Rioja2

Sábado 29 de Abril de 2017Actualizado 10:26

Banner_tierra_abierta_rioja2.com_360x68.gifNuevo bachillerato Maristas
El 17 de enero de 2011

Tiempo de lectura: 08:25

Lucha por su derecho a enseñar

El licenciado Emiliano Naranjo lleva tres años luchando para que la Universidad Nacional de La Matanza, en Argentina, le otorgue el título de profesor de Educación Física que se le niega por su condición de persona con discapacidad.

Redacción

Emiliano Naranjo, licenciado en Educación Física por la Universidad Nacional de La Matanza en Argentina, lleva tres años luchando por conseguir la titulación de docente de la materia, la cual le es denegada por su condición de persona discapacitada. De esta lucha nace la campaña iniciada por él mismo en colaboración con EFDeportes.com, que ya cuenta con la adhesión y firma de más de cien particulares procedentes del continente americano y España.

Este no es el único caso conocido de discriminación laboral y académica a las personas con discapacidad en Argentina, a pesar de que el reclamo que hace Emiliano es un derecho reconocido internacionalmente. También fue éste el caso de Patricio Coto, quién al final sí pudo conseguir el título, y trabaja actualmente como profesor auxiliar.

"La UNLM no me quiere dar el título de profesor y esto tiene que ver con que la educación física en el país, hasta donde hemos podido investigar, no permite que personas con discapacidad puedan ejercer el rol docente en esta area” afirmó Emiliano a una entrevista que concedió a la emisora FM 98 POP de Argentina.

A pesar de que fue diagnosticado con parálisis cerebral desde su nacimiento, Emilio consiguió ingresar en la facultad para estudiar Educación Física, sembrando un precedente en el ejercicio docente de personas con discapacidad cursando esta disciplina. Tampoco le fue fácil entrar ya que, mientras que al resto de sus compañeros se les valoraba las pruebas físicas, su nota dependía solo de su capacidad cognitiva. No se le tenía en cuenta las pruebas de destreza física ya que tampoco podía realizar todas ellas ni con la misma eficacia.

Desde que se graduó, hace ya tres años, Emiliano esta luchando para que la Universidad de la Matanza le otorgue el título que le habilite para poder desempeñar la función de docente de Educación Física. De momento solo ha empleado la vía admisnitrativa por medio de la Universidad, pero ésta le ha rechazado la petición refugiando sus prejuicios en su área legal y técnica. Le queda la vía judicial pero para tramitarlo tiene que tener una respuesta del rector, y de ser así se abriría una beda ante esta injusticia, ya que, este no es un caso particular. “Lamentablemente, al poco tiempo de haber iniciado este camino comencé a darme cuenta que lo que me sucedía no era solo una situación particular, era una situación tristemente esperable para el colectivo de las personas que represento, esto es, el colectivo de las personas con discapacidad”, añade.

Justificaciones insostenibles

Emiliano intentó llevar una serie de acercamientos con la Universidad de la Matanza pero cuando ante las negativas respuestas de la institución, se puso en contacto con el Inadi (Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo), para que tomara posición e interviniera como mediador avalando la postura del licenciado.

La institución sacó un dictamen a favor de Emiliano diciendo que efectivamente había sido discriminado al haberle negado el título con el argumento de que esta disciplina tiene una carga práctica con la que una persona con discapacidad no puede cumplir. Sin embargo, para Emiliano estos argumentos son solo un telón tras el cual se esconde un fondo lleno de prejucios.

De alguna manera se cree que para poder enseñar un ejercicio o movimiento uno tiene que poder mostrarlo, pero este argumento carece de peso cuando se observan a profesores que llevan impartiendo clases varias décadas, con lo que sus realidades corporales no son tampoco las mismas que cuando comenzaron su carrera. Por lo que convierte la excusa de la Univrsidad en insolvente y discriminatoria. “Es un argumento bastante absurdo, y esto que digo yo fue validado por el Inadi que sacó un dictamen que ese tipo de posturas son discriminatorias“ afirma Emiliano.

El argumento que da la facultad es “insostenible", continúa. En este sentido la Univerisdad de la Matanza está haciendo una valoración de las aptitudes basadas solamente en lo físico y toda su pedagogía pasa por el cuerpo. Siguiendo éste precepto, esta Universidad establecería que una persona que tiene problemas de movimiento no podría estudiar esta carrera, y de lo que tratan es de, en vez de estudiar las posibilidades de adaptación, poner trabas para que el colectivo no se decida a estudiar esta rama.

La postura que mantiene la Universidad erra en sus argumentos, ya que en otros países de Latino América e incluso en el mismo Buenos Aires, hay profesores que imparten la docencia de Educación Física siendo discapacitados, como es el caso de Matías Rivero.

“Acá hay un primer criterio de discriminación, porque todas aquellas personas que no puedan responder a esas demandas, tampoco podrán enseñarlas. Es algo que está implícito en las leyes y en lo criterios de ingreso en las carreras de formación docente en Educación Física. Al no poder ejecutar la destreza que se demanda, no estoy capacitado para enseñarla. ¿Es eso realmente cierto? ¿El saber, es posible de encapsularlo en los músculos? ¿O lo que se encapsula, en realidad, es el rendimento y la posibilidad de que uno se exprese con la mayor parte de sus libertades?“ sigue recriminando Emiliano en su entrevista concedida a la emisora.

Por otro lado, esto denota una cierta discriminación por parte del país al colectivo de personas con discapacidad. Ya que el trabajo es una característica básica de una persona activa que pertenece e interactúa en la sociedad. Al no concederle el título, Emiliano queda fuera de poder ejercer profesión, de esta manera queda excluido del sistema, el cual es el culpable. Con esto lo que se quiere decir, es que todos aquellos individuos que no puedan responder a las demandas del sistema al que pertenecen, el cual establece lo que es adecuado o no lo es, serán excluidos, desaprendidos de una fuerza de trabajo y se verán en una situación de deuda con la sociedad admisible que les hará por siempre más complicado el proceso inclusivo.

Estamos muy atrasados para poder tomar otro tipo de concepciones para ver de qué manera poder cambiar esto“ dice el licenciado, aunque esta seguro que su caso conmoverá y conseguirá dar un cambio social para que este tipo de injusticias no vuelvan a repetirse.

Derecho a enseñar

Según la normativa del país hay una serie de leyes que estipulan la inclusión laboral del colectivo de personas con discapacidad. De esta esta manera econtramos la Ley Nacional N° 22.431 en su articulo 8° manifiesta que el Estado Nacional se compromete a contratar un 4% de personas con discapacidad. Dentro del sector privado, esta norma favorece en la reducción de hasta un 70% de los impuestos por empelar a personas con discapacidad. Además el artículo 14 de la Constitución Nacional dice que toda persona tiene derecho a enseñar y aprender y el artículo 75 garantiza la legislación y la promoción de medidas de acción positiva para garantizar la igualdad de oportunidades.

A pesar de lo que dice la normativa política de Argentina, Emiliano se encuentra en una situación de desamparo moral, ya que la Universidad se aferra a un aparente vacío legal para no otorgarle el título de docente con el cuál podría trabajar como profesor y ejercer de sus derechos como ciudadano argentino.

Esto no es una realidad particular, según las últimas estadísticas oficiales, el 2,7 de la población argentina tiene algún tipo de discapacidad, de las cuales cerca del 90% que se encuentran en edad laborable son inactivos, esto es la realidad a pesar de la normativa.

“Cuando la ley reconoce la igualdad de oportunidades también debería de estar reconocido que no las hay", asegura Emiliano Naranjo.

Estos índices tampoco se alejan tanto de la realidad española en la que según un estudio piloto realizado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) con datos del 2008 refleja que 873.000 personas con edad laboral tenían certificado de discapacidad, lo que supone un 2,8% de toda la población. Dentro de este colectivo el 65% se econtraban inactivos frente a la población general que suponía un 25%. En conclusión la población con discapacidad activa supone un 33,5% frente al 74,9% de la pobalción general. Esto es sopesado con los resultados que ofrece el Observatorio Estatal de Discapacidad, sobre el balance relizado en el 2010, que aborda que en este año en se ha coseguido firmar 56.617 contratos de personas con discapacidad frente a a los 47.550 que se obtuvieron en 2009, supone un incremento del 19,1%.

Por lo que en contra de Argentina hay que mencionar que, aunque en España el colectivo de personas con discapacidad siga representando un alto nivel de inactividad cada vez son más las personas que se emergen en el mundo laboral.

Premisas que cumplir

Dentro de las premisas que se deben cumplir en la enseñanza pedagógica de la Educación Física se registran tres líneas, la motriz, la cognitiva y la afectiva.

Pero en el caso de Emiliano Naranjo, solo le tienen en cuenta y valoran su capacidad cognitiva. Debido a ello es por lo que no le otorgan el título de profesor, ya que previamente se le considera que es incapaz de enseñar lo que no puede mostrar.

Si nos detenemos en las políticas docentes que rigen el colectivo de discapacitados en el ámbito internacional laboral, tómese como ejemplo España o  Canadá, aunque hay muchos otros países que podríamos mencionar, la valoración de un docente discapacitado dedicado a la enseñanza de Eduación Física, se basa en las aptitudes que éste pueda desarrollar.

Emiliano Naranjo se puso en contacto con un profesor de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física del Deporte de Madrid, J.A. Garcia Mingo, quien le hizo saber que él había dado clases a tres chicos con discapacidades diferentes, ceguera parcial, sordera y paraplejia. En éste sentido Argentina se sitúa muy lejos de la cuestión permisible de que a las personas con discapacidad se les haga fácil acceder a los estudios de educación física.

La posibilidad de tener un profesor auxilar, como funciona el método didáctico en España, allí se hace impensable, bien debido a los recursos económicos o porque de esta manera se tiene la excusa para acotar la entrada del colectivo a estos estudios.

La igualdad de opotunidades en una persona con discapacidad viene de la ayuda de un profesor auxiliar que solvente ciertas situaciones en las que el profesor discapacitado no pueda desarrollar por completo. Esto tendría lugar hasta que se cree un vínculo de seguridad y una estructura de confianza en el grupo para dar unas condiciones adecuadas.

Esto no es solo una denuncia particular, Emiliano Naranjo, quiere hacer un eco social nacional e internacionalmente, denunciando la situación discriminatoria a la que esta siendo sometido. Ya que se encuentra en un país que no le deja ejercer de su derecho al trabajo, al que ha dedicado su formación, por cuestiones prejuiciosas.

Argentina marca la diferencia y lo hace afirmando que un cuerpo de una persona con discapacidad no es acorde para el ejercicio docente de la Educación Física, sin molestarse a facilitar el proceso con ayuda de un profesor auxiliar. Las adecuaciones curriculares y la accesibilidad al estudio de la carrera se hicieron en éste país para los alumnos dicapacitados y no para los docentes, dando por hecho que una persona discapacitada nunca llegará a ejercer la docencia de esta disciplina. El vacio legal que acompaña la situación y el no cumplimiento de la norma que rige el sentido laboral del colectivo apoyan la posturra prejuiciosa y discriminatoria del país que junto al poco respeto por la diversidad, hace que el Estado vuelva años para atrás en su nivel social y político.


A favor 11 En contra 5

0 comentarios
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí