Rioja2

Jueves 17 de Octubre de 2019Actualizado 11:35

GLC SUV
El 12 de octubre de 2019

Tiempo de lectura: 03:41
|||

Con el piloto automático

La UDL golea al Arenas (4-0) para coliderar el grupo.

UDL, fútbol, partido

Rioja2

Mirando hacia arriba. Encadenando triunfos (5), manteniendo la portería a cero (4)… esta UDL ha puesto el piloto automático. Está de dulce. No necesita gustarse demasiado, cuajar un gran partido para golear, para llevarse por encima al rival, en este caso el colista Arenas. Un 4-0 relativamente fácil. Como sin querer. No hubo que destapar el tarro de las esencias para ganar. Eso sí, este equipo ha aumentado su solidez.

Todo parte de la cocina, de la medular, donde el cuadro blanquirrojo fragua las cosas. Errasti, hasta en un día normal, es fundamental. Rompe al rival y hace mejores a sus compañeros. Olaetxea ha explotado esta campaña, con más libertad, con más presencia, con más llegada, con más gol. Rubén Martínez siempre aporta, no defrauda. Pero si el centro del campo tiene su relevancia, la parcela defensiva ha adquirido ese punto necesario para consolidarse desde la regularidad. Gorka regresaba al once y lo hizo sin acusar la falta de ritmo. Caneda está hecho un juvenil, mientras que Iago López e Iñaki dan firmeza. Para completar la faena, Ñoño da desborde, mientras que Ander Vitoria es una amenaza pese que en los últimos dos encuentros haya tenido que realizar un trabajo que no se ve, de menos lucidez.

La UDL está enchufada. Lo dicen los resultados y también las sensaciones. El Arenas, de partida, llegó a Las Gaunas con la idea de dominar, de arrebatarle la pelota al cuadro logroñés. Este hecho no amilanó a un bloque versátil y capacitado para ir dándole la vuelta como así sucedió durante una primera mitad en la que no pasaba nada en los primeros compases. Fue cuando Errasti, Andy y Olaetxea conectaron cuando los de Sergio Rodríguez empezaron a mostrar algunas de sus virtudes con el cuero de por medio. Cierto que faltaba que Ñoño percutiera por su perfil o que Ander Vitoria gozara de remates, pero se intuía mejoría con el discurrir del partido.

Caneda, tras una falta lateral que lanzó Iñaki, daba el primer aviso al que respondía con acierto Aulestia.  Acto seguido no podría hacer nada ante el jugadón que se marcó el calagurritano en la esquina, caño incluido, para ceder a Ñoño que, por bajo, permitía el triunfo parcial para los suyos. A partir de ese momento, se comprobó que si se juega con velocidad y ritmo, al Arenas le iba a costar. Así fue. Ñoño intentaría una de esas diagonales que tanto le gustan para luego armar el tiro con la derecha. Frau se puso entre medias y a poco genera el 2-0. La pelota tocaba el poste por fuera. Tendría Andy el gol con un remate franco en un saque de esquina. Parecía cuestión de tiempo. Olaetxea, en buena combinación con Ander Vitoria, también tuvo la suya, pero otro defensor se interpuso en la trayectoria.

En el arranque de la segunda mitad vinieron las dudas. La UDL no salía de su campo. No es que el Leioa estuviera brillando, pero estaba aprovechando sus opciones con varias faltas y saques de esquina, aunque previamente Vidal ya había amenazado con un remate en el área pequeña y Zarzo probó a Miño tras un rechace de un córner. Pero este conjunto tiene recursos para resolver la papeleta cuando más se complica la situación. De ahí que, pese a las imprecisiones y a que el equipo se rompía por momentos, Ñoño ampliaba la renta picando la bola marcando, además el gol 500 de la UDL. Tranquilidad en el marcador porque en el campo el paso por los vestuarios no le había sentado bien al bloque blanquirrojo. El Arenas porfiaba, no bajaba los brazos y continuaba incomodando. Pero el fútbol tiene la máxima del gol y la UDL está con luz. Córner y Olaetxea, tras controlar, sentencia el partido pasada la hora.

Sergio Rodríguez entendió que era el momento de dar minutos a Roni, Ousama -bullicioso, participativo, pero no siempre acertado en sus decisiones- y para ver debutar a Sierra. Un futbolista que se ganó la confianza del cuerpo técnico y que este sábado tuvo su recompensa. En lo colectivo, hubo opciones de ampliar la goleada. El poste, después de un tiro de Roni, y la falta para concretar -Rubén Martínez rozó el tanto un par de veces- impedían aumentar la diferencia hasta que Andy, desde el punto de penalti, festejaba el triunfo en la última acción de la tarde.

Ficha técnica

UD Logroñés: Miño; Iago López, Caneda, Gorka, Iñaki; Rubén Martínez, Andy, Errasti (Sierra, min. 82), Ñoño (Ousama, min. 76); Olaetxea y Ander Vitoria.

Arenas de Getxo: Aulestia; Ibarbia, Frau, Kaiser, Borg (Vidal, min. 46); Ian Uranga, Matador; Parra (Marcos, min. 71), Zarzo (Ramos, min. 58), Arnaez; y Etxaniz.

Goles: 1-0, min. 23: Ñoño. 2-0, min. 55: Ñoño. 3-0, min. 65: Olaetxea. 4-0, min. 93: Andy, de penalti.

Árbitro: Daniel Sánchez Meneses (Comité Madrileño). Expulsó con roja directa a Matador (min. 80). Amonestó a los locales Errasti (min. 46) y Rubén Martínez (min. 69) y al visitante Ian Uranga (min. 20), Carrio (min. 81), en el banquillo, y Frau (min. 92).

Foto: UD Logroñés

|||

A favor 3 En contra 0

0 comentarios
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí