Rioja2

Viernes 22 de Noviembre de 2019Actualizado 23:15

Mercedes Clase A Q4 2019
Violencia de Género Gobierno
El 24 de enero de 2019

Tiempo de lectura: 02:47
|||

Vivir de forma autónoma con una discapacidad: 20 personas conviven en los pisos tutelados de Logroño

La alcaldesa ha visitado una de las cuatro viviendas que cede el Ayuntamiento, bajo la gestión de Plena Inclusión.

Piso tutelado Plena Inclusión

Rioja2

La alcaldesa de Logroño, Cuca Gamarra, ha visitado esta mañana uno de los pisos tutelados en los que residen personas con discapacidad intelectual. Viviendas de propiedad municipal cedidas para este fin, bajo la gestión de la entidad Plena Inclusión.

En concreto se trata de cuatro pisos -ubicados en el casco urbano muy próximos unos de otros- con un total de 20 plazas, en estos momentos ocupadas 19. Los usuarios se reparten en uno de seis plazas para mujeres y otro de seis para hombres y otros dos con capacidad para cuatro personas, uno para hombres y otro para mujeres. 

“Es un programa muy ilusionante, una oportunidad para que logroñeses con otras capacidades desarrollen un proyecto de vida autónomo y totalmente integrado en la sociedad. Este es uno de los objetivos que Logroño, una ciudad que trabaja desde hace años por ser inclusiva, se ha marcado como prioridad”.  

Plena Inclusión La Rioja presta el servicio de tutela, ofreciendo un entorno protegido en el que los usuarios puedan desarrollar un día a día con alto grado de autonomía. Sus monitores prestan un apoyo educativo y psicosocial a los residentes y les ofrecen instrumentos para el desarrollo de sus habilidades personales y sociales para esta experiencia de convivencia.

El servicio se puso en marcha en 1997 y fue nuevamente adjudicado en noviembre a Plena Inclusión por 381.000 euros, con una vigencia de tres años. Se presta a través de cinco profesionales (educador/trabajador social), uno de ellos actuando como coordinador. Ellos atienden a los usuarios las 24 horas del día, aunque habitualmente no pernoctan en los pisos, salvo situaciones excepcionales. 

El perfil de los residentes es: mayores de 18 años, con discapacidad intelectual, con autonomía personal y social suficiente para desenvolverse en la vida cotidiana, y con una situación familiar de riesgo social (por orfandad, abandono, desestructuración familiar,etc.) o que deseen alcanzar mayores cotas de autonomía. 

Como ha señalado la alcaldesa, “es un proyecto en el que creemos, por el que apostamos fuertemente desde hace años y que se ha demostrado muy eficaz para la inclusión, para la autonomía, integración y, en definitiva, la felicidad de muchas personas”.

Intervención individualizada

Este objetivo se procura a través de una intervención personal y social con cada uno de los usuarios; una intervención individualizada concretando los apoyos necesarios para el desarrollo de capacidades en las siguientes áreas: comunicación; autocuidado o cuidado personal; habilidades de vida en el hogar o domésticas; habilidades sociales e interpersonales; utilización de la comunidad o de los recursos comunitarios; autodirección y autocontrol; salud y seguridad; habilidades académicas funcionales; ocio y tiempo libre; y trabajo.

Todas las viviendas tienen establecidas una distribución equitativa de tareas, teniendo en cuenta turnos laborales y actividades de ocio de las personas que las habitan. Hay tareas diarias (cocinar, fregar....), semanales (cambiar las sábanas, limpieza, compra de alimentos...) o mensuales (compra de artículos de hogar para los cuatro pisos...)

En el detalle del funcionamiento del día a día de esos pisos, los profesionales destacan el fomento de “espacios periódicos para tratar temas comunes, en los que se expresen situaciones de la convivencia con las que no se sienten cómodos a fin de establecer soluciones consensuadas”. 

Los usuarios de este servicio no pagan cuota alguna por disponer de una plaza, aunque tienen que cubrir sus gastos de manutención, vestido y otros que ellos decidan acometer. La administración económica se lleva a cabo a través de una caja común, en la que cada mes se cubre la manutención (en función del número de comidas que cada uno realiza) y otros enseres de uso compartido.

El Ayuntamiento aporta las viviendas equipadas y cubre los gastos de comunidad además de hacer frente a obras de acondicionamiento. Plena Inclusión por su parte lleva a cabo el programa de ocio y tiempo libre, se encarga de los materiales para las limpiezas habituales y acomete pequeñas reparaciones. 

|||

A favor En contra

0 comentarios
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí