Rioja2

Domingo 24 de Enero de 2021Actualizado 21:26

El 24 de enero de 2016

Tiempo de lectura: 04:37
|||

Solidez y brillo para seguir en racha

El UD Logroñés encadena ante el Coruxo (0-1) su cuarta victoria seguida para sumar 10 jornadas sin perder. Una racha que le mantiene segundo, a la estela del Racing de Ferrol. Cristobál desperdició un penalti en la única ocasión de los locales.

La UDL ganó 0-1 al coruxo

Redacción

Cuatro victorias seguidas. Diez jornadas sin perder. 19 de los últimos 21 puntos posibles como visitante. La racha de esta Unión Deportiva Logroñés no parece tener límites. En el campo O Vao evidenció que su mejor aval es la solidez defensiva y que cuenta con recursos para generar ocasiones de gol. Quizá pocas, pero muy claras y suficientes para llevarse los puntos. Que nadie espere que la UDL firme un encuentro espectacular. Esta categoría exige brillo y efectividad en ataque además de trabajo solidario en defensa. Hasta la fecha, los hombres de Carlos Pouso saben equilibrar ambos aspectos. 

Así se entiende el triunfo logrado ante el Coruxo, un equipo que sumaba 6 fines de semana sin perder y que venía de una dinámica de tres triunfos como anfitrión. Pero esta UDL provoca que sus adversarios ofrezcan una versión menor. Si el Coruxo se caracteriza por ser un bloque que crea oportunidades de gol, llega el UD Logroñés y limita las ocasiones de los gallegos a un penalti -por mano de Borja, a criterio del árbitro- y a una falta directa. En juego, ni un susto.

Si durante el primer tiempo, el dominio territorial fue de los visitantes, además del tanto de Pere Milla, Muneta gozó de una buena opción, en la segunda parte tocó variar, dejar la iniciativa al Coruxo y matar a la contra con espacios. No hizo falta, aunque Carlos Fernández, con un remate a bocajarro que evitó Brais tras un pase de Miguel Santos, e Íker Alegre, en la recta final, también tras un centro del zamorano pudieron ampliar la renta. 

La UDL, pletórica de confianza, sabe jugar ante diferentes situaciones. Si hay que mandar, lo hace con criterio y aprovechando sus virtudes: cambios de orientación, centro y remate o juego entre líneas con hombres virtuosos como Chevi y Muneta. Además, siempre queda el recurso de golpeo sobre Carlos Fernández y aprovechar las segundas jugadas. Fue prácticamente la tónica de una primera mitad en la que el Coruxo salió con excesivo respeto ante el bloque blanquirrojo.

Gran primer tiempo 

Porque el UD Logroñés dominó y mandó. No tuvo reparos en asumir la posesión de la pelota mientas su rival se replegaba en su campo. Intuía el Coruxo que así podía hacerle más daño al bloque riojano, pero no contó con la brillantez en la combinación de los blanquirrojos, con el buen saber hacer para romper a un equipo ordenado. Cambios de orientación, principalmente sobre Titi, o triangualando dentro y fuera para acabar centrando por los costados. Uno o dos toques para encontrar la vía de escape. 

El Coruxo ahí estaba, agazapado. Y la UDL dio primero. Diagonal de Borja sobre Titi, control, centro y remate de Pere Milla que tiene la fortuna que tras pegarle a un defensor se le queda la pelota franca para empalar. Gol a los 23 minutos. Los de Rafa Sáez acusaron el tanto. Todo lo contrario que los hombres de Carlos Pouso, que buscaron la sentencia. Pere Milla asisitió de lujo sobre Muneta y el vasco se presentaba ante Brais. La intención del blanquirrojo fue picar la pelota. La intención fue magnífica, pero la ejecución, no, pueso que el esférico se marchó fuera por poco.

La UDL estaba a gusto, no sufría. Carlos Fernández, dentro del área, abusó del recorte y cuando quiso tirar ya era demasiado tarde. El caso es que el bloque riojano se mostraba incisivo. Sin embargo, el paso de los minutos y un par de saques de esquina y alguna que otra falta en contra provocaron que el Coruxo se estirara y mirara a Miguel. La mejor oportunidad local fue invalidada por fuera de juego, pero por si acaso el capitán logroñés ya había demostrado sus reflejos. Pese a ello, los riojanos, obligados, se metieron en su campo en el tramo final del primer tiempo, aunque sin consecuencias. 

Adaptarse para esperar y correr 

Pero la UDL también se adapta a dejarse querer y esperar su oportunidad, como evidenció en la segunda mitad. El Coruxo adelantó sus líneas y aunque la UDL había movido sus piezas, Íker Alegre por Titi, no había cambiado sus intenciones. Carlos Fernández se topó con Brais en lo que podía haber sido la sentencia. Una pena. Los de Rafa Sáez, entonces, comprendieron que era el momento de dejar de respetar a su contrincante. La entrada en el campo de Antúnez dio más toque a la medular local, aunque siguió careciendo de profundidad. No en vano, Miguel no blocó ninguna pelota. No le hizo falta.

Pese a ello, la mínima ventaja en el marcador propiciaba que cualquier falta lateral fuera una opción para empatar. Precisamente una rechace de una, un buen regate de Pedro Vázquez y un pase atrás sobre Salina y su posterior tiro que impactó en el brazo recogido de Borja fue sancionado con penalti. Cristóbal asumió la responsabilidad y tras engañar a Miguel se encontró con el poste. Hubiera sido injusto el empate. Esa acción dio ánimos a los locales y de nuevo Cristóbal, ahora de falta directa, se encontró con el meta riojano en casi la única acción del capitán blanquirrojo. 

La victoria parecía hecha ante la impotencia de un Coruxo que no veía la manera de meterle mano a una UDL sólido, contundente en el juego aéreo y peligroso a la contra y con espacios gracias a la movilidad y calidad de Muneta y Chevi. Barreda, último en llegar al cuadro riojano, daba oxígeno al lateral diestro cuando Rafa Mella era un peligro. Así fue muriendo un choque que supo administrar una UDL que mantiene su renta con la quinta posición, en 7 puntos tras la remontada de la cultural Leonesa en Burgos con gol de Orodea en el tiempo añadido (2-3). Y el domingo que viene, el Racing de Santander viene a Las Gaunas. Partido grande a la vista.

Coruxo: Brais; Ángel, Acoidán, Jon Vega (antúnez, min. 61), Cristóbal; Adrián Armental, Cifuentes, Raúl Medina, Pedro Vázquez (Rafa Mella, min. 69); Salinas y Ortiz.

UD Logroñés: Miguel; Miguel Santos, Jacobo, Borja, Paredes; Adrián León; Titi (Íker Alegre, min. 46), Chevi, Muneta, Pere Milla (Barreda, min. 73); y Carlos Fernández (Jordan, min. 87).

Gol: 0-1, min. 23: Pere Milla.

Árbitro: Mario López Fernández (colegio Madrileño). Amonestó al local Adrián Armental (min. 82); y a los visitantes Chevi (min. 32), Pere Milla (min. 41), Carlos Fernández (min. 45), Borja (min. 57) y Miguel Santos (min. 62). 

|||

A favor 7 En contra 0

1 comentarios

#1
Prado25/01/2016 11:52h

Simplemente comentar que la victoria fue justa de la UD, pero no mencionar que el control del balón es un claro fuera de juego, estan dos jugadores, pero uno no interviene para nada , pero el que da el centro si lo está. Enhorabuena.

A favor 1 En contra 1 Denunciar
Transformación Digital UR
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí