Rioja2

Jueves 23 de Enero de 2020Actualizado 19:08

GLB Webads 2019
El 12 de agosto de 2015

Tiempo de lectura: 05:11
|||

Empate de mérito

El UD Logroñés va de menos a más para firmar las tablas (1-1) ante un Huesca que acaba el duelo en inferioridad por la expulsión de Lolo a 15 minutos del final. Jordan pudo desequilibrar la contienda mediado el segundo tiempo.

Joel Valencia vs Huesca

Redacción

Pasito a pasito. Sin prisas, pero sin pausa. Carácter. Compromiso. De menos a más. Esta pretemporada del UD Logroñés está dando que hablar. Y para bien. Hasta la fecha, el trabajo ofrecido en los amistosos es loable, los resultados -aunque a Carlos Pouso no le importan- ayudan a ganar en confianza y las sensaciones siempre están siendo positivas. Por el momento, no hay un pero a esta fase: ni la elección de los oponentes -contras los de superior categoría la UDL está siendo respondona- ni los futbolistas empleados. Y eso que el técnico vasco continúa repartiendo minutos -incluso con algunos cuyo destino no parece estar en Logroño-, probandos cositas, adaptando sus piezas, moviendo aquí y allá... 

Este martes no fue una excepción y el empate, meritorio después de ir por detrás en el marcador tan pronto, logrado ante el Huesca, de Segunda división, sigue invitando al optimismo en la afición blanquirroja. El bloque riojano demostró entereza para ir de menos a más, enseñar una versión más vulnerable al comienzo para acabar -ayudado por la superioridad tras la expulsión de Lolo por una fuerte entrada sobre Titi a un cuarto de hora del final- lanzado en aras de la remontada y rompiendo los esquemas de un cuadro azulgrana desdibujado, más rácano y timorato en la segunda mitad.

La pretemporada es eso. La visión global es difícil. Hay que quedarse con retazos, con momentos. La diversidad de cambios -Pouso está realizando sustituciones de manera que ningún futbolista supera los 45 minutos y en algunos puestos se quedan en los 30- e incluso sistemas empleados posibilita adivinar qué es lo quiere hacer este UD Logroñés y qué puede llegar a dar en un momento determinado. Jugar con tres centrales, adelantar la línea de presión, jugar más directo, con más posesión, buscar el desborde por banda, dejarse querer y lanzar el contragolpe.... infinidad de variantes dentro de 90 minutos.

Inicio dubitativo 

Por ahí se puede entender el inicio más dubitativo de la UDL que cometió un error de bulto en la elaboración y lo acabó pagando a los 8 minutos. Herreros se la jugó con un balón horizontal, Íñigo Ros lo interceptó y se lo pasó a Samu Sáíz, el cual vio el hueco para asistir a Darwin Machís que, aprovechando que Zubiri se encontraba adelantado, retó a Fermín, al que superó con un tiro cruzado. Previamente, el madrileño ya la había líado combinando con un errático Luis Fernández -igual que Christian Fernández debutaban con la camiseta oscense- que no tuvo su día en el acierto. Una muestra de cierta falta de intensidad en la zona central donde tanto la zaga como la medular no acababan de ajustarse.

El tanto hizo daño. El Huesca, por el contrario, asumió la pelota aunque sin hacer daño. Los de Pouso querían presionar arriba para no estar a merced de su rival y los de Luis García Tevenet parecían cómodos tocando sin profundizar, triangulando con pases de seguridad, tratando de hacer correr a su oponente. El juego estaba atascado porque los blanquirrojos no terminaban de pisar área contraria. Sólo en una contra llegó la primera opción: Chevi filtró a Íker Alegre y el asturiano, en vez de probar fortuna, cedió a Carlos Fernández, el cual, muy forzado, envió fuera. Ocasión de peligro tras un buen robo en la medular. La réplica, en un nuevo desajuste defensivo de los locales, fue inmediata con un intento de vaselina, frustrado, de Darwin Machís que Fermín desbarató, pero en el rechace, franco, Luis Fernández, con todo a favor, la mandó fuera. 

Como si esa jugada fuera el punto de inflexión, el Huesca dejó pasar el tiempo. Error. Chevi, que  demuestra día tras día que va a ser clave para entender el éxito de este equipo, ejecutó un libre directo que Íker Alegre desvió ligeramente. Empate a la media hora, justo antes de cuatro cambios. Los riojanos se animaron al comprobar que este Huesca no era tan fiero como pintaba en los albores. Leo Franco ahora intensificaba sus instrucciones para impedir que los logroñeses llegaran con facilidad sobre su portería. Es más, hasta el descanso resultó un respiro.

Nueva dinámica 

Daba comienzo un nuevo encuentro. Con variaciones en ambas escuadras, los 45 minutos anteriores estaban ya en el olvido. Sin embargo, el UD Logroñés continuó marcando las pautas, evidenciando que se había liberado de los complejos que da el medirse a un contrincante de superior categoría. Miguel Santos, más adelantado que en otras ocasiones, certificaba que las intenciones riojanas eran retorcidas. El Huesca, como aturdido, estaba espeso. No sabía si ir o esperar, si buscar la pelota o los espacios. En esa duda, los de Pouso anduvieron más listos, más operativos. Jacobo Trigo ofrece equilibrio y aplomo en la medular. Garantía total.

Titi mostraba su lado más mortífero con otro tiro cercano, aunque Tyronne dejaba la señal, fallida desde el punto de penalti, de que enfrente había un equipo que estaba jugando. De lo poco potable de los visitantes. La UDL volvía a mover sus piezas y Pouso modificaba su dibujo para cerrar el choque con tres centrales (Julio Rico, Borja y Adrián León). Jordan, que parece lastrado por la falta de gol, desperdició la oportunidad del triunfo. Le birló la cartera al central, corrió 40 metros, se acercó a Leo Franco, pero acusó ser excesivamente zurdo, tanto que enseñó dónde la quería poner y el experimentado portero argentino adivinó el tiro del osado futbolista blanquirrojo. Un delantero que lo está haciendo todo bien, menos el remate. ¿Juventud? ¿Confianza?

El Huesca apostó por no perder y dio por bueno el empate. Sobre todo después de la entrada de Lolo sobre Titi -un pisotón a destiempo- a 15 minutos del final. La tángana demostró que la UDL está unida porque todos fueron en defensa del asturiano. Incluso Birane Ba que, ya estaba cambiado, no dudó en saltar al campo y retar a varios contrincantes. Pasado el trance, el juego se trabó y se endureció con un UD Logroñés que quiso el triunfo -lo más cercano fue un tiro de Reguilón que se fue rozando el larguero- ante un rival entregado y reservón que no inquietó a Miguel. 

UD Logroñés: Fermín, Zubíri, Herreros (Eloy, min. 31), Santelices, Paredes (Arza, min. 31); Birane Ba (Guillermo, min. 31), Chevi; Míchel, Joel Valencia, Íker Alegre; y Carlos Fernández (Camochu, min. 31). Segundo tiempo: Miguel, Julio Rico, Eloy (Adrián, min. 60), Borja, Arza (Reguilón, min. 60), Adrian León, Guillermo (Jacobo Trigo, min. 60), Miguel Santos, Titi, Pere Milla y Camochu (Jordan, min. 60).

Huesca: Leo Franco; Óscar, Íñigo López, Christian Fernández, Morillas; Bambock, Íñigo Ros; Gaspar, Samu Sáiz, Darwin Machís; y Luis Fernández. También jugaron Tyronne, Camacho, Fran Mérida, Aythami, Manolo, Carlos David, Zaparaín y Figueroa.

Goles: 0-1, min. 8; Darwin Machís. 1-1, min. 30; Íker Alegre.

Árbitro: Montoya. Expulsó con roja directa al visitante Lolo en el minuto 75.

Incidencias: Unos 600 espectadores en Las Gaunas.  

|||

A favor 3 En contra 0

0 comentarios
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí