".

Mientas las embajadas, consulados y universidades no les tienen en cuenta, los estudiantes Erasmus buscan respuestas: "no hay ninguna regulación que nos contemble". Aunque no quieren soluciones inmediatas, reclaman que se valore su situación.

|||

A favor 2 En contra 0

Sanidad PúblicaADER Febrero 23