Rioja2

Martes 11 de Agosto de 2020Actualizado 09:57

7 Ingeniería Industrial UR cabecera
El 14 de mayo de 2016

Tiempo de lectura: 05:17
|||

La broma pesada de un esperpento

Derrota clara de una Unión Deportiva Logroñés (1-3) sin la intensidad defensiva adecuada y carente de acierto rematador. El Lealtad, con poco, se lleva un partido 'amistoso' y de guante blanco sin ritmo.

Rioja2

Broma pesada. Las cosas como son. Avisaba el jueves Carlos Pouso que su equipo podía hacer el canelo; lo hizo. Cabe entonces preguntarse si los mil quinientos aficionados que acudieron a Las Gaunas son masocas o desconfiados sobre lo que dice el técnico vasco. Podía pensarse que sonaba a excusa por si las cosas iban mal, pero no. Fue un esperpento de partido. Un auténtico timo al espectáculo. No sólo eso, indicaba el preparador de los blanquirrojos que la intención era agradar al aficionado. Visto el marcador, 1-3, difícil contentar a una grada que no paró de animar y que no tendrá en cuenta el enésimo desliz esta temporada en Las Gaunas -han puntuado hasta doce equipos-.

Cierto que esta jornada 38 había que disputarla y menos mal que el Lealtad no se jugaba nada porque entonces el resultado hubiera afectado a terceros. Cierto que la UDL, como es lógico, tenía la mente puesta en el lunes, en el bombo que le designe un rival para la primera eliminatoria de la fase de ascenso. Cierto que el once que dispuso Pouso sobre el terreno de juego era inédito, falto de conjunción, desajustado -como se comprobó-, irregular... Pero se esperaba más. Se podía intuir relajación, que no hubiera ritmo, que el duelo no contara con entradas bruscas. Perfecto. Pensar en estos 90 minutos como si fueran un entrenamiento con rival está muy bien, pero hay que mostrar algo más de ambición tanto para atacar como para defender. 

Y más allá de aspectos generales, también era un día para que algunos futbolistas dieran un paso adelante o atrás. Kike demostró la poca confianza que su entrenador ha tenido en él y corroboró que no haya gozado de oportunidades. Quizá lo ofrecido en el campo no es culpa suya. Álvaro González, por su parte, quiso desquitarse de una campaña en la que no ha jugado lo que hubiera querido. Más allá del gol, buena finalización tras un robo suyo, las mejores oportunidades salieron de sus botas. Pudo irse hasta con el balón a su casa y haber remontado un 0-2 que le hubiera encumbrado. Sin embargo, no estuvo fino cuando Porrón se le puso a un metro tras una contra bien asistada por Íker Alegre y no contó con la gran mano del meta asturiano en un tiro lejano.

POCO DESTACABLE

Carlos Fernández ha asumido su suplencia y eso no es bueno. No se enfada por no marcar, no ambiciona darle la vuelta a la tortilla. No es bueno para la competitividad de la plantilla. Chevi y Muneta continúan encontrando sus sitio. El madrileño no termina de ser el de la campaña pasada, mientras que el vasco apunta a ver a sus compañeros el 'play off'. Su rendimiento e importancia dentro del grupo lo determinan. Adrián Cruz sigue en proceso de ganar confianza y ritmo y evidenció que quiere ser uno más en la fase de ascenso. Bienvenido. Miguel Santos supo dosificarse, Santelices y Borja poco podían hacer si la falta de tensión defensiva venía desde arriba. Mientras que Íker Alegre sigue acumulando minutos de rodaje para llegar fresco a la semana que viene. Va a hacer falta. Por último, Fermín se ganó portar el '1', pero era un día poco propicio porque se podía intuir que iba a agachar el riñón para coger balones desde la red.

¿Conclusiones? Este choque no tiene valor. Ninguno. Sólo para la estadística, para impedir que la UDL bata su récord de puntos en la categoría. Para que otro conjunto más, el duodécimo, sume en Las Gaunas. La falta de intensidad a la hora de ir hacia atrás fue constante. Resultó inevitable que hubiera relajación, dudas, falta de concentración o incluso resbalones como el de Kike que le brindó a Chicho una autopista para ceder atrás y que Beda, en comunión con Borja, batiera a Fermín pasado el cuarto de hora.

Como si ni pasara nada, el duelo continuó su curso. Chevi y Muneta querían monopolizar la pelota para jugar por el centro y después abrir a las bandas dende la velocidad de Álvaro González e Íker Alegre podían hacer daño. Carlos Fernández rozó el empate, pero el poste lo impidió. Se intuía una reacción. Pero Álex Blanco avanzó sin que nadie le saliera al paso y probó fortuna con un trallazo que tras pegar en el larguero generó el 0-2 cuando el marcador llegaba al minuto 34. La grada exigía un cambio. Y Álvaro González tendió una mano a la afición cuando robó el cuero y superó a Porrón al filo del descanso.

SE MERECÍA EL EMPATE

La UDL salió enchufada en la segunda mitad. Aumentó su intensidad en las acciones y el onubense pudo empatar después de una asistencia de Íker Alegre. Porrón, con el pie, evitaba el empate. Como posesos, los blanquirrojos insistían. Íker Alegre recortaba en el área y tiraba, pero cruzaba en exceso. De nuevo, Álvaro González se inventaba un tiro desde la frontal y Porrón, con una buena mano, mandó a córner. La igualada parecía justa ante un Lealtad que ni siquiera amenazaba a la contra. Carlos Fernández se anticipaba en el único error del portero asturiano, pero el remate de cabeza se iba alto. Ahí murió la versión triste de la UDL, la de un sábado que sirvió para cerrar la liga regular.

Fueron 26 minutos de la nada, un par de centros laterales sin remate y poco más. El Lealtad, que había renunciado a atacar, se encontró con el balón. Sorprendido lo mandó al perfil diestro de Chicho, el cual regateó a Fermín dentro del área y con todo a favor, mientras festejaba el tanto, llegó Miguel Santos para despejar sobre la línea con la cabeza. Una acción que animó a los de Javi Rozada. De nuevo, apertura sobre la derecha. Chicho encaraba a Kike pero ahora cedía atrás para que Míchel, sin que nadie le impidiera el paso, superara con fiereza a Fermín. 1-3 y 9 minutos, aún, de sufrimiento. Tímoratos intentonas con Titi y Míchel, del filial, en los costados, pero sin premio.

Menos mal que todos -jugadores, club y aficionado- asumen que el lunes comienza una nueva ilusión, un nuevo sueño. El bombo dictará quién será el primer rival de un camino largo y duro. Es lo deseable para que llegue a buen puerto. 

FICHA TÉCNICA

UD Logroñés: Fermín; Miguel Santos, Borja, Santelices, Kike; Adrián Cruz (Jacobo, min. 54); Álvaro González (Míchel, min. 70), Chevi, Muneta, Íker Alegre (Titi, min. 66); y Carlos Fernández.

Lealtad: Porrón; Keko (Miguelín, min. 55), Mendi, Álex Blanco, Lobato; Llano, Muñiz (Míchel, min. 64); Chicho, Jorge, Espina (Álex, min. 52); y Beda.

Goles: 0-1, min. 19: Beda. 0-2, min. 34: Álex Blanco. 1-2, min. 44: Álvaro González. 1-3, min. 81: Míchel.

Árbitro: Xabier Gómez Landazabal (colegio Vasco), acompañado por Gonzalo Zubiaur de Velasco e Ígor Guijarro Mercado. Amonestó a los locales Adrián Cruz (min. 27) y Kike (min. 59); y al visitantes Beda (min. 21).

Incidencias: 1.503 espectadores en Las Gaunas, según informó el club organizador.

|||

A favor 6 En contra 2

1 comentarios

#1
Pouso fiasco15/05/2016 11:47h

Mucho partido que no valia para nada, de acuerdo, pero Pouso la vuelve a cagar, hoy era un día para enganchar a la afición y jugadores de cara al play-of y nuevo fiasco, luego nos tocara discurso falso de este entrenador q ya solo vive de sus exitos del pasado.

A favor 1 En contra 1 Denunciar
Barranco Perdido7 Ingeniería industrial UR cuadradoAgresiones Sexuales Gobierno
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí