Rioja2

Miércoles 27 de Enero de 2021Actualizado 16:06

El 18 de octubre de 2015

Tiempo de lectura: 04:32
|||

Los errores se pagan

Una pérdida de Adrián León permite a un férreo Izarra superar 1-0 a un intermitente UD Logroñés que acusó la fatiga realizada el miércoles en Copa y en el que algunos futbolistas, en teoría más frescos, no aprovecharon su oportunidad.

Izarra contra UD Logroñés

Redacción

Los errores se pagan. Hay días que no se acusan, pero otros declinan el rumbo de un partido y deciden la marcha del mismo hasta el punto de ser decisivos para perder y regresar de vacío a tu casa. Algo parecido le ocurrió al UD Logroñés en Merkatondoa. Un campo exigente debido a sus dimensiones y a un rival, el Izarra, que asume que para hacerse fuerte como local debe apostar por el robo, el pase a la banda, el centro y el remate en ataque y la entega, el trabajo, el orden, la contundencia y la dureza en defensa. Así sobrevive el cuadro de Sergio Amatriain en liga, con 15 puntos, en cuarta posición y siguiendo imbatido en Estella.

Los hombres de Carlos Pouso -descienden a la tercera plaza con 17 puntos- sabían cómo iba a ser la rutina del choque y acudían al césped de hierba artificial con la mejor predisposición posible. Conscientes de que físicamente podían acusar lo vivido el miércoles pasado, que la intensidad y la activación para cazar las segundas jugadas iban a ser claves, por lo que estar fino en la estrategia y no dar regalos podía ser determinante. Sin embargo, la primera en la frente. Sin tiempo para colocarse, Adrián León no despejó como debió, perdió la pelota, Bruno se marchó por la banda derecha, centró y allí estaba Pito para superar a Miguel. 

1-0 a los 8 minutos. Un error individual condenó a una UDL que fue a remolque, que tuvo que ir contracorriente en todos los aspectos pese a la voluntad, que no acierto en sus decisiones, de los blanquirrojos en todo momento. El Izarra fue constante, insistió en torpedear las jugadas de los riojanos, en impedir que hubiera continuidad en las acciones, en imponer el ritmo que más le convenía, en ir quebrando la moral poco a poco de los visitantes; muy espesos durante toda la tarde.

No fue cuestión de rotaciones 

Las rotaciones, necesarias y obligadas, de Pouso, a tenor del resultado, no fueron suficientes. Sería ventajista criticarlas, por lo que a este respecto aunque la eliminatoria de Copa del Rey pasó factura, el once blanquirrojo estaba más que capacitado para llevarse el triunfo en Merkatondoa. Pero no este domingo. Ni Birane Ba ni Joel Valencia ni Jordan, tres hombres que fueron sustituidos, no aprovecharon su oportunidad. Por unas cosas o por otras, no aportaron esa frescura requerida por el técnico vasco. Pero quizá tampoco Reguilón cerró su lateral como acostumbra Paredes -el madrileño continúa en proceso de aprendizaje de una categoría muy perra-, Jacobo y Chevi acusaron la fatiga de los minutos de las últimas citas e Íker Alegre no acaba de conectarse.

Despusl del único gol del encuentro, la UDL  apenas dio señales de peligro. La más clara, sin duda, fue un buen centro de Íker Alegre que Jordan no terminó de culminar con todo a favor para lograr el empate. Una acción aislada dentro de una contienda áspera, intermitente en la que el Izarra manejaba los tiempos. Un tiro lejano de Chevi y otro de Íker Alegre unido a varios balones aéreos en los que el exportero blanquirrojo Aitor Navarro -no llegó nunca a debutar con la elástica riojana- se mostró muy seguro fueron las únicas opciones de los visitantes en una primera parte que se fue marchitando después de una peinada de Birane Ba y de un remate de Jacobo. Muy poco bagaje ofensivo.

En el segundo tiempo, se esperaba que se agitara el árbol a modo de cambios. Los hubo, pero la dinámica no varió un ápice. Los de Sergio Amatriain estaban relativamente cómodos. Serios, disciplinados, duros por momentos, agresivos, expeditivos, sin concesiones de cara a la galería, salvo Julen Goñi, Pito o Bruno, el resto, a la pelea, a bregar, a dejarse la piel, a incordiar, a meter el pie, a cerrar espacios, a juntarse para evitar que el UD Logroñés creyera en el empate, a obligar a que su contrincante cayera en las redes fabricadas por los estellicas. 

Presión visitante intermitente

Hubo un momento, al poco de iniciarse la segunda parte, que los de Pouso embotellaron a los locales, apenas 10 minutos. Pero resultó un espejismo porque fatlaba el remate; sí que había varios centros, pero sin concretar las jugadas. Ni la irrupción de Álvaro González como enganche y Carlos Fernández en punta le dieron una vuelta de tuerca. Sí que el onubense imprimió algo más de velocidad y presencia, mientras que el delantero trató de ser la referencia ofensiva del juego directo y vertical, pero romo, de los riojanos.

El Izarra sabía sufrir y multiplicarse para que Aitor Navarro apenas tuviera trabajo. De hecho, sólo en la recta final hubo posibilidades de que el marcador se moviera. Los blanquiazules pudieron sentenciar, pero Miguel tras otro desajuste defensivo de los visitantes adivinó las intenciones de Almagro en un el uno contra uno. Mientras que Álvaro González tuvo en sus botas las tablas, ya en el tiempo añadido, con una vaselina que no acabó donde el atacante blanqurrojo deseaba. 

En definitiva, una derrota -la segunda de la temporada de los riojanos- que llega tras la resaca copera, pero en la que hay que destacar que el Izarra estuvo más listo que su rival para aprovechar un regalo visitante y sacar tajada de esa situación. Aunque los navarros fueron virtuosos en un choque hosco y de mucho trabajo oscuro, hubo futbolistas de la UDL que no aprovecharon su oportunidad para reivindicarse, para ganar más minutos y confianza de un entrenador que aplicó la lógica en cuanto a las rotaciones realizadas. Otra cuestión fue su desarrollo y su apuesta, ahí quizá no estuvo preciso.

Izarra: Aitor Navarro, Eneko Martínez, Cabrera, Maestresalas, Álex Cacho; Ziganda (Almagro, min. 47); Bruno, Lizárraga (Hinojosa, min. 80), Briñol, Julen Goñi (Galán, min. 85); y Pito.

UD Logroñés: Miguel; Miguel Santos, Borja, Adrián León, Reguilón; Jacobo, Birane Ba (Álvaro González, min. 55); Joel Valencia (Carlos Fernández, min. 61), Chevi, Íker Alegre; y Jordan (Titi, min. 69).

Gol: 1-0, min. 8: Pito.

Árbitro: Ávalos Barrera (colegio Cataluña), acompañado por Mira García y Congost Larrosa. Amonestó a los locales Maestresalas (min. 35), Eneko Martínez (min. 36), Ziganda (min. 45), Lizárraga (min. 64) y Bruno (min. 78); y a los visitantes Miguel Santos (min. 24), Joel Valencia (min. 53), Jacobo (min. 63), Miguel (min. 74), Chevi (min. 76) y Adrián León (min. 92).

Incidencias: Unos 800 espectadores en Merkatondoa.

|||

A favor 7 En contra 0

0 comentarios
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí