Rioja2

Martes 15 de Octubre de 2019Actualizado 19:09

GLC SUV
El 17 de septiembre de 2017

Tiempo de lectura: 04:40
|||

La intensidad frena la magia

El Burgos derrota a la UDL por 1-0 en un partido en el que se vieron dos ideas de juego opuestas.

Derrota de la UDL en Burgos

Rioja2

Barakaldo, Amorebieta y Unión Adarve mostraron el camino. El Burgos ejecutó con maestría el antídoto para desactivar a una Unión Deportiva Logroñés blanda y menos intensa de lo que requería el encuentro. Que el bloque blanquirrojo -en El Plantío de azul- sufre cuando enfrente se propone un fútbol opuesto al que diseña Sergio Rodríguez es evidente. Si el Barakaldo secó a los riojanos, si los de Joseba Etxeberria, con empuje y poca calidad, pusieron las cosas complejas en Las Gaunas, y el Unión Adarve, en Copa del Rey, apeló a minimizar el ritmo y a la agresividad en las acciones, en esta ocasión el Burgos de Patxi Salinas desconectó a una UDL casi desconocida y anclada en esa falta de lucidez y brillantez ofensiva de la que viene haciendo gala en los últimos encuentros.

De hecho, los riojanos fueron incapaces de sobreponerse al tanto de Carlos Álvarez al filo del descanso y no tuvieron reacción hasta los minutos finales en los que el choque se volvió un poco loco y tanto pudo empatar Rayco como en la siguiente jugada Eneko se encontró con el poste impidiendo una final más relajado para los burgaleses. Si el enfrentamiento contra el Amorebieta debía servir para aprender, pese al triunfo, el duelo contra el Burgos, más allá del resultado, tiene que ser memorizado para tomar nota de que en esta Segunda B la alegría la determina el marcador. Que se lo digan al Burgos, cuya afición aplaudía el repliegue intensivo que realizaban los hombres para evitar que la UDL montara una contra. 

Resultó un duelo esperado entre dos conjuntos con ideas diferentes de entender el fútbol. De partida, fue la UDL la que quiso la bola y pisó campo rival. Lo hacía elaborando, tratando de superar líneas, de jugar por dentro y por fuera. Enfrente, un Burgos ordenado, solidario en labores defensivas, consciente de que tocaba sufrir ante un adversario al que le gusta asumir el control del juego. Por eso, ninguno de los dos conjuntos se extrañó de los movimientos de unos y otros. 

Sergio Rodríguez introducía una novedad importante. Rayco, desde la derecha, aparecía en el once en detrimento de Marcos André. El objetivo era claro. Ganar en movilidad para que los centrales rivales no tuvieran una referencia fija. En este sentido, Muneta debía ser el encargado de hacer daño entre líneas, justo a la espalda del que fuera su excompañero hace unas temporadas, Adrián Cruz. Probablemente, cuando el vasco conectaba por esa zona era cuando el Burgos pero lo pasó. Faltó continuidad.

Como quiera que los riojanos apenas inquietaban a Saizar, los de Patxi Salinas fueron imponiendo su estilo. Sin complicaciones, baló largo, segunda jugada y a generar. Los dueños de El Plantío cuentan con buenas individualidades que suman cuando tienen la pelota en campo ajeno. Además, se está comprobando que a la UDL le cuesta ajustar cuando sus oponentes apuestan por el juego directo. El ejemplo más claro se vio en el tanto de Carlos Álvarez. Una jugada aparentemente sin peligro, un balón que cae por ahí y Miguel superado pese a que el delantero apenas tenía ángulo. 

Corría el minuto 40, pero los locales ya venían avisando de que estaban cómodos, que la UDL no era agresiva en ataque -lo más potable fue un saque de esquina que peinó Rayco y al que nadie llegó- y que en cualquier momento el Burgos iba a dar un bocado a su rival. Andrés, pasada la media hora, gozó de una buena oportunidad, aunque su tiro se marchó al lateral de la red. Se intuía que los visitantes estaban siendo superados por el vigor defensivo de un grupo intenso, contundente y que no escatima para tapar los huecos. 

Primera vez en la temporada que se estaba con el marcador en contra. Momento de ver la cara de la UDL en la segunda parte. Y el Burgos exhibió una mayor intensidad que maniató a los logroñeses hasta el punto de que Miguel despejó a córner una falta directa ejecutada por Adrián Cruz. Precisamente, tras esta acción pareció despertar el cuadro blanquirrojo, Aunque fue un espejismo, ya que después de un par de buenas combinaciones vino una contra en la que David Martín pudo ampliar la diferencia. El extremo, por suerte, se topó con Miguel.

Sergio Rodríguez movía ficha con Iván Aguilar sobre el campo por un Ñoño desapercibido. Argumento que no varió la dinámica de un partido en el que el Burgos evidenció estar un punto por encima de los riojanos, más endebles a la hora de recoger las segundas jugadas. Eneko, que en los primeros compases del choque parecía el defensa más frágil, volvió a probar a Miguel que, en su línea, estuvo por encima del resto de compañeros. De nuevo, actuaba el técnico logroñés haciendo debutar a Carlos García en la medular.

Sin embargo, fue con la aparición de Marcos André cuando la UDL metió una marcha más. Se fue a por el empate y enredó los últimos diez minutos. Rayco, con una gran acción personal, pudo lograr la igualada, pero llegó muy cansado para poder superar a Saizar. Acto seguido fue Eneko el que estuvo cerca del 2-0 tras driblar a Caneda y mandar el cuero al poste. Lo intentó el conjunto de Sergio Rodríguez en el tramo final, aunque sin fortuna. Un aspecto positivo y destacable fue el empuje mostrado por los riojanos ante un Burgos que sólo se afanaba en perder tiempo y en celebrar la victoria. Ahora, los logroñeses tienen que levantar la cabeza porque el miércoles hay Copa del Rey. En juego, el poder enfrentarse a un rival de Primera División que está jugando en Europa. Destino, Formentera.

FICHA TÉCNICA

Burgos: Saizar; Andrés, Borda, Julio Rico, Eneko; Youssef (Sergio Esteban, min. 81), Adrián Cruz, Abel Suárez, David Martín (Cantero, min. 74); Íker Hernández y Carlos Álvarez (Ayoze, min. 87).

UD Logroñés: Miguel; Miguel Santos, Caneda, Borja Gómez, Paredes; Rayco, Arnedo (Carlos García, min. 70), Salvador, Ñoño (Iván Aguilar, min. 59); Muneta y Espina (Marcos André, min. 77).

Gol: 1-0, min. 40: Carlos Álvarez.

Árbitro: Velasco Arbaiza (Colegio Vasco). Expulsó al local Eneko (min. 93) con roja. Amonestó al local Adrián Cruz (min. 57) y a los visitantes Caneda (min. 34), Arnedo (min. 55), Rayco (min. 70) y Borja Gómez (min. 89).

|||

A favor 3 En contra 4

0 comentarios
Teatro Bretón. Festival Teatro
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí