Rioja2

Jueves 21 de Enero de 2021Actualizado 21:46

El 7 de mayo de 2016

Tiempo de lectura: 03:40
|||

Batacazo inesperado

El Naturhouse cae eliminado en la semifinales de la Copa del Rey al perder 31-28 frente al anfitrión Anaitasuna. Lorger, bajo palos, y Costoya (10 goles), dos protagonistas ante un cuadro franjivino que siempre fue a remolque y que nunca se enganchó al partido.

Anaitasuna contra Naturhouse

Rioja2

Ganar un título requiere poder optar a él. El Naturhouse acudía con mucha ilusión, y apoyo en las gradas, a Pamplona, pero las cosas no funcionaran como le hubiera gustado a Jota González, que vio como sus hombres volvían a caer esta temporada en el pabellón Anaitasuna. La primera, en Asobal, se aceptó por cómo estaba el equipo. Esta segunda, por la competición, se puede intuir que es un gran batacazo para los franjivinos. Las cosas como son. También demuestran que este bloque, el riojano, no es tan superior como se podía imaginar al resto de equipos y que Helvetia Anaitasuna -que se ha asegurado su presencia en Europa la próxima campaña- se estaba guardando para esta Copa del Rey en la que ejercía de anfitrión. Ahora se verá las caras con el Barcelona, que doblegó 33-27 a Abanca Ademar León.

La derrota por 31-28 deja a las claras que todo pasa por la defensa y la portería. El 52% al descanso de Lorger -acabó con un 42%-contrastaba con el 20% de los dos metas franjivinos. Que Aginagalde tuviera que salir a escena a los 19 minutos con el 9-6 habla de que las cosas no marchaban bien. El 0-1 de Javi García y el 2-3 tras el gol de Pedro Rodríguez fueron un espejismo porque Anaitasuna mandaba en el electrónico y en la pista. Los de Apecechea eran agresivos y ambiciosos. Algo que le faltaba a un Naturhouse al que últimamente parece que le están perdiendo el respeto como visitante en el aspecto arbitral. sin que influya, pero afectando, el caso es que el 10-6 (min. 19) disparaba las primeras alarmas. Lo malo, es que no hubo respuesta porque rara vez estuvo en condiciones de pelear por partido.

Costoya -10 tantos- y Da Silva hicieron sangre desde la primera línea (10 goles entre ambos en los primeros 30 minutos). La fragilidad defensiva de los riojanos se acusó cuando Garabaya veía la segunda exclusión a los 24 minutos -la primera a los 2 minutos-. Un mazazo del que no se levantó el cuadro franjivino. El pivote asturiano dejaba el duelo 12-9, pero Anaitasuna aprovechó las dudas de los logroñeses para ahondar en la herida para escaparse hasta un 16-9 (el parcial empezó con el 11-9) que obligaba a una reacción milagrosa. Ángel Fernández y Miguel Sánchez en poco más de 45 segundos permitían una esperanza al alcanzar el descanso con un rotundo 16-11 para los navarros.

REACCIÓN INCONCLUSA

El 20-13 no invitaba al optimismo. El enésimo tanto de Costoya dejaba sobre el alambre a un Naturhouse impotente que debía reaccionar. Se podia intuir que el desgaste de Anaitasuna pasara factura, pero para ello había que ajustar la defensa. Al menos para creer en la remontada. La continuidad era clave para confiar en el Naturhouse. El 21-18, tras un parcial de 0-3, daba crédito a los riojanos. Kappelin cogía sensaciones, la actividad defensiva había mejorado y hasta se salía al contragolpe. 

Pero la exclusión de Miguel Sánchez frenó el ímpetu. Un 3-0, unido al acierto de Lorger, echaba por tierras los esfuerzos del Naturhouse, que a falta de 11 minutos para el final caían por seis goles (25-19). Garza dejaba el choque al ver la roja, pero Molina le acompañaba acto seguido. El duelo estaba decidido porque Lorger, pletórico, era un muro infranqueable para un Naturhouse que tiraba de corazón. Pese a ello, el Pedro Rodríguez dejaba un 28-25 a 4 minutos de la conclusión.

Había un último intento por hacer el imposible. Sin embargo, no había tiempo material. Bueno sí, para que el choque se endureciera con salidas de tono de unos y de otros. Al final, un 31-28 que demuestra que para querer ganar un título hay que optar a él y el primer paso es merecer estar en la final. El Naturhouse no estuvo a la altura. Y eso que Langaro dio un paso adelante, hasta lanzó dos penaltis con un gol y un fallo, y que los dos extremos cuajaron un buen encuentro -Pedro Rodríguez acabó como máximo goleador franjivino con 7 dianas-. Pero faltaron piezas, desde la falta de continuidad en defensa a las aportaciones desde el pivote, pasando por un día poco atinado de Vigo en el lanzamiento -cero de cuatro-.

Hay que esperar que este batacazo, porque lo es, no afecte a la segunda posición en Asobal, único objetivo para este mes, escaso, de competición.

FICHA TÉCNICA

Helvetia Anaitasuna: Lorger (p), Gastón, Bazán, Costoya (10), Chocarro (1), Garza y Da Silva (7) siete inicial, Exteberría, Del Valle, Nadoveza (2), Goñi (1p), Pérez de Inestrosa (6, 2p), Ugarte (3) y Castro (1).

Naturhouse La Rioja: Kappelin (p), Cacheda (3), Luisfe (2), Molina (1), Javi García (2), Pedro Rodríguez (7) y Ángel Fernández (5), siete inicial, Miguel Sánchez (1), Val, Vigo, Garabaya (1), Langaro (5, 1p), Garciandia (1) y Aginagalde (p).

Parciales: 2-1, 4-4, 7-5, 10-7, 12-9, 16-11  (descanso); 20-13, 21-17, 22-19, 25-20, 28-23 y 31-28 (final).

Árbitros: Andreu Marín Lorente e Ignacio García Serradilla. Roja para el navarro Garza (min. 49) y para los franjivinos Molina (min. 51) y Pedro Rodríguez (min. 58). Excluyeron a los navarros Bazán (mins. 11 y 43), Ugarte (min. 38) y Nadoveza (min. 58); y a los franjivinos Garabaya (mins. 2 y 24), Ángel Fernández (min. 34) y Miguel Sánchez (min. 47).

|||

A favor 1 En contra 1

0 comentarios
Transformación Digital UR
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí