Domingo 26 de Septiembre de 2021Actualizado 17:26

El 21 de marzo de 2020

Tiempo de lectura: 05:16
|||

El Gobierno blinda las residencias y pone en marcha un centro de convalecencia en el CRMF de Lardero

Salud advierte contra la relajación de las medidas: los efectos no se verán hasta dentro de ocho o diez días.

sara alba, enrique ramalle, alberto lafuente

Rioja2

La consejera de Salud, Sara Alba; el director general de Salud Pública, Enrique Ramalle, y el director del Área de Salud de La Rioja, Alberto Lafuente, han informado este sábado en rueda de prensa sobre los últimos datos de incidencia del COVID-19 en nuestra comunidad autónoma.

La consejera ha destacado que el día de hoy, en el que se han registrado 67 nuevos positivos (hasta un total de 564) y ocho fallecidos, hasta un total de 15 "es el más duro en La Rioja desde que comenzó la pandemia". "Todo el equipo de la Consejería, del Gobierno de La Rioja y estoy segura de que todos los riojanos lamentamos profundamente todos los fallecidos que está provocando esta pandemia y nos podemos en la piel de cada una de las personas que están detrás de los 564 casos positivos confirmados", ha manifestado Alba.

Pero ha querido insistir de nuevo en que "ni estas cifras, ni ninguna de las que tengamos que contar deben hacer que como sociedad, como ciudadanos y como sistema público de salud caigamos en el desánimo". "Al COVID-19 lo venceremos entre todos, con la colaboración de todos y protegiendo de manera prioritaria a los colectivos más vulnerables", ha asegurado la consejera.

La Consejería ha puesto en marcha un plan de choque para dar un paso más en la lucha contra esta epidemia con tres ejes de actuación:

En primer lugar se ha dispuesto el "blindaje" de los centros sociosanitarios de La Rioja cuyos usuarios pernoctan en los propios centros con diversas medidas.

Se prohíben las visitas a residentes y salidas de los residentes del centro salvo criterios de máxima necesidad que determinarán los profesionales médicos, y se establece la provisión de todos los cuidados sanitarios posibles en los propios centros.

También se extremará la vigilancia de posibles síntomas en los trabajadores, a los que se incluye entre los colectivos prioritarios para pruebas diagnósticas (PCR). Se insistirá en la desinfección y limpieza, así como en el "uso racional" de los equipos de protección individual.Y se establece, finalmente, un protocolo de notificación diaria de la situación en cada caso.

Ramalle ha detallado que se han enviado instrucciones específicas a las residencias para "organizar" por sectores a los residentes, en función de su estado clínico: personas sin síntomas, personas con síntomas sin confirmar y casos confirmados. "Es básico mantener lo más aislados posibles estos centros", ha indicado.

"Los centros están atendiendo de manera impecable a los mayores, y con este nuevo plan que refuerza la atención sanitaria desde nuestros servicios eso va a venir infinitamente más reforzado", ha destacado la consejera, por su parte, pidiendo "tranquilidad" a las familias "aunque sé que es infinitamente difícil, pero es importante que dejemos trabajar con confianza a todo el sistema, porque lo estamos haciendo de la mejor manera que las circunstancias nos permiten".

La segunda medida adoptada por el Ejecutivo es la puesta en marcha un centro intermedio de convalecencia en el CRMF de Lardero, con hasta 100 plazas, que estarán en disposición de acoger pacientes desde el lunes. En estas instalaciones, las personas que hayan recibido el alta clínica por la enfermedad y permanezcan asintomáticas, podrán mantener el imprescindible aislamiento y cumplimiento de la cuarentena hasta finalizar su completa curación.

Y en tercer lugar, se dispondrá un plan de apoyo psicológico para los profesionales sanitarios y los ciudadanos. Los ciudadanos pueden llamar al teléfono de información de Salud Responde 941 29 83 33 donde, en función de la situación que presenten, se hará un primer valoración y se dirigirá a la persona a una entidad colaboradora en función del problema que manifieste. 

Las entidades colaboradoras de esta iniciativa y que prestarán ayuda psicológica a los ciudadanos son: el Colegio Oficial de Psicólogos, Psico 360, el Teléfono de la Esperanza, Proyecto Hombre, Cruz Roja, Centro Diocesano de Escucha, Federación de Voluntariado y Cáritas La Rioja. Esta es una iniciativa abierta a la colaboración de otras entidades de cara al futuro.

Para los profesionales sanitarios, se ha habilitado una consulta de ayuda psicológica en el CIBIR.

La epidemia, como una mancha de aceite

"Haremos todo lo que esté en nuestra mano", ha recalcado la consejera, agradeciendo la labor de los profesionales y colectivos que se están "volcando" en detener el avance del coronavirus, una enfermedad "que tan duro nos ha azotado hoy en La Rioja".

Por su parte, Ramalle ha señalado que se está trabajando en aquellos lugares donde hay focos de contagio, pero ha descartado señalar casos concretos, dada la actual situación de transmisión comunitaria de la enfermedad. Ha explicado que la epidemia se extiende al igual que una mancha de aceite, y ha querido distinguir lo que corresponde hacer a la sanidad y lo que corresponde a los ciudadanos.

"El sistema sanitario está detectando, diagnosticando, aislando y tratando rápidamente, y además acompañando al personal, a pacientes y familiares. Déjennos hacerlo. Lo que puede hacer la población es quedarse en casa, lavarse las manos, mantener la distancia social y desinfectar los sitios que se tocan con las manos", ha detallado.

Los responsables de Salud han querido lanzar un mensaje de ánimo, pero contra la relajación en las medidas de prevención de quedarse en casa, aislarse de cualquier contacto y mantener una continua higiene de manos, objetos y superficies. Se requerirá todavía "una semana o diez días" para ver cómo se comporta la epidemia, han señalado, puntualizando que el cambio de tendencia no será brusco, sino más bie de ralentización de los nuevos casos.

Nuevo centro de diagnóstico móvil

El director del Área de Salud de La Rioja ha informado de que a partir de las 12 horas de este sábado se ha puesto en funcionamiento en el parking del CIBIR el centro de diagnóstico móvil que va a reforzar el diagnóstico de casos de COVID-19. En un primer momento, ya había 35 derivaciones de la atención primaria para la realización de las pruebas.

Alberto Lafuente ha explicado que, si bien actualmente se están haciendo unas 80-100 pruebas diarias, este dispositivo permitirá duplicar la cifra. Se está estudiando la posibilidad de incorporar otro dispositivo móvil para hacer la toma de muestras en otras zonas de la región.

Eso sí, para acceder a este recurso será imprescindible ser atendido por el médico de familia previamente que, en caso de estimar oportuno que se realice la prueba por los síntomas del paciente, derivará al mismo a este recurso, al que se puede acceder desde el propio vehículo.

En lo que respecta a los equipos de protección individual, la consejera ha destacado que ya se han distribuido a los diferentes centros.

Sara Alba y Enrique Ramalle han querido concluir la comparecencia de este sábado incidiendo en las ideas clave que pueden frenar los contagios: quedarse en casa, mantener la distancia social e insistir en la higiene de manos, espacios y objetos que tocamos a diario.

"Nos tenemos que quedar en casa. Los nuestros se tienen que quedar en casa. Quedarse en casa y mantener las medidas de distancia social son la mejor manera para frenar y cortar definitivamente esta pandemia. Yo sé que los riojanos y riojanas estamos a la altura de las circunstancias y nos vamos a quedar en casa", ha manifestado la consejera. 

 

 

 

|||

A favor 6 En contra 2

AresolTransporte públicoPractica DeporteEdadismo
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí