Rioja2

Jueves 15 de Noviembre de 2018Actualizado 11:19

Mercedes GLC Auto Oja
Feria Franquicias Rioja
El 2 de octubre de 2016

Tiempo de lectura: 05:03
|||

Reguilón, Reguilón, Reguilón, Reguilón

El madrileño ejecuta, con cuatro goles, a un Bilbao Athletic que fue superior en el control del juego y en la propuesta. La efectividad en las áreas resultó decisiva para la UD Logroñés, invicta en Las Gaunas.

Rioja2

Reguilón. Reguilón. Reguilón. Reguilón. (Mendi). El madrileño está de dulce. Todo lo que toca, produce. La victoria de la UD Logroñés sería imposible de entender de no haber estado en el campo el zurdo. Sin su capacidad resolutiva el Bilbao Athletic, por justicia, se habría llevado los tres puntos. Pero el fútbol son más cosas que el control del juego. Las áreas, una vez más, deciden los partidos y mientras que un equipo, el filial vizcaíno se encontró con hasta tres veces con la madera y con un Miguel salvador, la UDL halló a Reguilón (y a Adrián León que dio tres asistencias). 

Es difícil explicar que un partido que acaba con victoria local por 5-3 no sea reflejo del juego propuesto por ambos conjuntos. Sin embargo, así fue. La UDL tuvo la suerte que, quizá no encontró en Zamudio, mientras que el Bilbao Athletic pecó de permisividad defensiva ante un rival que aguantó, tiene su mérito, cuando peor lo pasó y que después incluso pudo hacer más sangre. Por el momento, es suficiente para sumar en Las Gaunas, pero más allá del triunfo sigue habiendo dudas. Otra vez la defensa parece la culpable, pero igual hay que mirar al desempeño general del bloque en esa faceta para encontrar los huecos que los rivales saben conseguir.

LIBRANDO Y A CORRER

La UDL se siente cómoda al espacio. Lo demostró en su primera llegada. Dio igual lo que había sucedido previamente. Espina jugó de tacón para Adrián León; el cántabro dibujó una diagonal entre central y lateral contrario para que Reguilón fuera más listo que su par, fajara por hacerse con la posición y pisara área para después cruzar ante Simón. Gol. Rápido y sencillo. Tres pases con sentido y perfecta culminación.

Que con anterioridad el Bilbao Athletic hubiera metido el miedo en el cuerpo con dos acciones consecutivas resultó casi intranscendente. Primero Amelibia no decidió bien y su control-pase se lo quedó Iturraspe para después abrir a la izquierda donde Córdoba hizo lucirse a Miguel. Después entre Agirrezabalaga y Guruzeta, ayudados por Tarsi, hicieran una superioridad en banda a unos desubicados Paredes y Reguión, y, de nuevo, Córdoba, esta vez de cabeza, no estuvo atinado con su remate, ya que impactó en el poste.

Dos conceptos diferentes: robar y jugar al espacio o robar, tocar y buscar al pie. Pero idéntica finalidad, marcar gol. En Las Gaunas dio primero la UDL, el equipo más necesitado, al que no le gusta tener que ir contra el reloj y mirar el marcador, el que debe recuperar su solidez defensiva para codearse, y demostrarse que puede estar, con los mejores. Enfrente un Bilbao Athletic que sabe adaptarse, que adoleció de bisoñez –Agirrezabalaga fue muy permisivo en el gol encajado- pero que no renuncia a tomar la iniciativa. No es reacio a ello, como sí le ocurre a otros conjuntos.

Ni el marcador en contra ni que Espina –todo lo que hace con balón tiene un sentido- buscar el 2-0 con un tiro desde la frontal intimidó a un filial que, por ocasiones, merecía más. Iturraspe se internó en el área, se giró y vio a un compañero, Guruzeta, el cual chutó sin pensárselo. Miguel evitaba las tablas. El dinamismo el extremo diestro y la llegada en segunda oleada del centrocampista bloqueaban por momentos a los blanquirrojos, más expectantes y confiadas en tener otra oportunidad más en una transición ofensiva.

También a balón parado pudo llegar el empate. Fue tras una falta lateral, un par de rechaces y una chilena, casi desesperada de Andoni López. El cuero, con Miguel ya superado, quiso ir a la cruceta. Entró el duelo en una fase de no pasar nada, de desgaste, de imprecisiones y de más centro del campo que aproximaciones al área. Hasta que un error en cadena -Miguel jugó en corto un saque de puerta y Paredes perdió el cuero por un pase horizontal- permitió que Villalibre hiciera el empate después de sacarle un mundo a Amelibia en la carrera. Un fallo que pudo ser caro porque, como sucediera ante el Zamudio, se alcanzaba el descanso tras un gol encajado.

REGUILÓN EJECUTA

Sin cambios en la dinámica, Reguilón se encargó de ejecutar al Bilbao Athletic. Lo hizo a balón parado. Primero con un lanzamiento de falta directa tensa, potente y dirigida a la escuadra. Un tanto que afectó a un filial que volvía a verse por debajo en el marcador. Después con otra falta, más escorada, pero en idéntico perfil y que contó con la colaboración de Tarsi, que tocó involuntariamente la pelota para hacer el 3-1. Y cuando los vizcaínos trataban de recuperarse, de nuevo el madrileño al espacio batía a Simón por cuarta vez -ahora con la derecha-.

Que Unai Bilbao se encontrara con el larguero tras una falta lateral con el 2-1 obedecía a que la UDL, en el juego, seguía a expensas de lo que proponía el Bilbao Athletic. La entrada de Thaylor dio profundidad por el costado derecho y permitió que que los riojanos basara sus opciones a a la contra aprovechando los espacios que dejaba un filial endeble en labores defensivas. Para unirse a la fiesta de efectividad local irrumpió Mendi que necesitaba un gol. Y vaya golazo. Desde su casa enganchó un zapatazo que se coló por la escuadra. Con las que ha fallado a escasos metros y se inventa un trallazo de larga distancia. Cosas del fútbol. 

Con la merecida ovación que le dio el público, entregado, a Reguilón, la UDL se descentró y perdió tensión competitiva. Guruzeta, un puñal por donde actuaba, llegó hasta la línea de fondo y la puso para que Villalibre maquillara el marcador. Eso parecía cuando hizo el 5-2 en el 88. Pero Guruzeta, en el 92, asustaba a la grada. Cierto que fueron dos goles intranscendentes, pero que ahondan en la sensación de endeblez defensiva que muestra esta UDL. Es como si el concepto defensivo, por momentos, se diluyera. Más allá de culpar a la línea de atrás, es cuestión del bloque que no haya esas dudas. Sobre todo si se quiere estar arriba. Seguro que el Barakaldo habrá tomado nota.

FICHA TÉCNICA

UD Logroñés: Miguel; Salvador, Caneda, Amelibia, Paredes; Adrián León; Chevi, Javi Rey, Espina (Mendi, min. 80), Reguilón (Sergio García, min. 85); y Juanfran (Thaylor, min. 46).

Bilbao Athletic: Simón; Agirrezabalaga, Unai Núñez, Unai Bilbao, Andoni López; Tarsi, Bengoa (Nolaskoain, min. 74); Guruzeta, Iturraspe (Olaetzea, min. 61), Córdoba (Jurgi, min. 56); y Villalibre.

Goles: 1-0, min. 8: Reguilón. 1-1, min. 45: Villalibre. 2-1, min. 49: Reguilón. 3-1, min, 69: Reguilón. 4-1, min. 72: Reguilón. 5-1, min. 84: Mendi. 5-2, min. 88: Villalibre. 5-3, min. 92: Guruzeta.

Árbitro: Fernando Parra Górriz (Comité Navarro). Amonestó a los locales y a los visitantes Andoni López (min. 48) y Unai Bilbao (min. 68).

Incidencias: 2.382 espectadores en Las Gaunas, según informó el club organizador.

|||

A favor 7 En contra 1

USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí