Rioja2

Miércoles 22 de Noviembre de 2017Actualizado 22:05

El 9 de septiembre de 2017

Tiempo de lectura: 03:24

"La mayoría de los suicidas dan avisos evidentes de sus intenciones"

29 personas se quitaron la vida en 2016 en La Rioja.

Rioja2

Es todavía un tema tabú en nuestra sociedad. Cuando un familiar o alguien cercano se suicida, tendemos a ocultarlo, a no hablarlo, o a buscar razones o, peor aún, culpables de lo sucedido. Lo cierto es que la conducta suicida es uno de los problemas más graves de salud que puede afectar a una persona, pero es un tema muy difícil de abordar por complejo, doloroso y controvertido. Sólo en 2016, 29 personas se quitaron la vida en La Rioja, cuatro más que el año anterior. Romper el silencio que rodea a esta realidad es el objetivo que se marca el Teléfono de la Esperanza en la celebración, este domingo, del Día Mundial para la Prevención del Suicidio.

Este servicio ayuda a situaciones de crisis a cualquier persona que esté viviendo una situación de sufrimiento y necesite ser escuchado. Están disponibles las 24 horas del día en el teléfono 941 49 06 06 y facilitan una escucha anónima, confidencial y especializada. También ofrecen actividades que potencien la salud emocional y dan soporte a SOS Rioja en sus intervenciones, además de formar parte del grupo que elabora el Programa de Prevención de la Conducta Suicida en La Rioja.

En 2016, se ha duplicado la cifra de llamadas, pasando de una media de 2.500 a casi 5.000, lo que su presidenta, Magdalena Pérez, atribuye al mayor conocimiento que la población tiene del Teléfono de la Esperanza. Lo cierto es que la cifra de suicidios va en aumento, a nivel nacional y también regional y se mantiene como la primera causa de muerte externa, doblando al número de accidentes de tráfico o de violencia machista, aunque no se habla tanto de ello.

¿Qué lleva a una persona a querer suicidarse? ¿Por qué ahora más que hace unos años? Es un tema complejo que responde a múltiples causas. Pérez apunta a  factores de riesgo como depresión, abuso de sustancias, antecedentes personales de suicidio, altos niveles de impulsividad. También hay otros factores familiares como haber sufrido maltrato o abuso sexual y sociales como el desempleo, una ruptura o el aislamiento social. La soledad emocional es uno de estos factores, "paradójicamente cada vez más presente en la era de las superconexiones".

DAN AVISOS EVIDENTES

Son personas que, en algunos casos, se sienten muy solas y además no sabemos ayudarlas. La sociedad está plagada de numerosos conceptos equivocados sobre la conducta suicida. "Creemos erróneamente que la persona que expresa su deseo de acabar con su vida nunca lo hará o que la persona que se quiere suicidar no lo dice, y sin embargo la realidad es que de cada diez personas que se suicidan, nueve expresan claramente sus propósitos y la otra dejó entrever sus intenciones de acabar con su vida".

"Es importante saber que sólo un escaso número de suicidios se produce sin aviso, la mayoría de los suicidas dan avisos evidentes de sus intenciones con palabras, amenazas, gestos o cambios de conducta, son señales de alerta que debemos conocer y atender", añade Magdalena Pérez.

También creemos erróneamente que preguntar a una persona si está pensando en suicidarse puede incitarle a hacerlo."Está demostrado que preguntar y escuchar a la persona en riesgo con interés y respeto sobre sus pensamientos y emociones relacionadas con la conducta suicida aliviará su tensión y disminuirá el riesgo", asegura Pérez.

Como sociedad, por tanto, todavía tenemos una asignatura pendiente. "Necesitamos una sociedad más sensibilizada con el sufrimiento mental y emocional, porque vivir sufrimiento es parte de la vida y reducir el sufrimiento humano es una tarea de todos. No depende en exclusiva de instituciones, autoridades o asociaciones es, sobre todo, una tarea personal que nos exige abandonar nuestro individualismo y acercarnos al otro, a los otros, buscando, compartiendo, pidiendo y dando".

ACTOS DÍA PARA LA PREVENCIÓN DEL SUICIDIO

'Rompe el silencio' y '1 minuto compartido cambia una vida' son los dos lemas sobre los que trabaja este año el Teléfono de la Esperanza. Dos acciones básicas que podemos hacer cada uno de nosotros y que suponen una gran ayuda para todas las personas que están sufriendo un dolor que complica las ganas de continuar y para sus familiares y allegados.

Además, este año y con el lema 'Pedalea por la Vida' el Teléfono de la Esperanza de La Rioja y el ciclista riojano Carlos Coloma se han unido a la propuesta de la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio IASP, Cycle Around The Globe, recorriendo kilómetros en bicicleta. Los participantes podrán conseguir un maillot del ciclista riojano.

Así mismo, este domingo, a las 8 de la tarde, la plaza San Bartolomé acogerá la lectura de un manifiesto y  encendido de velas, con la intención de aportar luz para la esperanza.

 

 


A favor En contra

USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí