Rioja2

Miércoles 19 de Junio de 2019Actualizado 12:18

Mercedes GLA Junio
Banner Grado UR
El 8 de junio de 2018

Tiempo de lectura: 08:57
|||

Esta es la verdadera historia del Sitio de Logroño: ¿los enemigos eran franceses?

Nuestro colaborador, el historiador Eloy Bermejo, arroja algo de luz sobre quien protagonizó el Sitio de Logroño en 1521. 

batalla

Eloy Bermejo

Introducción

Escribir sobre el Sitio de Logroño, ahora que se acerca de nuevo la festividad de San Bernabé, es un proceso delicado, sobre todo porque cuando la historia cambia respecto a lo conocido por la sociedad, suelen activarse críticas que dejan atrás lo racional para concentrase en lo visceral, más aún cuando se intentan recomponer hechos históricos que afectan al sentimiento e identidad de una ciudad y a su construcción, a menudo idealizada, generadora de consensos culturales, más aún si los acontecimientos históricos tienen tintes heroicos y salvadores de la identidad colectiva.

Es por ello, que aunque los hechos históricos estén refrendados por documentos de archivo y por una investigación basada en métodos científicos rigurosos, es muy difícil que la realidad histórica se haga paso entre la identidad cultural aceptada, aunque construida en falsos históricos, o en hechos totalmente superados por la historiografía más reciente.

"Es muy difícil que la realidad histórica se haga paso entre la identidad cultural aceptada"

Para acercarnos al hecho que nos concierne, el Sitio de la ciudad de Logroño, será necesario retroceder y conocer los precedentes que llevaron a este acontecimiento, por ello, no podemos obviar lo que sucedió en el Reino de Navarra desde los años previos a su conquista por Castilla en 1512 y el desenlace en los años veinte del siglo XVI, y las diferentes posiciones entre las monarquías más potentes de esos años.

 

El contexto previo a la conquista del Reino de Navarra

Los primeros años del siglo XVI en el territorio europeo actual cuentan con la presencia de dos grandes potencias, por un lado la monarquía de Luis XII que se disponía, aunque sin ocuparlo por completo, por el actual territorio francés, y por otro lado, las Coronas de Aragón y Castilla en territorio hispánico, donde Fernando el Católico reinaba en los territorios aragoneses y regentaba las posesiones castellanas tras la muerte de Isabel la Católica.

Las primeras disputas entre ambas potencias tuvieron lugar por el control de algunos territorios de la Península italiana como el reino de Nápoles y el ducado de Milán y también en la zona del Pirineo Occidental.

En el interior del Reino de Navarra, los conflictos entre beaumonteses y agramonteses comenzados desde mediados del siglo XV aumentaban y tanto Juan como Catalina se afanaron en intentar calmar las aguas, tanto internamente como en el exterior. El clima de paz no duró demasiado, ya que en 1511-1512, la muerte de Gastón de Foix, general de Luis XII, provocó que la heredera al trono fuera Germana de Foix, esposa de Fernando el Católico, algo que suponía un ataque en su propio territorio y que provocó que el 18 de julio de 1512, Luis XII y los reyes de Navarra firmasen el tratado de Blois, por el que los navarros recuperarían las posesiones de la casa de Foix y su soberanía en el Bearn y se comprometían a lo dejar pasar por sus tierras a aquellos ejércitos que pudieran atacar a Luis XII. Esto provocó la excusa perfecta para Fernando el Católico y a través de la cual basó su estrategia de conquista.

"Si por algo se ha conocido a Fernando el Católico es por su gran capacidad política de la época"

La Conquista del Reino de Navarra

Si por algo se ha conocido a Fernando el Católico es por su gran capacidad política de la época. Un día antes de la firma del tratado de Blois, el monarca publicaba la “Suma del concierto y capitulación de entre el rey de Francia y el rey de Navarra contra la Santa Liga de la Iglesia”, un movimiento por el cual solicitaba a su aliado el Papa Julio II su beneplácito para poder invadir el reino de Navarra.

Con esta iniciativa, el 19 de julio de 1512 partía de Salvatierra de Álava el segundo duque de Alba, Fradrique Álvarez de Toledo con un total de unos diez mil hombres y el 21 de julio entraban en el reino navarro. Ese mismo día, el rey Juan de Navarra mandaba a su esposa e hijos al Bearn. El 23 de julio, el monarca no podía detener el avance de las tropas del duque de Alba y se refugiaba en la localidad de Lumbier escapando del asedio a Pamplona. El 25 de julio entraba en Pamplona y un mes más tarde, se firmaba en Calahorra el monitorio “Etsi hii qui christiani”, donde se manifestaba la prohibición de ayudar a las tropas herejes, bajo la advertencia de excomunión a quien lo hiciera mediante la bula papal “Pastor ille caelestis”.

La incorporación del Reino de Navarra a Castilla

Una vez tomada y asegurada la ciudad de Pamplona, y pese a los inútiles llamamientos de Juan de Navarra a resistir a otras ciudades, entre julio y septiembre de 1512, el reino pasaba a estar bajo control de Fernando el Católico.

No obstante, el control efectivo fue bastante difícil. Juan de Navarra solicitó el apoyo de Luis XII mediante el tratado de Blois, el cual respondió enviando el 15 de octubre un cúmulo de unos quince mil soldados al mando del general La Palice que entraron por los valles del Roncal y Salazar, mientras internamente, se producían levantamientos populares en varias localidades, con el objetivo de aislar al duque de Alba que en aquellos momentos se encontraba al otro lado de los Pirineos y comenzar el asalto a Pamplona. 

La estrategia no llegó a buen puerto y las tropas de La Palice y de Juan de Navarra tuvieron que retirarse, sufriendo una gran cantidad de bajas. Este hecho provocó la firma de varias treguas entre Luis XII y Fernando el Católico, dejando en parado las aspiraciones de los reyes de Navarra de recuperar el territorio.

Finalmente, el 11 de junio de 1515 en las Cortes de Burgos, el duque de Alba, en nombre del monarca Fernando el Católico, procedió a la incorporación del reino de Navarra a la Corona de Castilla, ratificado este hecho el 7 de julio también en Burgos.

El complejo 1516: el intento de recuperación del Reino de Navarra

Tras la muerte de Luis XII el 1 de enero de 1515 y de Fernando el Católico el 23 de enero de 1516, nuevos protagonistas se dieron contienda. Francisco I tomaba posesión de la monarquía del territorio francés y Carlos I, nieto de Fernando el Católico lo hacía de la monarquía hispánica.

Francisco I se dirigía a recuperar los territorios de la Península italiana y conseguía hacerse con el ducado de Milán, además de comprometerse con los anteriores reyes de Navarra, Juan y Catalina para recuperar su reino. Por su parte, Carlos I, antes incluso de ser nombrado monarca hispánico, llegaba a acuerdos con Francisco I para iniciar negociaciones con los Albret-Foix, Juan y Catalina.

Las convulsiones en la Corona de Castilla tras la muerte de Fernando el Católico fueron el escenario propicio para que los antiguos reyes navarros intentaran recuperar el reino. La Semana Santa de 1516 las tropas de Juan de Albret asediaba la fortaleza de San Juan de Pie de Puerto y se hacía con el control de Roncesvalles, aunque a diferencia de lo que se esperaba, el apoyo no fue tan grande como el esperado y finalmente fueron derrotados en Isaba y numerosos agramonteses fueron hechos prisioneros por las tropas castellanas. La iniciativa fracasó y las plazas fuertes del reino de Navarra fueron derribadas por orden del regente cardenal Cisneros.

Tensiones y el Sitio de Logroño de 1521

El intento fallido de recuperación del Reino de Navarra provocó el incremento de las hostilidades entre las monarquías de Francisco I y de Carlos I. Tras las muertes de Juan de Albret y de Catalina de Foix, el heredero al trono era Enrique II de Albret. Las negociaciones entre la monarquía hispánica y los Albret no llegaron a buen puerto para devolver el reino navarro a los Albret, a lo que se sumó la elección de Carlos I como emperador del Sacro Imperio Germánico el 28 de junio de 1519, lo que supuso la ruptura total con Francisco I.

El 10 de mayo de 1521 Francisco I envió una expedición a Logroño bajo el mando del señor de Asparrot

La guerra se inició en diferentes frentes, sobre todo en el ducado de Milán, Países Bajos y Navarra. En el interior del territorio hispánico, el levantamiento de los comuneros convulsionaba también el reino, por lo que todo esto fue aprovechado por Francisco I para enviar el 10 de mayo de 1521 una expedición compuesta por tropas de diferentes territorios y no todos pertenecientes a la monarquía de Francisco I, por lo tanto no franceses, bajo el mando de Andrés de Foix, señor de Asparrot.

Asparrot ocupaba San Juan de Pie de Puerto y el 16 de mayo Roncesvalles y el castillo de Maya, el 19 de ese mismo mes se encontraba a las puertas de Pamplona que capitulaba el 21 de mayo. La heterogeneidad de las tropas de Asparrot consiguieron el control del reino navarro y asaltaron Los Arcos, territorio castellano en esos momentos y se dirigió a poner bajo sitio la ciudad de Logroño. Las circunstancias hicieron que el 23 de abril de 1521, la revuelta de los comuneros fue aplacada, y todos los esfuerzos de la monarquía hispánica se dirigieron a levantar el asedio de la capital riojana y a volver a recuperar el reino de Navarra. Castellanos y aragoneses movilizaron sus tropas a cargo del duque de Nájera y del conde de Lerín.

La defensa de la ciudad de Logroño hicieron que las tropas de Asparrot se retirasen hasta Noain, donde el 30 de junio de 1521 fueron derrotadas por las fuerzas castellanas y prácticamente se ponía fin a las aspiraciones de los Albret por recuperar el reino, aunque permanecerían con el control de la Baja Navarra, más allá de los Pirineos, de hecho, en 1589, Enrique de Borbón, nieto de Enrique II de Albret se convirtió en rey de la monarquía de San Luis.

Conclusiones

Intentar exponer un tema tan amplio y extenso como este es una cuestión complicada sobre todo para realizarlo en un medio de comunicación, más centrado en la divulgación que en los aspectos científicos en sí, ya que estos tienen otros medios donde poder describirlos con más claridad y rigurosidad.

"Participó un compendio muy heterogéneo de territorios"

No obstante, lo que sí queríamos plasmar es intentar ofrecer una visión de conjunto de los hechos que se produjeron en el Sitio de Logroño, qué fue lo que llevó a ello y, sobre todo, acabar con un punto de vista que, no hacía justicia a la Historia.

Siempre se ha intentado contraponer un enemigo a un hecho histórico que sucede en una ciudad o un territorio. La finalidad de esto, entronca con la tradición romántica y nacionalista del siglo XIX, y para Logroño en concreto, se hizo con lo francés. Teniendo en cuenta que los territorios actuales no se parecen en nada a aquellos en los que sucedieron los acontecimientos históricos, es incorrecto tratar de englobarlos en una identidad que nada tiene que ver con la producida a partir del siglo XIX. Es por ello que tratar de agrupar como tropas francesas a un compendio muy heterogéneo de territorios que participaron en los hechos históricos del Sitio de Logroño no es adecuado ni riguroso históricamente. Aunque actualmente, la historia se ha ido desprendiendo de esa raíz romántica del siglo XIX, todavía queda mucho por hacer a este respecto.

"Es cierto que la ciudad pudo obtener ciertos privilegios tras lo ocurrido en 1521, pero es una práctica que se hacía con demás ciudades"

La construcción de la identidad de Logroño como ciudad no puede retrotraerse a un hecho como el Sitio de Logroño, en primer lugar porque posteriormente se sucedieron otros acontecimientos históricos que fueron modificando el panorama y la identidad del territorio, y por otro lado, porque responde a una visión romántica que puede ajustarse en lo cultural pero no en lo histórico. Es cierto que la ciudad pudo obtener ciertos privilegios tras lo ocurrido en 1521, pero es una práctica que se hacía con demás ciudades y que dependía del lado del balancín histórico en el que se situase, pero también es cierto que siguió siendo una ciudad de frontera, como lo fue prácticamente toda la Ribera del río Ebro a lo largo de su historia.

Lo expuesto aquí es solo una visión de las últimas investigaciones que se han ido realizando sobre estos hechos, sin ningún tipo de sentar cátedra y abierto, como todo en la historia, a nuevas aportaciones y consideraciones al respecto.

|||

A favor 27 En contra 2

16 comentarios

#16
guindilla colorada12/06/2019 14:44h

En Viana no hubo ninguna batalla en 1507. Cierto es que César Borgia, cuñado del rey de Navarra y jefe de sus ejércitos tenía sitiadas en Viana a las tropas del Conde de Lerín y que murió en una emboscada, pero no hubo ninguna batalla. En cuanto a la relación de César Borgia con los hechos de Logroño no tiene nada que ver pues la guerra era entre navarros partidarios del rey y navarros partidarios del Conde de Lerín que se había rebelado contra su rey.

A favor 0 En contra 0 Denunciar

#15
12/06/2019 06:31h

Y Cesar Borgia murio mas o menos 14 años antes entre Viana y Mendavia, hijo del papa.. y nada ni mencionar esa parte de la historia...

A favor 1 En contra 0 Denunciar

#14
12/06/2019 06:28h

Es una pena que en Assasins Creed salga la batalla de VIANA de 1507 y no el sitio de Logroño de 1521.. Alguien hizo algo mal, no hablando con la gente de Ubisoft...

A favor 2 En contra 1 Denunciar

#13
11/06/2019 23:47h

Tropas Guipuzcuanas jajaja

A favor 2 En contra 3 Denunciar

#12
Aitor 11/06/2019 19:39h

El. 30 de noviembre de 1512 las tropas del rey Juan de Albret, compuestas por agramonteses, franceses y alemanes, tras fracasar en la toma de Pamplona, fueron derrotados en el puerto de Velate por los beamonteses y tropas guipuzcoanas. La reina Juana de Castilla concedio el Privilegio a sus leales vascongados de añadir al escudo de Guipúzcoa los doce cañones que habían capturado.

A favor 4 En contra 2 Denunciar

#11
11/06/2019 14:43h

Y porque no honrar a don Antonio l Enrique de Lara Duque de Najera, que levanto el cerco de Logroño por el ejercito de Andre de foix, en lugar de la tonteria que se ha inventado el partido Riojano y cuesta tanto dinero en disfraces que ni son historicos ni de la epoca

A favor 7 En contra 3 Denunciar

#10
Guindilla colorada11/06/2019 13:40h

#1 Amén.

A favor 0 En contra 1 Denunciar

#9
La verdad11/06/2018 19:00h

Venga hombre, el artículo está lleno de incorrecciones históricas. El Sitio de Logroño lo perpretaron los peligrosos comunistas. Menos mal que el salvador Antoñanzas y sus fieles regionalistas resistieron y vencieron poniendo a Cuca de alcaldesa y a salvo logroño del comunismo

A favor 4 En contra 7 Denunciar

#8
Al 710/06/2018 17:21h

Es sencillo. Una identidad de no parecer subnormales las horas del día que los logroñeses no estamos dormidos. Te parece bien?

A favor 1 En contra 4 Denunciar

#7
10/06/2018 13:18h

Si no le gusta la identidad que los demás políticos han estimado oportuno asignar a Logroño que nos diga cuál es la que a él le gusta más. Sólo saben criticar pero proponer y construir, nada de nada. Aquí te esperamos para leerte.

A favor 1 En contra 7 Denunciar

#6
Daniel10/06/2018 12:41h

Al igual que en casi todos los ejércitos de la época no todos los soldados que la formaban eran de una única nacionalidad ya que muchos eran soldados de fortuna procedentes de diversas zonas europeas. Pero como en este caso la gran mayoría de ellos y los generales que los comandaban eran franceses se ha institucionalizado que fuimos asediados por los franceses. De igual forma tampoco el ejército que llegó para levantar el asedio debería de llamarse ejército castellano porque en los tercios había soldados de fortuna y de los diferentes reinos españoles (no olvidemos que en esa época no se hablaba de España como unidad sino de las Españas) a los que Carlos I había tenido que convencer para apoyarle frente a los defensores de los derechos de su madre Juana.

A favor 9 En contra 0 Denunciar

#5
10/06/2018 10:12h

No eran franceses porque el ejército del rey de Francia estaba formado por mercenarios. Un aplauso, majo.?

A favor 7 En contra 2 Denunciar

#4
Sancho 10/06/2018 01:56h

Yo estoy de acuerdo con Pili, Mili y Maruchi; que son los anteriores comentarios pero, como el mundo y su destino me importan un bledo...Arriba los pueblos!! ¿ Qué pasa?

A favor 3 En contra 6 Denunciar

#3
10/06/2018 00:50h

Es imposible conocer qué pretenden los políticos democráticos del demonio con tanta identidad riojana, porque no estamos dentro de sus cabezas para saber lo que pulula entre tanto serrín, pero es apostar sobre seguro afirmar que les acabará saliendo algo más parecido a un americano zampahamburguesas que a lo que fue algún día un logroñés.

A favor 4 En contra 8 Denunciar

#2
09/06/2018 23:58h

La identidad es cosa de ateos demócratas, que como no tienen vida interior se proyectan hacia afuera y una extraña necesidad de identificarse y confundirse los unos con los otros los domina, son como borregos. Un logroñes auténtico de los que ya no quedan es ajeno a las identidades democráticas igualitarias del demonio. Los que estaban sitiados, de haber oído esa cosa fantasmagórica de la identidad riojana, hubieran preferido hacerse franceses.

A favor 5 En contra 11 Denunciar

#1
09/06/2018 23:52h

A mí me irritan estos presuntos albañiles groseros de identidades. Se deben creer como Manolo y Benito pero construyendo "nuestra identidad". Nos tratan como si fuésemos su granja de playmobil. Ya estamos tardando los logroñeses en ponerlos a picar piedra de sol a sol a ver si callan y conocen la humildad. La sociedad logroñesa ya no existe ni existirá, era un roble milenario que lo taló la tontocracia. Pero algún día cogeremos las armas para deshacernos del yugo del sufragio universal y de los Derechos humanos, y de la tierra bañada en sangre volverá a germinar algo, una semilla valiosa que germinará bajo la luz de Cristo Nuestro Señor y echará tronco ancho y ramas frondosas mientras va pasando de generación en generación por siglos y siglos, no meras identidades al estilo de crotales para becerros ptefabricadas por funcionarios ociosos y politiquillos arrogantes que son más tontos que un zapato.

A favor 8 En contra 23 Denunciar
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí