Jueves 28 de Octubre de 2021Actualizado 10:56

El 1 de mayo de 2019

Tiempo de lectura: 00:57
|||

Emotivo y reivindicativo 40 aniversario de La Barranca

En este cementerio civil yacen los cuerpos de 406 personas asesinadas por el franquismo. 

EP

El cementerio civil de 'La Barranca' en Lardero ha acogido un emotivo y reivindicativo acto para conmemorar el 40 aniversario de este memorial, en el que yacen los cuerpos de 406 personas asesinadas por el franquismo.

Han intervenido el presidente de la Asociación 'La Barranca', Ricardo Blanco, un representante de la CNT, Simón Terroba, los secretarios generales de UGT y CCOO, Jesús Izquierdo y Jorge Ruano, respectivamente, así como Rosa Vázquez, de la asociación La Barranca, que ha leído el comunicado.

También ha tomado la palabra la hija de un fusilado, cuando ella tenía dos años, finalizando el acto con dos canciones interpretadas por el cantautor, Paco Marín, y con todos los presentes cantando 'La Internacional', si bien antes un jotero ha entonado un tema dedicado a un cabrero asesinado en la sierra riojana de Alcarama.

"Verdad, justicia, reparación y no repetición" de estos hechos han sido varias de las reclamaciones lanzadas por quienes han participado en el acto, en el que también ha querido "dignificar" a los fusilados por el régimen franquista, así como a sus familias. Asimismo, se ha destacado la labor desarrollada por el Gobierno de La Rioja, con la creación, está legislatura, del Consejo Asesor de la Memoria Histórica, mientras se ha criticado que el Ayuntamiento de Logroño "incumple la Ley de Memoria Histórica".

|||

A favor 1 En contra 5

2 comentarios

#2
Somnífero de 1ª02/05/2019 07:40h

Cuando me despierte termino de leerlo

A favor 3 En contra 1 Denunciar

#1
01/05/2019 14:15h

OCLOCRACIA Aunque conocido, el término es poco utilizado. Alguien lo ha vuelto a poner en candelero. La oclocracia es la degeneración de la democracia. Esta representa los intereses del pueblo. Aquella, los del populacho ebrio de poder que manipula y enfrenta. Un escrache es un fenómeno protagonizado por oclócratas. Las diadas de los últimos años son manifestaciones de esta laya impulsadas por la banda que hoy se sienta en el banquillo de los acusados. Lean a Polibio o a Voltaire. Y entiendan que la fortuna de los ricos, según ellos, está en consonancia con un abundante suministro de pobres. Estos no dejan de ser, en suma, sino barriles de petróleo. Los círculos de indignados de la Puerta del Sol constituían muestras genuinas de movimientos oclocráticos. Al frente de los mismos, un grupo selecto de universitarios frustrados que ambicionaban alcanzar la cima gobernante. Engañaron, y en ello prosiguen con menos éxito, a todos. Decían, y manifiestan, que la voluntad popular se debe imponer, primero, en la calle y, luego, en las urnas. Los mensajeros del rencor reconducían las actitudes de los ignorantes hastiados. Entre ellos y el abismo, la grey obediente que anuncia un futuro horrendo. Desde la Secta a El País, los medios de comunicación abonan esta planta carnívora. La democracia es aceptable, afirman, cuando satisface a sus conveniencias. La explosión del golpismo se basa en este fenómeno que describieron los clásicos griegos. Cualquier acción gubernamental, parlamentaria o judicial es calificada de fraude democrático por los violentos de Junqueras y de Otegi. La decisión de la Junta Electoral Central de prohibir a Puigdemont presentarse a las elecciones europeas, excusa barata para atizar el fuego del conflicto territorial. La oclocracia encuentra en las bandas organizadas a los sembradores del mal. No importa que sean potentes empresas de comunicación, ya facciones políticas enriquecidas por los ríos revueltos de la mentira, ya mafias que se autoblanquean en el tráfico de inmigrantes ilegales. Hay que echar carbón humano a la máquina infernal del ferrocarril negrero.

A favor 6 En contra 5 Denunciar
Premios A Crear 2021CCOO IgualdadPP Sánchez presupuestos
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí