Viernes 21 de Enero de 2022Actualizado 22:57

El 19 de diciembre de 2019

Tiempo de lectura: 02:23
|||

La muestra 'Foto Palacios, Crónica de un claroscuro' abre sus puertas

Recoge el cambio social, cultural, político o urbanístico de Logroño desde 1940

Rioja2

La Sala de Exposiciones del Ayuntamiento de Logroño abre este viernes a las 11.00 la muestra 'Foto Palacios. Crónica de un claroscuro', que recoge fotografías entre 1940 y 2019 que ilustran cómo ha cambiado la ciudad de Logroño en todos los ámbitos: político, religioso, económico, social, urbanístico...

La exposición podrá visitarse hasta el próximo 1 de marzo de 2020 y constituye la décima en la serie Fotógrafos de Logroño. Con este motivo se ha diseñado una exposición dentro de esta muestra que recoge una obra de cada uno de los nueve autores anteriores: Teo Martínez, Alberto Muro, Esteban Chapresto, Víctor Lorza, Los Garay, Loyola, Antonio López Osés, Jalón Ángel y Jesús Casado. En la inauguración se espera contar con Teo Martínez y con descendientes de algunos de los otros autores.

En la muestra se pueden encontrar novedades desconocidas y de gran interés como una película de 1936 que recoge la quema de conventos, o el asalto a la sede de Acción Riojana. También se incluyen fotografías de escuadrillas en Recajo con la tricolor en el distintivo de cola, o de Franco jugando al golf.

Emilio Palacios (Burgos 1913 - Logroño 1987) fue fundador de una saga de fotógrafos, que empezó denominándose Foto Palacios y que todavía hoy Ignacio, nieto del fundador, sigue utilizando como nombre comercial. Eso sí, en inglés ya que trabaja en Australia: Ignacio Palacios - Travel photography-. La práctica totalidad de sus hijos trabajaron en el estudio del padre, con mayor o menor implicación, siendo Salvador, el menor de los varones, el que recogió el testigo del padre, ampliando horizontes comerciales en la ciudad de Logroño. Mercedes, la más joven de los hermanos, se trasladó a Vigo abriendo otro estudio bajo la misma designación de Foto Palacios.

Emilio compatibilizaba su trabajo en Obras Públicas con la práctica de la fotografía profesional, realizando reportajes de diversas temáticas en formato de 35mm con su Leica III de óptica intercambiable. Según la organización de la muestra, Palacios "fotografía de una manera desprendida, casi sin querer, como pasando por allí, dejando hablar a la cámara, manteniéndose en un cómodo segundo plano. De esta manera establece relatos de temas diferenciados en lo temático pero unidos en lo formal. Aunque que el grueso de su trabajo va ligado las obras públicas, nos encontramos también procesiones, desfiles, accidentes, comuniones, viandantes y todo aquello digno de fotografiarse".

En 1940, y por un espacio de siete años trabaja para la revista Eco, y seguramente por su profesión ligada a la obras públicas fotografió una ciudad que empezaba a desarrollarse tímidamente en su urbanismo. Al indudable valor del reportaje urbanístico, hay que unir el que realizó en 1945 con motivo del conjunto de actividades religiosas en torno a las acciones desarrolladas por veintiocho misioneros jesuitas llegados a Logroño.

Otro completo reportaje reseñable en su obra es el que recoge el incendio y reconstrucción de la fábrica de tabacos de Logroño, realizado entre 1944, fecha del incendio, y 1945 fecha de las obras de reforma.

A partir del año 1943, Emilio Palacios acomete la tarea de fotografiar los grupos escolares del colegio de Valvanera de los Hermanos Maristas, en el que estudian sus hijos.

 

|||

A favor 1 En contra 0

0 comentarios
Logroño Deporte otoño 21 pequeñoTeatro Bretón 22 eneroAyto Bretón PlateaPP Creemos en un futuro en libertadSDL Campaña socios enero 22
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí