Rioja2

Lunes 11 de Noviembre de 2019Actualizado 19:16

Adrenaline Webads
El 10 de noviembre de 2019

Tiempo de lectura: 03:46
|||

La defensa permite el progreso del Rioja Vega

Tercera victoria de los riojanos a costa de Zornotza por 59-52.

Rioja Vega vs Zornotza

Rioja2

Tres victorias -todas en el Palacio- y seis derrotas. No son buenos números para un Rioja Vega que al menos exhibe músculo. No le queda otra. En ataque le cuesta mucho (brazo encogido, falta de confianza, malas decisiones…) pese a la predisposición por no apostarlo todo a la energía, al ritmo, a la velocidad. Hay más pausa, quizá para tratar de evitar pérdidas, para mascar los ataques. Con esa dinámica la única manera de competir pasa por asegurar marcadores bajos, como el de este domingo ante Zornotza: 111 puntos entre los dos equipos. El 59-52 no fue para tirar cohetes, no hubo brillo… pero en estos momentos a los riojanos les debe dar igual. Necesitan mejorar su balance. El camino escogido parece el correcto. Veremos si hay continuidad.

La falta de victorias provoca que el Rioja Vega tenga que centrarse. El primer paso es afinar su trabajo defensivo. Desde ahí el cuadro riojano podrá crecer. Hace dos semanas, aunque fuera hasta el descanso, ya evidenció que por ese camino se pueden lograr cosas. En Pamplona, en la pasada jornada ocurrió algo parecido. Pero a este equipo le falta regularidad, aunar la capacidad necesaria para estar durante 40 minutos a un nivel óptimo, pese a algún que otro altibajo. El problema llega cuando se bloquea en ataque cuando no salen las cosas cuanto tenga proteger su aro.

Por todo ello, el renovado Rioja Vega, ya con Portález y Marín en sus filas, se puso el mono de trabajo. Un sólo rebote ofensivo permitido en 20 minutos. El trabajo por hacerse fuerte fue inmenso. No permitió a Zornotza jugar por dentro, 13 lanzamientos hasta el ecuador del choque, y tampoco concedió licencias desde el triple (2 de 15 en contra en los dos cuartos iniciales). Los locales tapaban cualquier línea de pase, se cerraban, ayudaban, salían, eran agresivos y pegajosos.

Claro que con sólo la defensa no se gana, aunque ayuda. En ataque no se volvió loco, apostando por la facilidad para no complicar la situación. Reparto de responsabilidades y máxima intensidad y concentración para gozar de una segunda oportunidad (a veces salía y otras no). Álvarez lideraba a los suyos con el 4-0. Pero donde de verdad estaba la contienda era en la otra parte de la pista. Mikel Garitaonandia no le veía nada claro. En el primer cuarto utilizó a sus once hombres. Algo no carburaba en los vascos. La culpa había que echársela a la solidaridad mostrada por los componentes del Rioja Vega. El 14-6 a los 6 minutos era sintomático.

Portález aportaba lo que se le pide. Liderazgo por dentro. No necesita sumar canastas, lo suyo es ponerse el traje de faena y complicar a los adversarios. Contagiarse a sus compañeros. El 20-11 a la conclusión del primer cuarto daba paso a un 0-5 de Zornotza que daba un punto más a su aspecto defensivo. Pero Bieshaar, con dos triples, dejaba a los logroñeses con ventaja 26-16 pese a que el enfrentamiento acumulaba menos brillo y más imprecisiones. Reaccionaba el boque visitante con un 0-7 que obligaba a Jenaro Díaz a frenar el ritmo rival con el 28-25. Restaban 3 minutos y 10 segundos en los que el Rioja Vega recuperó la agresividad defensiva para no permitir anotar a Zornotza que se iba al descanso con la máxima de los anfitriones, 36-25.

El paso por los vestuarios estaba siendo catastrófico en algunas citas así que había una cuenta pendiente por saber cómo iba a funcionar la mentalidad del Rioja Vega. Volvió a implicarse en la defensa porque en ataque costaba. Álvarez daba crédito a los suyos, 38-28. Zornotza estaba negado, fallaba un montón. De haber contado con algo de continuidad el equipo local hubiera casi sentenciado. Con el 38-32 pudo haber dudas, pero de nuevo Álvarez, con un triple, rescataba para escaparse, 43-32. Intercambio de acciones para enfilar el último cuarto con 9 puntos de ventaja, 50-41, para un conjunto riojano que no debía tener miedo a ganar.

El caso es que para ver una canasta en juego hubo que esperar casi 4 minutos –en el caso de los riojanos hasta pasados los 7 minutos-. Dinámica que favorecía a los que iban por delante. Sin embargo, un parcial de 0-5, 53-48, dio alas a Zornotza con la mitad del cuarto por delante. La tensión era evidente. Sumar un punto costaba sudor, sangre y lágrimas. De una pérdida del equipo vasco Jordá encarrilaba el duelo, 55-49. Ambos conjuntos continuaban lamentando acciones en ataque, algunas por precipitaciones, otras por malas decisiones en los tiros.

Faltaban 63 segundos y el Rioja Vega podía ‘matar’ el partido. Manchón coge la directa, penetración y canasta, 57-49. Johnston se inventaba un triple con 40 segundos aún por jugar. Pérdida local y bola para Zornotza con 27 segundos y 57-52 en el electrónico. Frías se hace un lío ante Justice y da medio encuentro a los riojanos, que lo certificó con la acción final de Bieshaar, 59-52, para frenar la sangría de derrotas, tres seguidas, y mirar con optimismo el presente más cercano siempre y cuando la actitud defensiva se encuentre al nivel exhibido en el Palacio este domingo.

Ficha técnica

Bodegas Rioja Vega: Manchón (8), Justice (9), Álvarez (12), Alderete (4) y Bieshaar (13), cinco inicial, Portález (5), Paukste (2), López (4), Marín, Jordá (2) y De Pablo.

Zornotza Saskibaloi Taldea : Aldecoa, Olivier (12), Johnston (10), Mendía (7) y Sakhniuk (8), cinco inicial, Mikel (5), Frías (8), Plaisance, Konate (2) y Estalayo y Martínez.

Parciales: 20-11, 16-14 (36-25 al descanso), 14-16 (50-41) y 9-11 (59-52 al final).

Árbitros: Daniel Cervantes Fernández y Carlos Gallego Rodríguez. Sin eliminados.

|||

A favor 0 En contra 2

0 comentarios
Teatro Bretón. Festival TeatroCurso FER Club de Marketing
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí