Lunes 20 de Septiembre de 2021Actualizado 10:21

San Mateo 21 dos columnas
El 23 de agosto de 2016

Tiempo de lectura: 02:06
|||

En memoria de los quemados junto al Ebro

Logroño acoge hoy un acto en recuerdo de Lorenzo González, un judío quemado por la Inquisición hace 300 años junto al Ebro.

inquisicion

Rioja2

No se llamaba Abraham, ni Salomón, ni Isaac. Pese a ello, era judío. Su nombre era Lorenzo González y profesaba dicha fe en Logroño en 1719 de forma clandestina, puesto que los judíos habían sido expulsados de España hacía más de 200 años. La Inquisición lo averiguó y ordenó su muerte. El 24 de agosto fue quemado en un lugar próximo al cementerio logroñés, junto al Ebro, donde hoy en día "flotan los fantasmas de todos los que allí fueron quemados".

Es Manuel Gómez quien narra esta historia a Rioja2 y quien, 300 años después, ha organizado un acto en homenaje a la memoria de aquel judío "cuya memoria quisieron borrar aventando sus cenizas". La cita será hoy junto a la iglesia de Santiago, en la plazoleta Alonso de Salazar, quien fuera sacerdote e inquisidor, a las 19:00 horas. Se leerá el acta del auto de fe y se guardará un minuto de silencio en su memoria.

Gómez supo de este hecho por una documentación del Instituto de Estudios Riojanos, en concreto, la copia del acta notarial escrita por el secretario del Tribunal de la Inquisición. El acta original no se conserva, ya que los archivos de la Inquisición se han perdido, pero sí se conserva la copia manuscrita de la sentencia, realizada en 1797 por varios amanuenses.

La desaparición de estos archivos, donde se conservaba el expediente entero, impide saber más detalles sobre Lorenzo González, como de dónde era, dónde vivía o cómo fue a parar al Tribunal de la Inquisición. Tan sólo se conocen detalles de su muerte.

CÓMO MURIÓ

"El relato es espeluznante", según Gómez. El juicio tuvo lugar al inicio de la calle Portales y de allí se trasladaron a la zona de 'Los Quemados', junto al Ebro, en una zona que durante el siglo XIX fue conocida como 'El molino de los quemados' porque albergaba entonces un molino de harina. Al parecer, Lorenzo, "a última hora, dijo que se convertía a la fe de Cristo, entre el clamoreo de un público enloquecido, y murió agarrotado, pero su cuerpo ardió como el de tantos otros".

Una muerte que tuvo lugar en el siglo XVIII, "en pleno reinado de los Borbones, los ilustrados, y cien años antes de desaparecer la Inquisición", lamenta Gómez, que alberga la ilusión de que el Ayuntamiento dedique un monumento "a él y a tantos otros quemados en Logroño, cuya memoria quisieron borrar".

Su idea es celebrar este acto el año que viene en el lugar donde tuvo lugar el auto de fe y en 2018 en la zona de 'Los Quemados', para que el recuerdo de estos judíos asesinados por una cuestión de fe no quede en el olvido. No en vano, "si nos hicieran una prueba de ADN, todos tendríamos antepasados judíos".


 

|||

A favor 5 En contra 0

1 comentarios

#1
dios25/08/2016 05:07h

¿Pero quién es el Manuel Gómez ese? ¿Un reportaje por un homenaje mísero judío que ni nos decís quien era ni que méritos tenía para ser recordado? Joder qué vergüenza....Ya dura la propaganda anticatólica....En dos años de república la guardia civil mató más gente que en toda la inquisición, con franco ni te cuento..etc....por si no lo sabíais eh.....madre mía que fobia anticristiana....menuda gentuza miserable. LACRA

A favor 0 En contra 10 Denunciar
UR Refuerzo master 1AresolTransporte públicoSemana europea de la movilidadJóvenes responsablesPSOE San Mateo 21PP San MateoPractica Deporte
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí