Rioja2

Miércoles 24 de Febrero de 2021Actualizado 18:08

Geoparque
El 6 de mayo de 2018

Tiempo de lectura: 02:26
|||

Retuvo esposado a un amigo durante tres días en un coche contra su voluntad

Piden 8 años de cárcel para él por detención ilegal. Será juzgado este lunes en la Audiencia Provincial de La Rioja. 

Palacio Justicia Sala 1

Rioja2

El Fiscal solicita una pena de 8 años de prisión y una indemnización de 6.000 euros para una persona acusada de un delito de detención ilegal y otro de amenazas graves, por retener contra su voluntad a un amigo suyo durante tres días en un vehículo.

Según el escrito del Fiscal, al que ha tenido acceso Europa Press, los hechos se remontan a octubre de 2015 cuando el acusado, condenado previamente por otros delitos de agresiones sexuales y de robo con violencia, quedó con un amigo en Igea con la intención de ir a las pozas de Arnedillo.

Ambos quedaron en un garaje, propiedad de un familiar del acusado, y cuando estaban en el interior del vehículo, el acusado, "con ánimo de atentar contra la libertad deambulatoria de las personas y de amedrentar", le puso un cuchillo puntiagudo y de sierra en el cuello diciéndole: "si te mueves te mato".

En ese momento, aprovechó para sacar unas esposas que tenía guardadas en la guantera, le engrilletó las manos por la espalda y le exigió que se colocara en el asiento trasero del coche. La víctima, paralizada por el miedo, hizo todo lo que él le pedía.

Tras ello, el acusado empezó a beber y le puso las botellas de alcohol en la boca a la víctima para que tragara y le obligó a tomarse una pastilla de tranquimazín.

Así las cosas, el acusado tuvo retenido a su amigo durante toda la noche y dos días más. Además, en un momento dado, el acusado tuvo que llamar a la grúa porque se había agotado la batería del coche por lo que subió a la víctima a la parte de arriba del garaje donde lo esposó a las tuberías y le introdujo un trozo de tela en la boca para que no gritara. Posteriormente, le volvió a introducir en el coche con las manos engrilletadas y atándole al cinturón de seguridad.

Los hechos terminaron cuando el acusado, que llevaba una pulsera telemática de localización y tenía que estar en su domicilio habitual a una determinada hora, dejó a la víctima en el interior del coche y abandonó el lugar.

En ese momento, la víctima esperó media hora a que realmente no volviera y, con un mechero que encontró dentro del vehículo, empezó a quemar el cinturón de seguridad. Después pudo coger un cortaalambres para terminar de cortarlo y pudo abandonar el lugar.

Durante los días que estuvo retenido, el acusado amenazaba a la víctima diciéndole "que no podía soltarlo, que iba a tener que matarlo o dejarlo morir de hambre". Estas afirmaciones provocaron que la víctima temiera por su vida y decidiera obedecerle en todo lo que le indicaba.

Para el Fiscal estos hechos son constitutivos de un delito de detención ilegal por lo que procede imponer al acusado la pena de 6 años de prisión y 10 años de prohibición de aproximarse a una distancia inferior de 100 metros de la víctima o establecer contacto con él. Además también observa un delito de amenazas no condicionales por lo que le impone la pena de dos años de prisión.

También le acusa de un delito de lesiones leves, con 2 meses de multa a 6 euros al día y deberá indemnizar a la víctima con 6.000 euros.

|||

A favor 2 En contra 0

1 comentarios

#1
Sancho 07/05/2018 02:04h

Interesantísimo pero han habido muchas otras noticias de las que la prensa nunca decís nada. Mucho más graves pero menos adecuadas. Seguiremos el rollo. Qué horror!!

A favor 1 En contra 0 Denunciar
Bienestar animal: excrementosIU movilidad sostenible en el medio ruralÑ StockSemáforo COVID OK
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí