Rioja2

Domingo 8 de Diciembre de 2019Actualizado 13:08

Mercedes Clase B
El 29 de abril de 2016

Tiempo de lectura: 01:33
|||

Última oportunidad de ver las 'Almazuelas colgadas de Padrillo'

Puede visitarse de 18,00 a 21,00 horas en el Centro Fundación Caja Rioja-Bankia La Merced.

EP

Este sábado, 30 de abril, concluye en el Centro Fundación Caja Rioja-Bankia La Merced la exposición 'Almazuelas colgadas de Pradillo'. Se trata de una muestra del resultado de la primera Fiesta de las Almazuelas de Pradillo y Villanueva de Cameros, que promueve una tradición de artesanía textil propia de los pueblos riojanos en las comarcas de montaña. Puede visitarse de 18,00 a 21,00 horas.

Cuenta Jesús Toledo, gerente de ALTURA y responsable de la Oficina de Turismo de Pradillo que la 'Fiesta de las Almazuelas Colgadas' tuvo su origen en la idea de "enseñar lo que durante mucho tiempo se quedaba solo en el interior de las casas: un trabajo doméstico de reciclaje de telas y ropas viejas en tiempo de pobreza para ser reutilizadas".

"Un trabajo artesano, funcional y estético que poco a poco se ha convertido también en objeto de deseo decorativo". Toda esa labor emprendida por las mujeres que realizan almazuelas se ha mostrado durante todo el mes de abril en el Centro Fundación Caja Rioja-Bankia La Merced.

La primera Fiesta de las Almazuelas Colgadas comenzó el viernes 26 de agosto de 2011, una mañana soleada en la que asomaron por las ventanas y balcones de las casas de piedra de estas dos localidades serranas un conjunto de tapices de diferentes tamaños, con dibujos de cuadros y colores vivos, donde antes solo se tendía la ropa para secar.

"La actividad tradicional de las almazuelas, frecuente en los pueblos de las comarcas de montaña de La Rioja y en los altos valles, casi dejó a desaparecer, hasta que a partir de 1971 Lola Barasoain inició en la aldea de Trevijano, en el Camero Viejo, un trabajo de investigación etnográfica sobre la existencia de estas piezas textiles en las casas de los pueblos de Cameros, que completó después, en los años 80, durante su estancia en la ermita de la Virgen de Lomos de Orios", explica Jesús Toledo.

 Fruto de aquella investigación se recuperó la técnica de elaboración de las almazuelas y se creó un taller en Villoslada de Cameros. Y, a partir de esta experiencia, el trabajo de las almazuelas se fue recuperando poco a poco y a través de las mujeres de Cameros.

  

|||

A favor En contra

0 comentarios
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí