Rioja2

Martes 22 de Octubre de 2019Actualizado 22:39

Adrenaline Webads
El 21 de febrero de 2019

Tiempo de lectura: 03:49
|||

Cambia critica la falta de voluntad para implantar más zonas 30 en Logroño

Lamentan el cambio de criterio en la calle Beratúa. 

José Manuel Zúñiga Cambia Logroño

Rioja2

El concejal de Cambia Logroño en el Ayuntamiento de la ciudad, José Manuel Zúñiga, ha criticado este jueves la "falta de voluntad política" del Gobierno municipal del PP en cuanto a la implantación de las zonas de tráfico pacificado o 'zonas 30' en la capital riojana, y, especialmente, ha lamentado lo que ha considerado como "cambio de criterio" en la de la calle Beratúa y alrededores.

Como ha señalado Zúñiga en rueda de prensa, "tras el fiasco de la primera área remodelada incluida en el PMUS, el área J correspondiente al barrio de San José, ahora llega la segunda chapuza, con la reciente remodelación del área A -en la zona oeste de Logroño-, que lejos de avanzar, nos hace retroceder".

Ha apuntado que "la pacificación de una calle debe incluir tanto medidas de gestión de tráfico para lograr la reducción de la velocidad y la densidad efectiva del tráfico, así como medidas urbanísticas para la recuperación del espacio público para la ciudadanía".

Por eso, ha incidido el edil en que "una mera limitación a 30, que es lo que se hizo en el barrio San José, no constituye por sí misma una 'zona 30' y mucho menos aún, un área pacificada".

En la zona A, comprendida entre las calles Marqués de Murrieta, Gonzalo de Berceo y Carmen Medrano, "la ambición municipal parecía ir en principio un poco más allá, dando prioridad al peatón en, al menos, la calle Beratúa y la calle Valcuerna, así como realizando una serie de intervenciones en la calle Ramírez de Velasco orientadas a la mejora de la movilidad peatonal y ciclista".

Zúñiga ha recordado, con todo, que "ya en su momento, cuando el concejal de Movilidad y Tráfico nos presentó el proyecto, desde Cambia Logroño aún nos parecía poco ambicioso, ya que en vez de hacer esa zona pacificada hasta Carmen Medrano, como estaba previsto en el PMUS, se quedaba en Ramírez de Velasco".

El concejal de Cambia ha detallado que "tras finalizar las obras en verano de 2018, la señal de acceso a la zona indicaba prioridad peatonal (señal S-28), como se indicaba en el propio proyecto presentado por el Ayuntamiento para las calles Beratúa y Valcuerna, donde se proponía que fuese una zona residencial, es decir, una calle de plataforma única donde el peatón fuera lo primordial".

A ello ha sumado que el propio Ayuntamiento en su proyecto señalaba la "eliminación de los pasos de peatones ya que se trata de una zona residencial de plataforma única" y la "señalización vertical para permitir la circulación de bicicletas en los dos sentidos de circulación" dentro del proyecto.

Sin embargo, ha asegurado que "esto era totalmente contradictorio con el tratamiento realizado en la calzada", donde se ha realizado, ha dicho, "una pista asfaltada de directriz recta en unos 70 metros en la calle Beratúa sin más señalización horizontal que unas flechas de sentido de circulación".

"Total falta de criterio"

Pasados unos meses, además, "este mismo mes de febrero, y tras las roturas de varias tuberías en la zona, el Partido Popular ha decidido eliminar esta señalización de 'zona residencial', sustituyéndola por una limitación a 20kms/hora".

Una indicación, ha reseñado Zúñiga, "de cumplimiento imposible debido a las características de la calzada que, a la vez que vuelven a dar prioridad al tráfico motorizado, imposibilitan el doble sentido de circulación ciclista y relegan al peatón de nuevo a pasar por unos pasos de cebra recién pintados al efecto".

"En resumen, una total falta de criterio, potenciada con diseños contradictorios, que redunda en pérdida de espacio público para los modos de movilidad no motorizada, incluyendo a los colectivos más frágiles de personas con capacidades diferentes, personas mayores, niños y niñas", ha afirmado.

En definitiva, a juicio del concejal, "se están haciendo timidísimos avances empañados con francos retrocesos hacia la ciudad más habitable, más amable, con la que tanto se le llena la boca al Partido Popular, pero que cuando realmente toca tomar decisiones, siempre se posiciona al lado de los coches, para un paso que el Partido Popular da para adelante, damos dos para atrás".

Por eso, ha criticado que "ésta es la verdadera política del PP, no la de transformar esta ciudad y favorecer los espacios para el peatón, sino la de potenciar el uso del coche en toda la ciudad", y ha citado, como ejemplo, "los datos del incremento de 2.800 vehículos en nuestra ciudad".

"Criticamos una vez más la falta de voluntad del PP por hacer una ciudad donde se reduzca el tráfico del automóvil privado, algo que redundará en una mayor calidad del aire que respiramos, una reducción del ruido, causante del 75-80 % del ruido estratégico de la ciudad, una mayor seguridad del personal para evitar los atropellos. Una ciudad más habitable por la que desde Cambia Logroño hemos trabajado durante estos cuatro años y seguiremos haciéndolo hasta conseguirlo", ha concluido.

|||

A favor 8 En contra 1

1 comentarios

#1
ciclistaurbano21/02/2019 17:33h

Con la destrucción del Área Pacificada, no se puede hacer peor ni adrede en la ciudad para el coche. En Logroño no hay Zonas 30, solo límites de velocidad, lo cual no es lo mismo. Después de una intervención tan chapucera y a medias que hizo reventar las tuberías a lo largo y ancho de Logroño, como colofón ahora revierten las escasas mejoras introducidas en movilidad para volver a privilegiar en las calles "pacificadas" el predominio del coche. El triángulo Murrieta-Carmen Medrano-Gonzalo de Berceo era la única Area Pacificada digna de tal nombre ejecutada de las 16 previstas en el Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) de Logroño, recortando proyecto y presupuesto y como de costumbre desoyendo todas las propuestas de organizaciones sociales por la movilidad y el espacio público, de los vecinos del distrito en los presupuestos participativos que demandaban la peatonalización de Ramírez de Velasco, de los urbanistas del COAR o de quienes pedían actuaciones más ambiciosas para lograr entornos escolares más seguros. Una vez más, solo atendieron a quienes reclamaban más aparcamiento en la puerta. En una zona con centro de salud, la Cruz Roja, centros de mayores, un colegio y edificios oficiales como la Bene... en vez de conectar como un contínuo urbano la Plaza de Valcuerna con el Parque de la Cometa, ahora nos hacen regresar al urbanismo de los años 70 pensado solo para el coche. En vez de aplicar el urbanismo en supermanzanas peatonales de tráfico calmado donde el automóvil no sea protagonista, sino el invitado, han destruido la breve área pacificada para involucionar una vez más a la ciudad del motor. Ya lo hicieron en un principio con la pista de asfalto que colocaron en la calle Beratúa que en nada modificaba el carácter anterior de la calle pero que señalizaron como "calle residencial" en plataforma única. Un límite de velocidad a 20 no es por sí solo una Zona 20 o calle residencial, y poner un límite de velocidad a 30 no es una Zona 30, ni constituyen por si mismos una verdadera pacificación del tráfico. Las verdaderas Zonas 30, no las que intentan hacer pasar por ellas en Logroño, implican prioridad no motorizada, peatones y ciclistas son medios preferentes para conseguir espacios de tráfico calmado en busca de unas calles más habitables. Pero eso es algo que el atasco político y técnico municipal en Logroño, en contra de los tiempos y de planificaciones como su propio avance del Plan General Municipal, sigue obstaculizando todo lo que le sea posible. Pese a sus huecas declaraciones de intenciones, la transición hacia un espacio urbano sostenible lleva años detenida en nuestra ciudad, a pesar de los insostenibles niveles de violencia vial y atropellos que soportamos. Mientras, todas las capitales de alrededor avanzan y comienzan una segunda ronda de planes tras ejecutar actuaciones para las que los organismos técnicos aprobados que debían desarrollarlas en Logroño no han sido a día de hoy ni siquiera constituidos. No han tenido tiempo desde el año 2013. Dos legilslaturas consecutivas de estafa a la ciudadanía y en blanco para la movilidad sostenible en Logroño

A favor 5 En contra 1 Denunciar
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí