Rioja2

Lunes 14 de Octubre de 2019Actualizado 23:31

GLC Coupé
El 19 de abril de 2016

Tiempo de lectura: 08:41
|||

Ascorbe: "Estoy trabajando en el Sporting, me debo al Sporting y pienso en el Sporting"

Luismi Ascorbe, el entrenador del Sporting La Rioja, hace un balance de la temporada y habla sobre sus perspectivas en la fase de ascenso a la Primera División de Honor  

Luismi Ascorbe

Rioja2

Este fin de semana el Sporting La Rioja hizo historia. Por primera vez un equipo de la división de Plata llegaba a la fase final de la Copa del Rey, con la que redondeaba un año en el que se están consiguiendo los éxitos marcados al principio de temporada. El equipo de Luismi Ascorbe ha quedado primero de su grupo y dentro de dos semanas jugarán la fase de ascenso a la Primera División de Honor.

"Teníamos esperanzas de conseguir meternos en los primeros puestos de ascenso. Al principio tuvimos muchos problemas. Muchas jugadoras nuevas, otras venían de lesiones largas, pero conseguimos empezar fuerte”, dijo Luismi.

“Y en la Copa de la Reina, desde luego no esperábamos tanto. Ni nosotros, ni nadie. Pero hemos demostrado que en ese tipo de competiciones a un partido podemos competir con cualquier rival. Este fin de semana hemos demostrado que no estamos al nivel del Guardés, que es uno de los mejores equipos de España, pero también fuimos capaces de plantarles cara en media hora” analizó el mister al recordar el partido.

El Sporting La Rioja tuteó al Mecalia Atlético Guardés la primera media hora del partido e incluso llegaron a ir al descanso con empate a 10 en el marcador. Sin embargo, en la segunda parte la realidad se hizo patente y el equipo pontevedrés se hizo con el ritmo del partido y arrollaron a las chicas de Luismi (15-28).

"La intención que tuvimos fue la salir a tope, para intentar ponerlas nerviosas y tener opciones, o por lo menos, hacer un partido más ajustado. Pero comenzamos con un error en ataque en un lanzamiento clarísimo que no convertimos, nos metieron un gol muy rápido de contraataque, a la siguiente en una imprecisión nos volvieron a meter goles rápidos… Y ahí, sin ser conscientes, bajamos un poquitín los brazos por el cansancio acumulado de la primera parte. El Guadés es un equipo que te desgasta muchísimo", explicó Luismi.

El día del sorteo de la fase final de la Copa de la Reina, el entrenador dijo que estos partidos iban a servir al equipo de aprendizaje de cara a la fase de ascenso. Y así ha sido. Según el técnico, el equipo puede aprender mucho de las dos partes de este último partido: “De la primera, que la hicimos tan bien, nos va a enseñar cuál es el camino para que el Sporting haga las cosas muy bien en la fase de ascenso. Con una defensa sólida, con muchísima actitud, con muchísima basculación, con contacto…”.

“De la segunda parte, en cambio, es lo que tenemos que intentar evitar y mejorar. El no realizar esos ataques tan estáticos botando tanto el balón. Yo creo que de las dos partes podemos coger algo positivo y es ver el camino por el cual el Sporting pueda lograr algo muy bonito y cual es camino por el cual nos lo pueden poner más complicado”.

En el momento de la entrevista, todavía no había salido el sorteo de los grupos de la fase de ascenso. Luismi Ascorbe no tenía ninguna preferencia. Aunque "preferiría no jugar en Lanzarote o en Ibiza porque el presupuesto se vería mucho más mermado".

No es de extrañar que el Sporting La Rioja sea uno de los favoritos para el ascenso. Ante esto, el entrenador dijo que: "No veo que sea real ni me gusta porque en las fases de ascenso, al igual que en las fases finales de la Copa de la Reina, siempre hay rivales que a priori parecen que son más débiles y acaban ascendiendo o acaban ganando partidos que parecen imposibles. Ya aprendimos el año pasado que cualquier rival te puede ganar y este año no vamos a caer en el mismo error".

Luismi Ascorbe valoró sus armas ante la fase de ascenso: “Nos tenemos que aferrar al juego que hemos hecho de esta temporada. Defender de una manera muy sólida, muy inteligente, que nos permita meter ritmo a los partidos, conseguir goles rápidos de contraataque y seguir trabajando ese ataque tan elaborado. Porque si no tenemos muchas perdidas de balón o errores en lanzamientos sencillos, yo creo que nuestra defensa siempre nos va ayudar a que consigamos ganar los partidos”.

“Somos, junto con el Mavi, la mejor defensa de nuestra categoría (nos separa un gol de diferencia en contra). Somos unos equipos muy fuertes atrás. Sin embargo, los equipos de la zona del mediterráneo sur, son equipos muy goleadores, pero también encajan muchos goles. Entonces esperemos que la defensa sea la que marque los partidos y nos permita jugar una manera más fluida en ataque” valoró el entrenador.

Hace tres años el Sporting La Rioja acabó la temporada a mitad de tabla y ahora, tres años después, es primero de grupo y ha jugado la fase final de la Copa de la Reina. Según Ascorbe, este salto de calidad es debido al “gran esfuerzo que ha realizado el club” tanto para traer jugadoras de fuera como para formar una buena cantera en los equipos filiales.

Además, Luismi quiso destacar que: “En el ámbito deportivo, nosotros somos muy exigentes. A los entrenadores nos gusta que trabajen duro, que todos los días sean importantes. No permitimos relajarnos nunca, aunque sean rivales a priori más sencillos, siempre trabajamos duro para que por lo menos, el equipo vaya mejorando, dar la cara, y que la gente que nos venga a ver se lo pase bien”.

La cara más personal de Luismi

Luismi Ascorbe antes de ser entrenador del Sporting La Rioja, compartió vestuario con Jota González en el Naturhouse La Rioja. Desde la llegada de ambos entrenadores a sus respectivos equipos, éstos han incrementado su nivel y alcanzado logros por primavera vez en su historia, lo que da que pensar que la ideología de trabajo que comparten sea la idónea para llevar un vestuario.

Luismi solo tiene buenas palabras para definir a su ex compañero, Jota González: “Jota es un luchador, que mete muchas horas para preparar los partidos. No ha tenido en Logroño equipos con muchísimo nivel y ha conseguido jugar en la Champions. Siempre con trabajo y con orden ha conseguido que jugadores mejoren muchísimo y que consigan ofertas para marcharse a equipos superiores”.

“Creo que seguimos la misma línea. Muchísimo trabajo, con entrenamientos muy estructurados, elaborados; trabajar mucho con las jugadoras para que mejoren individualmente, y sobre todo colectivamente”.

Uno de los trabajos que aborda Luismi en los entrenamientos son los vídeos: “Analizamos mucho para que las jugadoras lo tengan más sencillo y vean a los rivales, que sepan lo que suelen hacer y a partir de ahí, que aparezca su calidad y tomen una decisión. Creo que el trabajo es lo que se ve recompensado siempre y en eso soy consciente de que el Naturhouse con Jota lo hace y yo lo intento hacer”.

“Ahora lo que nos toca hacer, al igual que el Naturhouse, es ascender en poco tiempo a máxima categoría y luego seguir dando pasitos” dejó claro el técnico.

Hasta que Luismi no llegó al Sporting La Rioja no había trabajado antes en balonmano femenino, deporte en el que nunca había pensado desarrollar su carrera. Sin embargo, aclaró que nunca cierra las puertas a lo que se le plantea en la vida, aunque en un principio le costó adaptarse.

Y es que las chicas de Luismi trabajan o estudian a parte de jugar al balonmano: “Trabajar con profesionales es más fácil porque todo lo que planteas tienes en cuenta que pueden descansar, relajarse… Todo es mucho más sencillo. Nosotros cuando planteamos los entrenamientos tenemos que tener pensar que luego esas jugadoras tienen que ir a trabajar, tienen que madrugar… Y es complicado”.

“Nunca sabes lo que te deparará el año que viene. El deporte cambia de un día a otro y nunca me lo he planteado porque siempre vivo el día a día. En el equipo en el que estoy trabajando, intento siempre sacar el máximo rendimiento y sea cual sea el escudo que lleve, que se sientan orgullosos del trabajo que se realiza”.

Como en todos los deportes, existen bastantes diferencias entre el practicado por hombres o por las mujeres. Luisimi ha podido experimentar en los dos, por lo que conoce las virtudes y las carencias de cada uno. El entrenador nos explicaba que del balonmano masculino “echa de menos la profesionalidad, tenías un campo, que era el Palacio de los Deportes, en el que tenías el gimnasio, las oficinas… Sin embargo, nosotros vamos de un lado a otro, llevando el material… También tenemos que pedir favores para hacer pesas porque no tenemos gimnasio... Es una situación bastante más sencilla de trabajar en los chicos, y más complicada en nuestro caso”.

Pero también tiene su lado positivo el balonmano femenino: “Lo que más me gusta es que lo táctico lo cogen bastante más rápido las chicas. No se basa tanto en el físico. Este punto es lo que tenemos que seguir mejorando. En los equipos de máxima categoría vemos que son chicas súper fuertes y súper rápidas, aunque ellas lo tienen mucho más sencillo porque ellas solo se dedican al balonmano”.

Pese a que a Luismi le guste pensar en el día a día, confesó que en un futuro le gustaría estar con en el Sporting La Rioja “en la máxima categoría”. Eso significaría que: “El trabajo que estamos realizando ha logrado sus éxitos, que el club en el que estás trabajando confía en tu trabajo. Estoy trabajando en el Sporting, me debo al Sporting y pienso en el Sporting. Y dentro de 10 años me gustaría estar en máxima categoría y defender los colores de nuestra ciudad a muerte”. Aunque no descartaría, si llegase la oportunidad de irse al extranjero.

Como todo entrenador, Luimi tiene sus referentes. Asegura que tiene varios y que “tenemos mucha suerte de tener tan buenos entrenadores españoles, aunque por suerte o por desgracia, muchos estén en el extranjero”.

Nombró a Jota González, Carlos Pastor, Manolo Cadenas o Jorge Dueñas. Pero hay uno que le marcó especialmente: Carlos Lalín, su entrenador cuando estuvo en el Oar La Coruña. Para Luismi “fue el entrenador que cambió la forma del balonmano que tenemos aquí en Logroño y cuando te estás formando, son cosas que te marcan mucho”.

Desde su humildad, Luismi Ascorbe no considera que tenga muchas virtudes como entrenador pero considera que es un “trabajador constante y con una exigencia alta” aunque esto a veces “sea complicado”: “Hay veces que se puede asumir y llevar bien; pero hay otras que no porque la jugadora puede interpretar que le estás machacando y que tienes algo en contra, pero es todo lo contrario. Cuando crees que alguien lo puede hacer bien metes más caña, intentas que siga trabajando y mejorando y ser la mejor”.

Como carencias, yo creo que me cuesta el cómo decir las cosas” confesó el mister. “Hay entrenadores que son muy agresivos y dicen las cosas de una manera… yo no soy así o por lo menos no lo veo. Pero hay veces que sí que es cierto, que cuando dices algo, luego ves la reacción que tienen en el entrenamiento o en el campo, y dices: 'ostras no me ha entendido bien'”.

“El decir las cosas es lo más complicado, llegar a cada persona y utilizar esa psicología. Hay que saber que alguna persona hay que decirle las cosas de una manera, a otra de otra... Pero es muy difícil y el vestuario no lo puede entender, piensa que tratas a la gente de forma diferente por un motivo concreto que no es así. En eso es en lo que estamos trabajando para mejorar. No somos psicólogos, somos entrenadores, y hay veces que nos cuesta mucho gestionar esas emociones que en balonmano son importantísimas” concluyó.  

|||

A favor 4 En contra 4

1 comentarios

#1
Rosa19/04/2016 21:50h

Me ha gustado, muy bien explicado las diferencias y dificultades respecto al balonmano masculino

A favor 2 En contra 0 Denunciar
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí