Lunes 30 de Enero de 2023Actualizado 19:29

El 18 de octubre de 2019

Tiempo de lectura: 03:34
|||

El León controla el ritmo y se lleva el triunfo

Derrota del BM Logroño por 34-31 ante un rival directo en las aspiraciones europeas.

Kukic, jugando contra el León

Rioja2

El BM Logroño aún no está en condiciones de hacer frente a sus supuestos rivales directos. Lo evidenció en Cuenca y lo constató en León. Los de Manolo Cadenas apuestan por la defensa y el contragolpe. En estático cuentan con recursos, pero la continuidad la encuentran desde una intensa actitud defensiva. Mientras que los franjivinos están constatando que carecen de regularidad en ambos lados de la pista. Frente al cuadro leonés unos minutos de descontrol, el último tercio de la primera mitad, resultaron claves para entender el triunfo de los locales. Las pérdidas y los consiguientes goles rápidos obligaron a los logroñeses a ir a remolque, con una diferencia de entre 4 y 5 goles, durante un segundo acto muy condicionado donde los de Velasco no encontraron su sitio para acabar claudicando 34-31.

El BM Logroño comenzó concentrado, imponiendo el ritmo que mejor le convenía. Favoreció quizá que en cinco minutos el Ademar ya había desperdiciado dos siete metros (parada de Sergey y lanzamiento al larguero). El caso es que los franjivinos tomaban la delantera, aunque fuera por la mínima. Kukic movía la bola de un lado a otro hasta encontrar la mejor opción y si tenía que finalizar, lo hacía. Así se entendía el 3-5 a los diez minutos gracias al acierto de Sergey bajo palos y el 4-6 posterior.

Pero vino un primer cortocircuito ofensivo con la exclusión de Ligetvari. Los de Manolo Cadenas podían correr y con un parcial de 3-0 le dieron la vuelta al marcador. Había perdido la iniciativa el cuadro franjivino, se había descentrado, había acumulado pérdidas y León mostraba sus virtudes. Si a ello se le empezaba a sumar David Fernández -6 goles al descanso- el rumbo del partido ha estaba cambiando. Y más que lo haría después. Se contuvo el bloque de Velasco y aguantó el tirón de los locales intercambiando tantos hasta el 10-9.

Entonces el segoviano renovó la dirección del juego y también fue modificando la defensa. Por ahí vino el agujero. Entre que Garciandia encadenó malas decisiones en ataque y que cada pérdida era una transición rápida que aumentaba el marcador para los anfitriones, el duelo se fue decantando. Gonzalo Pérez emergía en ese juego rápido, pero es que Lucin aportaba ante una defensa más abierta en la que Edu Cadarso se convertía en la sombra de David Fernández.

Ademar se escapaba 16-11 tras un gol de Merchán y aunque Balenciaga y Edu Cadarso reaccionaban, Lucin y el pivote evidenciaban que el agitado ataque de los riojanos propiciaba fallos que penalizaban a un BM Logroño que había perdido un poco el norte. Llegaba el descanso, 19-14, y había tiempo para reconducir la situación, aunque se necesitaba recuperar la regularidad. Tras la reanudación, el BM Logroño ajustó sus piezas para evitar que los leoneses corrieran. En esa dinámica se podía pensar en remontar, aunque costaba mucho reducir la renta. En el intercambio salía favorecido el conjunto local, que no fajaba en sus intenciones con el 23-18.

Parecía que con el 24-22 todo podía ocurrir, ya que Sergey le había detenido instantes antes un siete metros a Gonzalo Pérez. Sin embargo, una exclusión de Kusan -fueron prácticamente dos consecutivos- dieron alas a León para volver a poner tierra de por medio gracias al acierto de Feuchmann desde el punto de penalti y a la presencia de Patotski bajo palos que, con varias paradas -una contra a Sánchez-Migallón, por ejemplo- complicaban la situación con algo más de diez minutos por delante, 29-24.

Sin acierto, con las prisas ante lo poco que quedaba y yendo por debajo en el marcador sólo un milagro podía evitar la derrota. El BM Logroño subía su línea defensiva, pero Patotski estaba inspirado (7 paradas y 402%) y el cuadro franjivino asumía que se iba a marchar de León de vacío. Maquilló el resultado, 34-31, y alimenta las dudas cuando se ha tenido que enfrentar a rivales directos. Si ya cediera ante Cuenca, y con cierto estrépito, repite contra un León que quiere recuperar el lugar que le arrebató la temporada pasada Bidasoa. Por su parte, los riojanos deberán encontrar la intensidad defensiva durante los 60 minutos para poder hacer frente a los aspirantes. El siguiente en llegar será el Barcelona al Palacio.

Ficha técnica

Abanca Ademar León: Slavic (p), Lucin (6), Marchán (6), Jaime Fernández, David Fernández (8), Feuchtmann (4p) y Mario López (3), siete inicial, Juanjo (2), Carou (2), Carrillo (1), Pérez (2), Martínez Camí y Patotski (p)

BM Logroñño: Sergey (p), Hackbarth (4), Garciandia (4), Ligetvari (2), Sánchez-Migallón (1), Kukic (6) y Dapiran (4, 1p), siete inicial, Moreira (4), Balenciaga (3), Kusan (1), Junior Scott (1) y Edu Cadarso (1).

Parciales cada 5 minutos: 1-1, 3-5, 7-6, 10-9, 15-11, 19-14 (descanso), 22-18, 24-21, 26-23, 29-24, 33-27 y 34-31 (final).

Árbitros: José Manuel Iniesta Castillo y Alberto García Rodríguez. Excluyeron a los locales Feuchtmann (min. 9), Lucin (min. 39) y David Fernández (min. 59) y a los visitantes Ligetvari (min. 13) y Kusan (mins. 44 y 49).

Foto: BM Logroñ

|||

A favor 1 En contra 0

0 comentarios
Producto riojanoVoces de la LenguaCSIF educación 2PP Por un buen gobiernoSanidad PúblicaPSOE Medio Ambiente